Un Boeing 737 MAX de Turkish Airlines en mayo de 2019 (AP/Ted S. Warren)
Un Boeing 737 MAX de Turkish Airlines en mayo de 2019 (AP/Ted S. Warren)

El fabricante de aviones estadounidense Boeing dijo el domingo que “entendía”el escándalo surgido tras la revelación de una conversación de 2016 en la que un piloto advierte sobre las las fallas en un sistema automatizado a bordo del 737 MAX, el cual se cree fue la causa de dos terribles accidentes aéreos ocurridos tres años después, aunque sugirió también que los problemas reportados se debían al simulador de vuelo y no al avión.

“Entendemos completamente el escrutinio que este hecho ha generado, y estamos comprometidos a trabajar con las autoridades y el Congreso de Estados Unidos mientras continúan las investigaciones”, dijo la compañía en un comunicado.

La empresa también dijo estar investigando por su cuenta los dichos del aviador Mark Forkner, autor de los comentarios, y que había intentando hablar con él, sin éxito.

“Él ha dicho a través de su abogado que sus comentarios reflejaban una reacción ante un programa en el simulador de vuelo que no estaba funcionando correctamente y que estaba aún en ese momento en período de prueba”, dijo Boeing en un comunicado.

Varios aviones Boeing 737 MAX varados en las instalaciones del aeropuerto internacional Grant County en Moses Lake, Washington, tras la prohibición de vuelo (REUTERS/Lindsey Wasson)
Varios aviones Boeing 737 MAX varados en las instalaciones del aeropuerto internacional Grant County en Moses Lake, Washington, tras la prohibición de vuelo (REUTERS/Lindsey Wasson)

“El software utilizado por el simulador en esa sesión del 15 de noviembre estaba todavía en un período de pruebas y certificación que no había terminado”, señaló.

Boeing reveló mensajes de texto de 2016 entre dos empleados que sugieren que el fabricante de aviones pudo haber engañado a la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) sobre un sistema de seguridad clave del avión 737 MAX, según documentos vistos por Reuters.

El intercambio fue revelados por Reuters el viernes y llevaron al administrador de la FAA, Steve Dickson, a exigir una explicación “inmediata” al presidente ejecutivo de Boeing, Dennis Muilenburg, por la demora en entregar documentos que la compañía aseguró haber encontrado “hace unos meses”.

Los mensajes de texto profundizaron la crisis del fabricante de aviones más grande del mundo días antes de que Muilenburg, quien el viernes pasado fue despojado de su cargo de presidente del directorio, testifique ante el Congreso sobre el desarrollo del 737 MAX.

Las sospechas sobre el sistema automatizado MCAS como causa de los accidentes es cada vez más fuerzas y se ampara en más evidencia (Reuters)
Las sospechas sobre el sistema automatizado MCAS como causa de los accidentes es cada vez más fuerzas y se ampara en más evidencia (Reuters)

Los vuelos del modelo 737 MAX, la aeronave más moderna de la compañía, se encuentran suspendidos en todo el mundo desde marzo tras dos accidentes fatales en cinco meses que dejaron un saldo de 346 muertos.

La FAA dijo el viernes que Boeing le reveló un día antes los mensajes internos que descubrió “hace unos meses” y que está analizando las acciones que tomará.

Una persona informada sobre el asunto dijo que Boeing postergó en cuatro meses la entrega de los documentos a la FAA y que el Departamento de Justicia también está en posesión de los mensajes.

Los mensajes plantean interrogantes sobre el desempeño del llamado sistema antibloqueo MCAS que ha sido relacionado con los dos accidentes, uno en Indonesia y otro en Etiopía.

Operaciones de búsqueda y rescate en el lugar donde cayó el vuelo 302 de Ethiopian Airlines, la última tragedia que involucró a un 737 MAX el 10 de marzo de 2019 (Reuters)
Operaciones de búsqueda y rescate en el lugar donde cayó el vuelo 302 de Ethiopian Airlines, la última tragedia que involucró a un 737 MAX el 10 de marzo de 2019 (Reuters)

El diálogo fue entre el entonces piloto técnico jefe del MAX, Mark Forkner, y otro piloto de Boeing, de acuerdo a las fuentes.

En este diálogo relajado y en confianza, Forkner califica a las fallas de “atroces” y dice que el avión estaba “desenfrenado” por causa del MCAS.

Forkner también dijo en un mensaje de texto: “Básicamente mentí a los reguladores (sin saberlo)”. El otro empleado respondió que “no era una mentira, nadie nos dijo que ese fuera el caso” de un problema con MCAS.

Ni Forkner, que renunció hace tiempo a su puesto en Boeing, ni su abogado respondieron las solicitudes de comentarios.

Con información de Reuters

MÁS SOBRE ESTE TEMA: