Juez aprueba acuerdo entre la Fiscalía y testigo estrella del proceso contra Richard Aguilar

Un juez aprobó un acuerdo firmado entre la Fiscalía General de la Nación y la exsecretaria de Infraestructura de Santander Claudia Toledo, quien salpicó al exsenador.

En medio del encarcelamiento del ahora exsenador Richard Aguilar por presunta corrupción, un juez aprobó el acuerdo entre la Fiscalía y la exsecretaria de Infraestructura de Santander Claudia Toledo y su esposo Lenín Pardo, quienes admitieron su participación en el escándalo de corrupción en el departamento cuando Aguilar era el gobernador.

Cabe recordar que, Toledo fue la mano derecha de Richard Aguilar durante su mandato y fue detenida junto a su pareja precisamente por el carrusel de contratación que se hizo de manera irregular. Ella reveló que Aguilar recibió dinero por adjudicar a dedo varios de esos contratos, a cambio de beneficios judiciales.

Uno de los contratos fue para la remodelación de la Villa Olímpica de Bucaramanga y la correspondiente interventoría; la adjudicación del Programa de Alimentación Escolar y tres contratos para obras civiles entre las que, al parecer, se encuentra el tercer carril de la capital santandereana a Floridablanca, así como el tramo San Gil - Charalá.

Según las declaraciones juramentadas ante la Fiscalía que dio la pareja, el entonces gobernador direccionó a dedo la adjudicación de más de 400 mil millones de pesos en contratos a cambio de coimas. Así como habría, supuestamente, ofrecido sobornos para comprar silencios.

En conversación con Caracol Radio, Toledo entregó detalles de su testimonio ante el ente acusador. “Relaté cómo era que funcionaba una dirección administrativa; un grupo de profesionales se reunían a confeccionar pliegos, a vincular requisitos habilitantes que se ajustaban a empresas con las cuales se había negociado por anticipado”, expresó la exfuncionaria, quien se encuentra detenida en su casa.

Senador Richard Aguilar

Foto: Congreso de la República
Senador Richard Aguilar Foto: Congreso de la República

Recordó que el contrato del Estadio se adjudicó en 2015. “El gobernador nos hace un ofrecimiento a mí y a un asesor de mucha confianza, Julián Jaramillo. Nos dice que nos lo deja para que a través de un tercero lo ejecutemos y de ahí saquemos utilidades. Me dice que Julián sabe cuáles son las condiciones, que el proceso había que sacarlo de manera rápida.

Precisamente Julián Jaramillo, exasesor del exgobernador Aguilar y quien ocupó el cargo de director de Proyecto de Infraestructura de la Gobernación de Santander, buscó a Toledo y a su esposo, Lenin Pardo, para que cambiaran su versión en el proceso judicial contra Aguilar.

Otro salpicado en el escándalo de corrupción sería Javier Felipe Villamil, exasesor jurídico del exgobernador, encargado de revisar todos los contratos y dar el visto bueno a las licitaciones para ponerlas en marcha.

En la investigación de la Fiscalía, se menciona a Reinaldo Castillo Parra, quien reemplazó a Toledo cuando presentó su renuncia. Además, Castillo tiene un vínculo cercano con el recién exfuncionario Aguilar, al igual que Jorge Céspedes Camacho, exjefe de la Oficina Jurídica de la Gobernación.

Los Aguilar son un clan político poderoso en Santander. Hugo Aguilar, padre del senador y del actual gobernador Mauricio Aguilar, fue destituido por la Procuraduría por haber recibido apoyo de grupos paramilitares para llegar al puesto. Además, durante su gobierno fue cuestionado por el manejo de los contratos de la Licorera de Santander.

Aguilar es investigado por la Corte Suprema como presunto determinador de contrato sin cumplimiento de requisitos legales, autor de interés indebido en la celebración de contratos y coautor de concierto para delinquir agravado y peculado por apropiación a favor propio y de terceros.

Este miércoles presentó la carta de renuncia a su curul en el Senado. La movida es clara, Aguilar quiere que el proceso sea revisado y pueda pasar de la Corte Suprema a la Fiscalía General.

SEGUIR LEYENDO: