¿Consumir un tipo de vitamina B en exceso puede aumentar el riesgo de tener un infarto?

Un estudio de investigadores de la Clínica Cleveland de EEUU sugirió una asociación entre niveles muy elevados de niacina y las enfermedades cardiovasculares. La opinión de expertos en cardiología consultados por Infobae

Compartir
Compartir articulo
La niacina es un tipo de vitamina B. Se encuentra en alimentos como el pescado. También viene en suplementos vitamínicos o en panes fortificados /Getty
La niacina es un tipo de vitamina B. Se encuentra en alimentos como el pescado. También viene en suplementos vitamínicos o en panes fortificados /Getty

La niacina es una vitamina B que el cuerpo crea y utiliza para convertir los alimentos en energía. Se encuentra en la carne, el pescado, los frutos secos y los cereales y panes enriquecidos. Ayuda a mantener sanos el sistema nervioso, el aparato digestivo y la piel.

Algunas personas toman suplementos con niacina y también se ha indicado niacina como fármaco en el pasado para ayudar a controlar el colesterol. En países, como los Estados Unidos y la Argentina, existen también normas que exigen la fortificación de la harina de trigo con niacina y ácido fólico, entre otros.

Ahora un nuevo estudio realizado por investigadores de la prestigiosa Clínica Cleveland de los Estados Unidos han sacado a la luz un efecto potencialmente preocupante de tener exceso de la vitamina niacina: puede aumentar el riesgo de desarrollar un infarto o un ataque cerebrovascular (ACV).

El estudio se publicó en la revista Nature Medicine. Los investigadores analizaron los datos de dos cohortes de pacientes sin cardiopatía activa, el 60% de los cuales estaban tratados con estatinas, y halló una fuerte asociación entre un producto metabólico del exceso de niacina y un mayor riesgo de sufrir eventos cardiovasculares adversos importantes, como un infarto de miocardio o un ACV.

Un estudio en los Estados Unidos detectó una fuerte asociación entre un producto metabólico del exceso de niacina y un mayor riesgo de sufrir infarto o un ACV. 
(Imagen Ilustrativa Infobae)
Un estudio en los Estados Unidos detectó una fuerte asociación entre un producto metabólico del exceso de niacina y un mayor riesgo de sufrir infarto o un ACV. (Imagen Ilustrativa Infobae)

La dosis diaria recomendada de niacina para los hombres es de 16 miligramos al día y para las mujeres que no están embarazadas es de 14 miligramos al día.

Pero los investigadores encontraron que se estaría consumiendo más de lo sugerido. Una de cada cuatro personas del estudio tenía exceso de niacina, y eso duplicaba su riesgo de sufrir eventos cardiovasculares graves hasta niveles comparables a los de la diabetes o un infarto previo.

“Es un riesgo bastante considerable. Está a la par de lo que consideramos otros riesgos importantes”, afirmó Stanley Hazen, jefe de sección de cardiología preventiva y rehabilitación cardiaca de la Clínica Cleveland y autor principal del estudio.

“Esto abre la puerta; sienta las bases para nuevos estudios y nuevas intervenciones tanto desde una perspectiva diagnóstica como terapéutica para intentar reducir la inflamación y las enfermedades cardiovasculares”, comentó.

La capacidad de la niacina para aumentar el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) -a menudo denominado colesterol “bueno”- y reducir el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) -el “malo”- la convirtió en una intervención de primera línea para prevenir las enfermedades cardiovasculares antes de la introducción de las estatinas.

Pero los resultados del nuevo estudio sugieren que el exceso de niacina, que también se cree que favorece la salud del sistema nervioso y digestivo, puede tener efectos mixtos en el organismo, aunque los expertos externos advierten de que es demasiado pronto para afirmar con certeza si la niacina aumenta realmente el riesgo cardiovascular.

El doctor Stanley Hazen de la Clínica Cleveland lideró la investigación sobre los niveles de niacina (Cleveland Clinic)
El doctor Stanley Hazen de la Clínica Cleveland lideró la investigación sobre los niveles de niacina (Cleveland Clinic)

El doctor Hazen comparó la ingesta de niacina con múltiples grifos o canillas vertiendo agua en un cubo. Una vez que el cubo está lleno, empieza a derramarse. El cuerpo humano necesita entonces procesar ese desbordamiento y producir otros metabolitos, incluida la niacina.

“La principal conclusión no es que debemos suprimir toda la ingesta de niacina, ya que no es un planteo realista”, aclaró Hazen. “Al considerar estos hallazgos, podría estar justificado un debate sobre si se debe seguir obligando a enriquecer la harina y los cereales con niacina”, añadió.

