La cirugía de cataratas podría reducir un 30% el riesgo de demencia, advierte un estudio

Una investigación que llevaron a cabo investigadores de la Universidad de Washington reveló que los adultos mayores que se someten a una extracción de cataratas para restaurar su visión tienen un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia

Los hallazgos refuerzan investigaciones anteriores que muestran que la pérdida de la visión, así como la pérdida de la audición, son factores de riesgo importantes para el deterioro cognitivo (Getty Images)
Los hallazgos refuerzan investigaciones anteriores que muestran que la pérdida de la visión, así como la pérdida de la audición, son factores de riesgo importantes para el deterioro cognitivo (Getty Images)

La cirugía para extirpar las cataratas, que hacen que el cristalino normalmente transparente del ojo se nuble, puede restaurar la visión casi instantáneamente. Ahora, una nueva investigación sugiere que puede tener otro beneficio: un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia.

Para el estudio publicado en la revista JAMA Internal Medicine, los científicos observaron a 3.038 hombres y mujeres con cataratas que tenían 65 años o más y no tenían demencia en el momento de su diagnóstico. De estos, 1.382 se operaron de cataratas y el resto no. Todos los sujetos fueron parte de un estudio de memoria que los siguió durante décadas.

Los investigadores encontraron que el riesgo general de demencia era un 29% más bajo en los que se sometieron a una cirugía de cataratas en comparación con los que no. En el estudio, los expertos también observaron la cirugía de glaucoma, otro tipo de operación ocular que no restaura la visión pero puede ayudar a prevenir la pérdida de la misma, pero no tuvo ningún efecto sobre el riesgo de demencia.

El trabajo se ajustó a la edad del primer diagnóstico de cataratas, así como a varios factores de riesgo de demencia, incluidos pocos años de educación, tabaquismo, índice de masa corporal alto e hipertensión. El único rasgo que tuvo un mayor impacto en el riesgo de demencia por la cirugía de cataratas fue no tener un gen llamado APOE-e4 que está relacionado con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer.

El trabajo se ajustó a la edad del primer diagnóstico de cataratas, así como a varios factores de riesgo de demencia, incluidos pocos años de educación, tabaquismo, índice de masa corporal alto e hipertensión (Getty Images)
El trabajo se ajustó a la edad del primer diagnóstico de cataratas, así como a varios factores de riesgo de demencia, incluidos pocos años de educación, tabaquismo, índice de masa corporal alto e hipertensión (Getty Images)

“Los autores fueron increíblemente cuidadosos en la forma en que abordaron los datos y consideraron otras variables”, sostuvo en diálogo con The New York Times el doctor Nathaniel A. Chin, profesor asistente de medicina en la Universidad de Wisconsin y director médico del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de Wisconsin, que no participó en el estudio. “Compararon la cirugía de cataratas con la cirugía que no mejora la visión (cirugía de glaucoma) y controlaron muchas variables de confusión importantes”, añadió.

“Nos sorprendió la magnitud del efecto”, dijo la autora principal de la investigación, la doctora Cecilia S. Lee, profesora asociada de oftalmología en la Universidad de Washington. Para el equipo de profesionales a cargo del trabajo, este es un estudio observacional que no prueba causa y efecto. Pero sugieren que puede ser el mejor tipo de evidencia posible, ya que un ensayo aleatorio en el que solo a algunas personas se les permita someterse a una cirugía de cataratas sería tanto práctica como éticamente imposible.

“La gente podría decir que aquellos que están lo suficientemente saludables como para someterse a una cirugía son más saludables en general y, por lo tanto, tienen menos probabilidades de desarrollar demencia en cualquier caso”, advirtió Lee. “Pero cuando no vemos una asociación en la cirugía de glaucoma, eso respalda la idea de que no se trata solo de una cirugía ocular, o de estar lo suficientemente sano como para someterse a una cirugía, sino que el efecto es específico de la cirugía de cataratas”.

“La corteza visual sufre cambios con la pérdida de la visión -escribieron en el artículo-, y la visión deficiente puede disminuir la entrada al cerebro, lo que lleva a la contracción del cerebro, también un factor de riesgo de demencia” (Getty Images)
“La corteza visual sufre cambios con la pérdida de la visión -escribieron en el artículo-, y la visión deficiente puede disminuir la entrada al cerebro, lo que lleva a la contracción del cerebro, también un factor de riesgo de demencia” (Getty Images)

Los hallazgos refuerzan investigaciones anteriores que muestran que la pérdida de la visión, así como la pérdida de la audición, son factores de riesgo importantes para el deterioro cognitivo. Las personas que tienen problemas para ver o escuchar, por ejemplo, pueden retirarse de actividades como el ejercicio, las interacciones sociales, la lectura o las actividades intelectuales, todas vinculadas a un menor riesgo de demencia.

Los investigadores también sugirieron un posible mecanismo fisiológico. La corteza visual sufre cambios con la pérdida de la visión -escribieron en el artículo-, y la visión deficiente puede disminuir la entrada al cerebro, lo que lleva a la contracción del cerebro, también un factor de riesgo de demencia”. Al menos un estudio anterior encontró un aumento en el volumen de materia gris del cerebro después de la cirugía de cataratas.

Si bien se desconoce el mecanismo exacto de los beneficios de la cirugía de cataratas, Lee dijo que no sorprende que algunos de los cambios que vemos en el ojo puedan reflejar procesos en el cerebro. “El ojo está muy fuertemente conectado con el cerebro. Este se desarrolla en el útero a partir del cerebro y comparte el mismo tejido neural. El ojo en desarrollo sale del cerebro anterior”, subrayó.

Por su parte, Chin aseveró que la pregunta más importante para él en el futuro es qué significa esto para los médicos y los pacientes. “Los médicos de las clínicas de atención primaria o los que tratan la memoria necesitan evaluar más el deterioro visual”, dijo, y agregó que “podemos hablar con las personas sobre las posibles mejoras en la salud del cerebro con la cirugía de cataratas, así como sobre la necesidad de abordar la visión a lo largo de la vida como un medio para proteger la cognición”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR