Baraya, la tienda de artículos militares de donde habrían salido los chalecos antibalas para el asalto en Medellín

Por ahora, la empresa no ha emitido ningún comunicado sobre lo sucedido a pesar de que fueron vinculados a la investigación

Compartir
Compartir articulo
infobae

En el trabajo que se está haciendo para seguir a los sospechosos del robo en Medellín, las autoridades encontraron que los chalecos antibalas que llevaban los capturados era de una entidad conocida como ‘Fondo de Protección’, ubicada en la capital. Al parecer, las prendas debían ser destruidas, pero finalmente llegaron a varios destinos, entre ellos, a los presuntos delincuentes.

Por su parte, la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) fue una de las receptoras de estas prendas, que las usa para suministrarle a periodistas que han sido amenazados, sin embargo, según Blu Radio, estos estaban vencidos. Los chalecos habrían sido adquiridos en la tienda de accesorios militares Baraya. En el caso de la Flip, el dinero fue devuelto.

“Incluso cuando fuimos a devolver los equipos ellos tuvieron una actitud muy agresiva”, señalo Jonathan Block, director ejectuvivo de la Flip.

Por su parte, Miguel Caballero, propietario de la MC Armor, fabricante de los chalecos, dijo en Caracol Radio que en septiembre pusieron una denuncia porque personas inescrupulosas estaban vendiendo los chalecos vencidos. “Eso fue un contrato de 2012 y de esos chalecos han aparecido en la ciudad y en el país con nuestra marca”.

También dijo a la emisora que la tienda Baraya se ha prestado para la comercialización de estos. “Nuestra compañía tiene un sistema de código de barras unitario con el cual podemos controlar los seriales de cada uno de los chalecos. Podemos saber quién es el usuario final y si bien nuestra misión es salvar la vida del ser humano, jamás nos hemos prestado para vender productos a la delincuencia”, expresó en su defensa y dijo que la etiqueta de los chalecos tuvo que ser alterada.

“Queremos confirmar que los chalecos blindados incautados en dicho operativo, son productos adulterados bajo el número de serie 141678, de una venta realizada en el 2012 al Fondo de Vigilancia y Seguridad de Bogotá”, dice el comunicado.

Además, la empresa aseguró que el pasado 7 y 19 de septiembre hicieron una denuncia pública “informando que desafortunadamente, algunos clientes han confiado en estas personas y empresas que están usando nuestra imagen para actos delinquimos y/o vender más fácil y rápidamente este tipo de productos”, esto para no tener que verse involucrados o hacer parte de los sospechosos de este tipo de delincuencia.

A través de Twitter, el secretario de Seguridad de Bogotá, Aníbal Fernández de Soto, aclaró que el Fondo de Vigilancia del que salieron los chalecos fue liquidado en 2016, pero que aún así, iniciaron las investigaciones respectivas para entender el por qué los elementos terminaron en manos de la delincuencia común.

La tienda Baraya está ubicada al norte de la capital y dice que “provee artículos militares de excelente calidad ofreciendo una atención a nuestros clientes con personal altamente calificado”.

Por otro lado, este viernes la Fiscalía General de la Nación aseguró que el robo sí se consumó.

La entidad señaló que funcionarios de la Fiscalía adelantaron las investigaciones pertinentes con las que se logró establecer que los delincuentes que alcanzaron a huir, efectivamente se llevaron una parte del oro que tenían planeado hurtar. Según el fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa, se trata de tres mil gramos de oro sin procesar, cuyo costo supera los 500 millones de pesos.

“Fue hurtado material aurífero por una cuantía de 500 millones de pesos”, puntualizó el fiscal. Además, añadió que a los once procesados “se les imputarán cargos por delitos de hurto calificado y agravado, porte ilegal de armas de uso civil y militar y utilización ilegal de uniformes”.

Por otra parte, Natalia Rendón, directora de Fiscalías en Medellín, aseguró que además del oro que lograron hurtar, los delincuentes también se llevaron otros elementos, por ejemplo, armamento.

SIGA LEYENDO