Buscan garantizar retorno de 5 mil familias desplazadas en Nariño

Entre las medidas anunciadas, el ministro de Defensa señaló que habrá más control en las rutas fluviales

Desplazamiento forzado en Colombia. Foto: Defensoría del Pueblo.
Desplazamiento forzado en Colombia. Foto: Defensoría del Pueblo.

El recrudecimiento de la violencia en Colombia sigue obligando a los ciudadanos a abandonar sus hogares para no ser víctimas de grupos al margen de la ley. En Nariño, la situación de desplazamiento forzoso ha venido tomando fuerza tras amenazas realizadas por grupos armados ilegales.

Por esa razón, luego de un consejo de seguridad en el puerto de Tumaco, liderado por el ministro de Defensa, Diego Molano, la cúpula Militar y de la Policía, y representantes del Gobierno y autoridades locales, dieron a conocer varias medidas para que familias que han tenido que abandonar sus hogares vuelvan a su vida normal.

“El trabajo coordinado de las Fuerzas Militares y de Policía, buscarán el retorno de las personas desplazadas e ir tras los responsables de estos hechos de violencia. No podemos permitir que infundan miedo, terror, desplazamiento y afectaciones a los ciudadanos de esta región”, sostuvo Molano.

Entre las medidas anunciadas, el ministro de Defensa señaló que habrá más control en las rutas fluviales y que se reforzará la lucha contra el narcotráfico en la zona implantando acciones que permitan incrementar la erradicación manual de coca.

“El narcotráfico y la disputa que tienen el ELN y las disidencias de las Farc son la mayor amenaza para la costa pacífica nariñense y están generando desplazamiento afectando a más de 5.000 familias. El comando general de las Fuerzas Militares triplicará la presencia de tropas en la región, con el fin de ejercer control territorial y garantizar los retornos de estas familias en condiciones seguras”, manifestó el ministro Molano.

Respecto a los responsables el jefe de la cartera de Defensa dejó claro que están trabajando para dar con su paradero, “que sepan que vamos por ellos, que sepan que los vamos a desmantelar, que sus cabecillas van a ser capturados y neutralizados cuando corresponda”.

Por otro lado, en la reunión también se enfatizó en la inversión social, por parte del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), de $ 15.000 millones en para jóvenes en el departamento de Nariño.

“Para la construcción de 3 centros SACUDETE en esta región, los cuales estarán ubicados en los municipios de Tumaco, Olaya Herrera y Pasto, para afianzar el liderazgo y la consolidación de agentes de transformación para detonar los talentos y habilidades de los jóvenes como activo social y agentes de cambio”, detalló.

Por su parte, el gobernador de Nariño, John rojas, le propuso al Gobierno buscar espacios de acercamiento con los grupos al margen de la ley, pues “la nación no puede seguir en esta violencia que esta cobrado vidas a lo largo y ancho de todo el país”.

“Estamos en esa tarea de buscar espacios de dialogo donde se muestre la voluntad de todas las partes y en eso está el gobierno nacional a través de la consejería para la paz”, manifestó el gobernador del departamento.

Cabe recordar que, el pasado 16 de junio al menos 52 personas salieron de la vereda Campo Alegra, adscrita al municipio de Magüí Payán, al centro occidente de Nariño, porque han recibido intimidaciones por parte de hombres armados. Entre los afectados hay niños, mujeres y adultos mayores.

La información fue confirmada por el alcalde del municipio del centro occidente nariñense, Alejandro Quiñones, quien señala que las amenazas contra el grupo se presentaron durante el fin de semana. Después de esto, las personas decidieron dejar sus casas en la vereda y se trasladaron al casco urbano de Magüí Payán, pero ahí también fueron hostigados, por lo que ahora están en Barbacoas, otro municipio de Nariño.

“Entre el día viernes y sábado, miembros de algún grupo armado ilegal llegaron al casco urbano a amenazar a 52 personas, incluyendo niños y tocó sacarlos hacia otro lugar”, informó Quiñones a RCN Radio.

Este sería el tercer desplazamiento masivo que se presenta en el municipio en lo que va del 2021. De hecho, solo entre mayo y junio de este año, más de 1600 personas de 11 veredas del municipio se han desplazado hasta el centro poblado generando, lo que ha generado una crisis humanitaria.

“La situación del municipio de Magüí es muy compleja, venimos sufriendo la situación de orden público desde el año 2014 con hechos como desmembramientos, asesinatos, la disputa de la cuenca del río Patía, los grupos armados al margen de la ley tienen asediada a la comunidad y no tenemos respuesta del Gobierno departamental”, aseguró el alcalde Magüí Payán.

SEGUIR LEYENDO: