(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

Entre las 8:00 y 17:00 horas del domingo, el Hospital de la Mujer se quedó sin luz y 12 bebés prematuros tuvieron que ser trasladados a otros hospitales por el peligro al que estuvieron expuestos.

De acuerdo con el personal del lugar, citado por La Silla Rota, se quemó la planta que proveía de luz al centro hospitalario y por lo tanto todos los aparatos dejaron de funcionar, entre ellos los que ayudan a mantener estables a los bebés que nacieron antes de tiempo.

Así lo dieron a conocer médicos y enfermeras de la institución ubicada en la alcaldía Miguel Hidalgo, Ciudad de México, en donde detallaron que debido a la falta de luz no funcionaron los aparatos que sirven para dar respiración artificial a los recién nacidos.

“La emergencia es porque son bebés prematuros, que nacieron antes de tiempo, y necesitan los ventiladores porque no pueden respirara por si mismos, solo con la ayuda de estos aparatos. El apoyo manual no es suficiente, por lo que la vida de estos bebitos está en grave riesgo de morir”, detallaron.

(Fotos: Especiales)
(Fotos: Especiales)

También explicaron que al no haber energía eléctrica para echar a andar los ventiladores, el personal médico y hasta pacientes tuvieron que dar oxígeno a los bebés incubados con dispositivos manuales, aunque esto es insuficiente para darles la atención adecuada. “Había bebés prematuros conectados en ventiladores y ahorita los están ventilando manualmente, pero con el riesgo que esto conlleva”, declaró un médico del hospital.

El doctor Jaime Nieto Zermeño, director del Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, confirmó que ahí recibieron a los bebés que se quedaron sin ventilación en el Hospital de la Mujer. “En el Hospital Infantil de México desde temprano estamos apoyando al Hospital de la Mujer recibiendo bebés graves y prematuros, arriba de nuestra capacidad. ¡El HIMFG siempre comprometido”, informó.

El personal también aseguró que los directivos del hospital guardaron silencio ante la situación de emergencia que vivieron, y advirtieron que si los bebés no hubieran sido trasladados habrían corrido un riesgo fuerte de morir. “El argumento de los directivos y de las autoridades de la Secretaría de Salud es que no hay dinero para reparar la planta de luz”, dijo una de los médicos.

“Sin embargo, la crisis en el Hospital de la Mujer ya tiene bastante tiempo pues carecemos de instrumental, medicamentos, y toda clase de insumos. Hemos trabajado con lo poco que tenemos y poniendo todo nuestro esfuerzo para salvar la vida de madres y bebés, porque este Gobierno ha recortado brutalmente el presupuesto para salud”, agregó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: