Siete personas, incluida una mujer, superaron la valla fronteriza que divide a México y Estados Unidos a la altura de El Paso, Texas. Una escalera de cuerda fue el instrumento que les permitió alcanzar el territorio estadounidense en plena crisis migratoria.

Un video mostró el momento en que los indocumentados lograron cruzar a Estados Unidos cerca de las 6:30 pm del martes.

La barrera fronteriza con varios metros de altura no fue obstáculo para los migrantes que fueron detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza poco después de atravesar.

Estados Unidos ha evidenciado todos los métodos que usan los migrantes para cruzar ilegalmente. Hace una semana la Patrulla Fronteriza en Arizona publicó un video en el que muestra a hombres armados con rifles de asalto, escoltar a una mujer y su hijo para atravesar la frontera.

Donald Trump solicitó al Congreso USD 4.500 millones de dólares para atender la "emergencia nacional" por el flujo de migrantes que dejó un número récord de detenciones en la frontera en los primeros meses de 2019.

La Casa Blanca espera recibir los fondos, de los que destinaría USD 3.300 a ayuda humanitaria y la atención a menores no acompañados que realizan el peligroso viaje desde Centroamérica.

Washington aseguró que los espacios y la capacidad de los albergues ha sido rebasada ante la oleada de migrantes que se desató con las caravanas de miles de personas que recorren el territorio mexicano.

"El Congreso debe de cambiar la leyes migratorias. Los demócratas no actúan. El muro será construido -400 millas para el final del siguiente año. México debe detener la marcha a la frontera", expresó el presidente Donald Trump a través de Twitter el miércoles.

El mandatario de extracción republicana insiste en recibir los fondos para construir el muro que separe a las dos naciones. La valla fronteriza ya se extiende por miles de kilómetros de la frontera con una extensión de más de 3.000 kilómetros.

En 2017, Trump mandó a construir ocho prototipos de muro con un valor de USD 500.000 cada uno. Entre las ventajas que presentaban los modelos, había los que impedían ser escalados.

La Casa Blanca se ha visto entrampada en una lucha legal en la Corte por su decisión de devolver a los solicitantes de asilo a territorio mexicano, en lugar de permitir que esperen su audiencia con un juez, como lo estipula la ley.

La relación con México también se ha complicado. Además de la presión diaria que ejerce Trump al gobierno de Andrés Manuel López Obrador para servir como muro antiinmigrante, un informe del gobierno publicado por la prensa mexicana, revela que el gobierno estadounidense considera que México no tiene la capacidad, ni la voluntad de detener el flujo migratorio.

Aunque la Casa Blanca considere que México "exacerba" la migración, estadísticas del propio Servicio de Migración mexicano, dan cuenta que ese país deporta más centroamericanos que el propio Estados Unidos.