Colombianos están viajando a Estados Unidos a vacunarse debido a la lentitud del proceso en el país

Félix Antelo, presidente de Viva Air, sostuvo que buena parte del crecimiento de los viajes internacionales es por cuestiones de salud y la mayoría busca poder inmunizarse contra el covid-19.

Vista general de uno de los sectores del aeropuerto internacional El Dorado en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
Vista general de uno de los sectores del aeropuerto internacional El Dorado en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

Este 16 de marzo, el presidente de Viva Air, Félix Antelo, aseguró en entrevista con Semana que hay cientos de colombianos que están viajando cada semana a Estados Unidos para poder vacunarse debido a la lentitud del proceso en el país.

Sostuvo que buena parte del crecimiento de los viajes internacionales es por cuestiones de salud y la mayoría busca poder inmunizarse contra el covid-19.

Otro factor que puede acelerar el mercado aéreo entre ambas naciones, según Semana, es que las farmacias de Estados Unidos ya venden la vacuna de manera segura en todo el país.

En Colombia, por su parte, no se han vacunado ni un millón de personas, según las cifras del Ministerio de Salud, mientras que Estados Unidos ya lleva más de 110 millones de inyecciones de acuerdo con la NPR, lo que llevará a ese país a tener inmunidad de rebaño en poco tiempo.

Debido a la demora en las vacunas, las EPS enviaron una propuesta al Ministerio de Salud para agilizar el proceso de vacunación contra el covid-19 en Colombia.

“El Plan Nacional de Vacunación va muy bien, mejor de lo esperado, pero siempre hay espacio para encontrar más eficiencias, más espacios en los que se puede aligerar el paso a paso, y facilitarle aún más la vida a los millones de colombianos que están dispuestos a vacunarse. Estas semanas nos han permitido encontrar puntos de mejora que le hemos propuesto al ministro con la mencionada carta”, manifestó el presidente ejecutivo de Acemi, Gustavo Morales.

En la misiva enviada por Acemi al ministro de Salud, Fernando Ruiz, el gremio de las EPS propuso en primer lugar que el consentimiento informado sea acreditado en la llamada de agendamiento a la cita de vacunación contra el covid-19 y no firmando un documento, como hasta el momento se ha venido haciendo, pues según indica la asociación, “es un proceso engorroso al tener que imprimir, antiecológico, y quita tiempo y recursos en los puestos de vacunación”.

Al respecto, el presidente de Acemi detalló que la idea es que durante el proceso de agendamiento, la persona que será inmunizada exprese su constancia de que conoce los pros y los contra de aplicarse la vacuna contra el covid-19.

“Durante la llamada se puede dejar constancia de que la persona que va a ser vacunada entendió los posibles riesgos y beneficios, pudo manifestar y resolver sus dudas, y expresamente manifestó su aprobación o rechazo”, explicó Morales a través de la carta.

El presidente de Acemi además agregó que, una vez sea recibida esta información, sería remitida a las unidades administrativas encargadas del proceso de agendamiento, con el fin de que quede la constancia del consentimiento.

El vocero del gremio de las EPS, así mismo señaló que con esa propuesta no se busca eliminar el requisito del consentimiento informado, sino por el contrario agilizar el proceso. Sin embargo, Morales indicó que lo ideal efectivamente sí sería que se descartara el consentimiento, a lo que puntualizó que solo sería posible si la vacuna fuera obligatoria, propuesta que cabe recordar no fue aprobada por el Gobierno Nacional.

“Complementariamente, se propone que se autoricen mecanismos colectivos, no individuales, de información y consulta en los puestos de vacunación, asequibles a los adultos mayores y a las personas con discapacidad”, agregó Morales en la carta dirigida al ministro de Salud.

Entre las otras propuestas hechas por el gremio, se plantea que para los adultos entre 60 y 79 años el agendamiento de las citas para la vacunación contra el coronavirus se realice de manera ascendente de edad, de acuerdo con la cédula de ciudadanía, de tal forma que sean inmunizados los adultos mayores que tienen un mayor riesgo de contagio del virus.

“Así, por ejemplo, el día lunes se puede vacunar a las personas de 64 años con y sin comorbilidades, el día martes a los de 63 años, con y sin comorbilidades y así sucesivamente”, explicó el presidente de Acemi.

De igual manera, desde el gremio se planteó al Ministerio de Salud que se definan en los lineamientos técnicos del Plan Nacional de Vacunación los casos específicos de comorbilidades priorizadas. Es decir, “por ejemplo, se propone que se defina un criterio objetivo de obesidad, o que los hipertensos priorizados sean los que están sometidos a tratamiento farmacológico”, indicó Acemi.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR