Las obras del aeropuerto en Texcoco están ya canceladas, luego del acuerdo con una parte de los tenedores de bonos. (Foto: Archivo Infobae)
Las obras del aeropuerto en Texcoco están ya canceladas, luego del acuerdo con una parte de los tenedores de bonos. (Foto: Archivo Infobae)

La construcción del aeropuerto en Texcoco quedó formal y oficialmente suspendida, luego de que el gobierno mexicano llegó a un acuerdo con los tenedores internacionales de bonos, en diciembre pasado, dijo el secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú.

"Ya está suspendida oficialmente la construcción de ese aeropuerto y ya comenzó la negociación de contratos para darlos por terminados anticipadamente, y resolver en consecuencia con sus dueños", dijo Jiménez Espriú durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El funcionario federal aseguró que desde diciembre pasado suspendieron oficialmente la construcción de la obra, luego de que una parte de los tenedores de bonos aceptaron la segunda oferta de recompra del gobierno federal.

La cancelación definitiva de las obras ocurrió el pasado 27 de diciembre, cuando el consejo de administración del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México llamó a junta para tomar la decisión.

En vista de que se había resuelto el problema de los bonos, dijo el funcionario, "se dio instrucciones al director de ya iniciar la cancelación de los contratos, su terminación o  negociación".

El gobierno federal, explicó, no podía tomar una decisión sobre el término de la construcción hasta resolver el tema de la recompra de los bonos que financiaban el proyecto.

Por eso, aun cuando el gobierno había previsto el 4 de enero como fecha límite para la adquisición de los bonos y la cancelación definitiva de las obras, no hubo necesidad de esperar, ya que desde el 25 o 26 de diciembre una parte de los tenedores aceptaron la oferta.

Explicó además que quienes no vendieron sus bonos aceptaron las nuevas condiciones "que nos permitían no asignar el crédito obtenido a la construcción de un aeropuerto en Texcoco".

Jiménez Espriú informó que con la compra de 1.800 millones de dólares de bonos, de los 6.000 millones que se debían, queda una deuda de 4.200 millones que disminuirá 200 millones cada año, de acuerdo con las previsiones del gobierno.

El gobierno todavía tiene pendiente resolver el finiquito de la Fibra E, un instrumento financiero que creó la pasada administración para levantar capital por 1.500 millones de dólares.

Pero en cuando lo resuelva, dijo, las autoridades federales entregarán un informe pormenorizado de "qué pasaba en el aeropuerto, cómo se hicieron las cosas, en qué situación se encontraba y cuál hubiera sido el futuro de esa construcción si se hubiera tomado la decisión de continuarlo".

La cancelación del multimillonario proyecto fue anunciada a finales del año pasado por López Obrador, por considerar que su costos era sumamente elevado y había corrupción.

En su lugar, López Obrador planea construir dos nuevas pistas en la base militar de Santa Lucía, y reacondicionar los aeropuertos de la Ciudad de México y  Toluca para solucionar la saturación de la terminal aérea capitalina.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: