(Gráfico: Jovani Pérez/Infobae)
(Gráfico: Jovani Pérez/Infobae)

Desde que comenzaron a confirmarse los primeros casos de coronavirus en México, la Secretaría de Salud (Ssa) del gobierno federal explicó que en los siguientes meses, el país atravesaría tres escenarios distintos, según el avance y la propagación de la pandemia.

El primer escenario, explicaron, era el inicial y el más leve de todos. Lo llamaron “de importación”, y para indignación y desconcierto de muchos, es la etapa en la que nos encontramos todavía, según las autoridades sanitarias.

De acuerdo con el subsecretario de la Ssa, Hugo López-Gatell, en esta primera fase de la pandemia, todos los casos son importados. Esto significa que todos los pacientes que dieron positivo a la prueba del Covid-19 en México, se contagiaron en países extranjeros, o son familiares, amigos, compañeros de trabajo, o contactos directos de personas que contrajeron el virus fuera de México.

Según la información oficial, además, en este primer escenario no habría más de 100 casos. Un 80% de ellos serían leves, un 14% serían graves y un 6% presentaría una condición muy grave. Al tratarse de la etapa inicial, no es necesario decretar medidas drásticas, como cancelar las clases en las escuelas, preparatorias y universidades o evitar los espacios públicos. Hasta el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, llegó a decir públicamente que “no pasaba nada” por abrazarse.

(Gráfico: Jovani Pérez/Infobae)
(Gráfico: Jovani Pérez/Infobae)

Sin embargo, en poco tiempo, el Covid-19 continuó extendiéndose y no tardó en superar el centenar de casos. Este número, -cifra máxima del nivel 1- llevó a pensar que el ejecutivo federal declararía el Escenario 2, donde las medidas previstas son más severas. Pero esto no ocurrió.

“La transición entre etapa uno y etapa dos, o etapa dos y etapa tres, no ocurre de un día para otro, o cuando se agrega un caso más. De hecho, no depende del número de casos. De lo que depende es de las características de la transmisión”, dijo el viernes 20 de marzo Hugo López-Gatell, cuando los casos positivos sumaban ya 164. “Cuando la transmisión ocurre en pequeños entornos familiares donde hay transmisión del caso importado a la primera generación, todavía estamos hablando de importación de casos”.

Con esas palabras, el subsecretario de Salud rechazó el viernes la posibilidad de encontrarnos en un Escenario 2. ¿El motivo? Todos los casos seguían siendo importados.

En esta segunda etapa, a diferencia de la primera, los contagios no se producen en el extranjero. El virus ya se propaga dentro del territorio nacional, y la dispersión ha llegado a tal punto que es imposible detectar el foco de transmisión: en otras palabras, no se puede identificar qué persona contagió a quién.

Además, en este segundo nivel, llamado de “Dispersión comunitaria”, se reportan cientos de casos. Se recomienda el cierre de escuelas, preparatorias y universidades, además del teletrabajo.

(Foto: Reuters/Henry Romero)
(Foto: Reuters/Henry Romero)

Cuando Hugo López-Gatell afirmó el 20 de marzo que todos los contactos eran importados, la respuesta en redes fue brutal. Recibió miles de críticas y figuras públicas a escala nacional e internacional le exigieron declarar el Escenario Dos. Y es que el comentario del subsecretario llegó justo un día después del primer fallecimiento por Covid-19 en México. Una muerte que, no sin razón, abrió un debate que aún no se cierra en redes sociales.

El difunto de 41 años, quien padecía diabetes y falleció en el hospital del INER por Covid-19, no había salido de México. No había viajado y según su esposa, tampoco había estado en contacto con ningún extranjero. El contagio, tal y como confirmó la Secretaría de Salud del gobierno federal, se habría producido en el concierto de la banda Ghost, celebrado el pasado 3 de marzo en el Palacio de los Deportes, en Ciudad de México.

Al tratarse de un caso de contagio local, muchos entendieron que México había entrado en Escenario Dos: el fallecido no había viajado al extranjero; sólo estuvo en contacto con mexicanos; y había asistido a un concierto en el que miles de personas estuvieron expuestas al Covid-19. Sin embargo, un día después de producirse el deceso, López Gatell repitió en conferencia de prensa que el país no estaba en Fase Dos. Explicó que la Ssa entendía que durante el evento musical, al que se refirió como “concurrencia pública”, el fallecido pudo estar en contacto con extranjeros que le transmitieron el virus. Era así, otro caso importado.

“Tenemos un antecedente de que la persona estuvo seis días antes del inicio de sus síntomas en una concurrencia pública donde, por la naturaleza del evento, podría haber participado en la exposición de personas que viajaron al extranjero, o personas de origen extranjero, de los sitios relevantes de transmisión comunitaria”, expresó el subsecretario.

Tras sus palabras, las redes sociales se incendiaron. Actores públicos y formaciones políticas instaron a López Obrador a decretar el Escenario Dos, y aplicar medidas más restrictivas, como una cuarentena obligatoria -aprobada ya en países como Argentina, Perú o Bolivia-. Sin embargo, la fase de “dispersión comunitaria” nunca se acordó.

(Gráfico: Jovani Pérez/Infobae)
(Gráfico: Jovani Pérez/Infobae)

Este domingo, en declaraciones citadas por El Financiero, el director general de Promoción de la Salud del Gobierno de México, Ricardo Cortés Alcalá, reafirmó las palabras de López-Gatell y aseguró que en México no se ha detectado ningún caso de transmisión comunitaria, y que todos eran importados.

“Estamos en transición porque a pesar de tener 100 casos, como límite, todos los casos, se ha encontrado un vínculo con una persona que haya viajado a un país afectado. De cualquier forma podemos decir que estamos en esta etapa de transición”, expresó.

Con respecto al primer fallecido por Covid-19 en México, Cortés Alcalá explicó que no se pudo rastrear la cadena de transmisión, por lo que también constituía un caso importado.

“No tenemos a la fecha ningún caso que haya referido estar en el Vive Latino, la persona que falleció fue a otro concierto de otro artista internacional, en donde visitó a una persona extranjera u otro país y ahí habría sido el contagio”, añadió.

Todavía este lunes, López Obrador animó a los mexicanos a “no dejar de salir” a través de un video de Facebook, para fortalecer la “economía familiar y popular”, ya que México aún no se encuentra en la fase dos de la pandemia.

“Yo les voy a decir cuándo no salgan, pero si pueden y tienen posibilidad económica sigan llevando a la familia a comer, a los restaurantes, a las fondas, porque eso es fortalecer la economía. No hacemos nada bueno si nos paralizamos sin ton ni son, de manera exagerada”, dijo.

A pesar de las recomendaciones del presidente, algunos gobernadores se adelantaron y comenzaron a aplicar restricciones recomendadas para la fase dos. Por su parte, el Consejo de Salubridad General calificó al Covid-19 como una “enfermedad grave de atención prioritaria” y decidió adelantar también medidas sugeridas para la fase de Dispersión comunitaria, como la cancelación de eventos masivos y la suspensión de actividades escolares y no esenciales de gobierno.

Con 316 casos confirmados, y un fallecido cuya cadena de contagio es imposible de descifrar, muchos demandan al gobierno declarar el Escenario 2. Pero para eso, dada la actitud del presidente y de la Secretaría de Salud, parece que habrá que esperar.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: