Innovación en movilidad en la COP28: cuáles son las soluciones revolucionarias para el transporte urbano sostenible

En la Cumbre de Cambio Climático que se lleva a cabo en Dubai, las innovación en transporte tomaron el centro del escenario en la Zona Verde, donde se exhiben desde patinetas eléctricas hasta prototipos de helicópteros autónomos

Compartir
Compartir articulo
El transporte es responsable del 25% de las emisiones globales, con 8 gigatoneladas emitidas anualmente, subrayando la urgencia de soluciones sostenibles presentadas en la COP28
Foto: Periodistas por el Planeta
El transporte es responsable del 25% de las emisiones globales, con 8 gigatoneladas emitidas anualmente, subrayando la urgencia de soluciones sostenibles presentadas en la COP28 Foto: Periodistas por el Planeta

Las propuestas de movilidad para ciudades en la Cumbre de cambio climático en Dubai (COP28) pueden observarse en la Zona Verde, un enorme espacio del predio en el que se destaca la innovación y las soluciones individuales.

Cada visitante, en esta área tiene ingreso el público general, puede elegir recorrerlo en patinetas eléctricas, en bicicletas eléctricas o en boogies. Allí se despliega una muestra de alta tecnología que incluye un prototipo de helicóptero autónomo monoplaza para viajes de hasta 50 kilómetros de distancia o prototipos de autos deportivos que aceleran de 0 a 100 km/h en 9 segundos.

“Un taxi volador no es ciencia ficción: FlyNow ya lo está desarrollando. Los coches, autobuses y trenes eléctricos son susceptibles de sufrir atascos, al igual que sus homólogos convencionales, ya que dependen de la misma infraestructura”, explica Ivonne Winter, vocera de la compañía que con realidad virtual simula los vuelos.

“En principio, nuestras aeronaves pueden utilizarse allí donde se requiera un gran esfuerzo para transportar mercancías o personas de A a B. El abanico abarca desde el abastecimiento de marineros en buques portacontenedores, que a menudo no desembarcan en absoluto, hasta remotas cabañas alpinas, pasando por salvar un cuello de botella de tráfico como el del Bósforo, en Estambul”, agrega.

El acceso limitado al transporte público en áreas urbanas y rurales es un obstáculo clave para lograr una movilidad sostenible, según discusiones en la COP28
Foto: Periodistas por el Planeta
El acceso limitado al transporte público en áreas urbanas y rurales es un obstáculo clave para lograr una movilidad sostenible, según discusiones en la COP28 Foto: Periodistas por el Planeta

Por el momento la compañía cuenta con tres unidades que además de ser totalmente eléctricas se recargan en menos de 10 minutos y pesan apenas 360 kilos. Lo que los promotores aseguran es que se trata de una iniciativa de transporte público, no está dirigida a un público de lujo.

Para un consumidor selecto también hay opciones: se puede subir a una reversión del Mustang Charge 67 completamente eléctrico. Ford le concedió a la empresa británica Charge Cars la licencia oficial para utilizar la “imagen comercial” del auto. El 67 es un muscle car totalmente eléctrico de cero emisiones que combina las líneas clásicas con un motor que cuenta con cuatro baterías y se recarga en menos de media hora. El auto, hecho de fibra carbono es liviano y cuenta con una navegación completamente computarizada. El precio: 45.000 dólares.

A nivel mundial, el transporte representa una cuarta parte de las emisiones totales: 8 gigatoneladas por año, según el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés). Esta cifra es un 70% más alta que hace 30 años. Se estima que más de mil millones de autos de pasajeros recorren las calles y carreteras del mundo hoy en día y, si no tomamos medidas urgentes, para 2040, esta cantidad de autos podría duplicarse, indican los números de las Naciones Unidas.

“Esto es insostenible, inaceptable y no es compatible con los objetivos del Acuerdo de París”, dijo José Mendes, presidente de la Alianza de Descarbonización del Transporte, un grupo de 20 países, ciudades y empresas comprometidos a impulsar el transporte bajo en carbono.

El resurgimiento de los vehículos eléctricos, más de un siglo después de su primera popularidad, marca un punto de inflexión crucial en la lucha contra la contaminación del aire
(Imagen Ilustrativa Infobae)
El resurgimiento de los vehículos eléctricos, más de un siglo después de su primera popularidad, marca un punto de inflexión crucial en la lucha contra la contaminación del aire (Imagen Ilustrativa Infobae)

Los primeros vehículos eléctricos fueron producidos y vendidos a principios de la década de 1900 y las ventas alcanzaron su punto máximo a principios de la década de 1910. Pero los avances tecnológicos y el descubrimiento de grandes reservas de petróleo desplazaron al vehículo eléctrico en favor del motor de combustión.

“Ahora, más de 100 años después, los vehículos eléctricos están regresando y necesitan desplazar cada vez más el motor de combustión para reducir las emisiones y la contaminación del aire”, dijo el Secretario General de la ONU.

“El crecimiento de los vehículos eléctricos tendrá un impacto significativo en la demanda de electricidad, y esto debe tenerse en cuenta”, agregó, y explicó que “si no se maneja con cuidado, la demanda adicional creará desafíos en todas las secciones del sistema de energía, especialmente en las horas punta, y ese transporte que depende de la electricidad generada a partir de la combustión de combustibles fósiles, podría terminar añadiendo al problema, no aliviándolo”, destacó.

La Cumbre de Cambio Climático en Dubai destaca innovaciones en movilidad urbana, presentando soluciones como patinetas eléctricas y boogies en la Zona Verde para una movilidad más sostenible
(UNFCC)
La Cumbre de Cambio Climático en Dubai destaca innovaciones en movilidad urbana, presentando soluciones como patinetas eléctricas y boogies en la Zona Verde para una movilidad más sostenible (UNFCC)

Uno de los debates importantes respecto de la electrificación está relacionado con la aceleración de la tecnología en el transporte público. Solo la mitad de la población urbana mundial tiene un acceso conveniente al transporte público, mientras que está aún más restringido o completamente fuera del alcance de millones de personas en las zonas rurales.

El transporte público produce muchas menos emisiones de gases de efecto invernadero que los automóviles por persona transportada, por lo que ampliarlo y convertirlo en un modo de transporte más atractivo sigue siendo clave para cumplir el objetivo de limitar el aumento de temperatura global a 1,5 °C.

El IPCC señala que, junto con la electrificación, el cambio al transporte público puede mejorar la salud pública, el empleo, la seguridad energética y la equidad, así como desplazar a gran escala a otros modos de movilidad menos eficientes y más contaminantes.