El experto señaló que también se ha popularizado el uso de suplementos de venta libre elaborados con distintas formas de niacina por sus presuntos fines antienvejecimiento.

Recomendó que los pacientes deben consultar a sus médicos antes de tomar suplementos sin receta y centrarse en una dieta rica en frutas y verduras. Se debe evitar el exceso de carbohidratos.

Recomendaron hacer una consulta médica antes de consumir suplementos con niacina (Imagen Ilustrativa Infobae)
Recomendaron hacer una consulta médica antes de consumir suplementos con niacina (Imagen Ilustrativa Infobae)

Los nuevos hallazgos también podrían ayudar a explicar por qué la niacina ha dejado de ser un tratamiento de referencia para reducir el colesterol.

La niacina fue uno de los primeros tratamientos prescritos para reducir el colesterol LDL, llamado coloquialmente “colesterol malo”. Sin embargo, con el tiempo ese producto demostró ser menos eficaz que otros fármacos para reducir el colesterol y se asoció a otros efectos negativos y mayores tasas de mortalidad en investigaciones anteriores.

“Los efectos de la niacina siempre han sido algo paradójicos”, expresó Hazen. “A pesar de que la niacina reduce el colesterol, los beneficios clínicos siempre han sido menores de lo previsto en función del grado de reducción de LDL”, señaló.

Eso condujo a la idea de que el exceso de niacina causaba efectos adversos poco claros que contrarrestaban parcialmente los beneficios de la reducción de LDL.

Los investigadores postulan que los niveles altos de niacina podrían favorecer los procesos de inflamación en el organismo humano/Getty /Archivo
Los investigadores postulan que los niveles altos de niacina podrían favorecer los procesos de inflamación en el organismo humano/Getty /Archivo

“Creemos que nuestros hallazgos ayudan a explicar esta paradoja. Esto ilustra por qué investigar el riesgo cardiovascular residual es tan crítico; aprendemos mucho más de lo que nos proponemos encontrar”, resaltó.

Consultado por Infobae, el médico cardiólogo Daniel Piskorz, ex presidente de la Federación Argentina de Cardiología y coordinador del Consejo de Prevención Cardiovascular de la Sociedad Interamericana de Cardiología (SIAC), explicó: “La niacina es una vieja droga que se utilizaba muchos años atrás. No tanto para reducir los niveles de colesterol LDL, sino para los perfiles más metabólicos de las dislipemias aterogénicas, caracterizadas por triglicéridos elevados, colesterol HDL reducido, y colesterol LDL pequeño y denso elevado”.

Sin embargo -recordó Piskorz- “el fármaco tiene una alta frecuencia de efectos adversos, lo que sumado a su baja potencia para prevenir la aterosclerosis, prácticamente ha caído en desuso”.

Expertos consultados por Infobae consideran que el estudio realizado en los Estados Unidos solo sugiere una asociación entre el nivel de niacina y enfermedad cardiovascular. Se requiere más investigación para tomar decisiones/Archivo Getty
Expertos consultados por Infobae consideran que el estudio realizado en los Estados Unidos solo sugiere una asociación entre el nivel de niacina y enfermedad cardiovascular. Se requiere más investigación para tomar decisiones/Archivo Getty

Con respecto al nuevo estudio publicado en Nature Medicine, el experto argentino opinó que “se debe diferenciar lo que pueden ser marcadores de riesgo de los que son los factores de riesgo. Los marcadores primeros podrían tener una relación de causalidad con una afección. En cambio, los segundos, además de la causalidad, tienen evidencias de que la afección se puede revertir con el tratamiento. No cabe la menor duda que la inflamación es central a la fisiopatología de la aterosclerosis, de hecho, la aterosclerosis se considera una enfermedad inflamatoria”.

Para el doctor Piskorz, “la niacina podría ser un biomarcador de inflamación como tantos otros conocidos, y que de hecho han mostrado una mucho mayor correlación con eventos cardiovasculares”.

En tanto, el médico cardiólogo Juan Pablo Costabel, jefe de la Unidad Coronaria e Internación del Instituto Cardiovascular (ICBA), indicó en diálogo con Infobae: “La investigación científica ha encontrado que los procesos de inflamación de las placas ateroescleróticas pueden causas enfermedades cardiovasculares. Se busca explicar qué es lo que genera esos procesos de inflamación”.

Los autores del nuevo trabajo “han encontrado una asociación entre los niveles de niacina y los eventos cardiovasculares. Pero es promisorio desde el punto de vista de la investigación -sostuvo el doctor Costabel-. Aún hay que comprobar si hay una relación causal entre los niveles altos de niacina y el desarrollo de infartos y ACV. Debería estudiarse más. Si se encontrara una relación causal, se podría avanzar con la exploración terapéutica”.