El riesgo de hospitalización con Ómicron es menor que con otras variantes

Así lo revelaron un estudio escocés y otro realizado en Sudáfrica. Las investigaciones señalan que la probabilidad de internación se redujo entre 66% y 80% con respecto a otras mutaciones de SARS-CoV-2

Guardar

Nuevo

"De manera convincente, nuestros datos en conjunto realmente sugieren una historia positiva de una gravedad reducida de Ómicron en comparación con otras variantes" (Efe)
"De manera convincente, nuestros datos en conjunto realmente sugieren una historia positiva de una gravedad reducida de Ómicron en comparación con otras variantes" (Efe)

Desde el surgimiento de la nueva variante del SARS-CoV-2, las mujeres y hombres de ciencia pusieron -una vez más- todo su esfuerzo en analizar si se trataba de una mutación que se propagara con más facilidad, cuál era la respuesta de las vacunas disponibles, y fundamentalmente si causaba cuadros más graves de la enfermedad.

En ese sentido, dos recientes estudios coincidieron en concluir que el riesgo de hospitalización en pacientes infectados con Ómicron es mucho menor que con el resto de las variantes.

Uno de los trabajos, realizado por expertos de la Universidad de Edimburgo y Strathclyde, en Escocia, concluyó que “los primeros datos nacionales sugieren que Ómicron se asocia con una reducción de dos tercios en el riesgo de hospitalización por COVID-19 en comparación con Delta”. El estudio agregó que una tercera dosis de refuerzo de cualquiera de las vacunas autorizadas de emergencia disponibles ofrece una protección adicional sustancial contra el riesgo de COVID-19 sintomático de la infección por Ómicron.

La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, opinó que los primeros datos del trabajo eran alentadores, pero aun así redobló su advertencia de que la variante Ómicron aún representa un riesgo para la economía y el sistema de atención médica si suficientes personas lo detectan de una vez.

El estudio escocés surge de otro trabajo reciente realizado en Sudáfrica, que sugiere una reducción de los riesgos de hospitalización y enfermedad grave en las personas infectadas con la variante del coronavirus Ómicron en comparación con Delta.

Y si bien los autores aseguran que parte de eso probablemente se deba a la alta inmunidad de la población, las preguntas sobre la virulencia de Ómicron están en el centro del debate científico y político en muchos países, mientras los gobiernos lidian con cómo responder a la propagación de la variante al tiempo que los investigadores se apresuran a comprenderla.

"De manera convincente, nuestros datos en conjunto realmente sugieren una historia positiva de una gravedad reducida de Ómicron en comparación con otras variantes"
"De manera convincente, nuestros datos en conjunto realmente sugieren una historia positiva de una gravedad reducida de Ómicron en comparación con otras variantes"

El estudio, que todavía no fue revisado por pares, encontró que las personas diagnosticadas con Ómicron en Sudáfrica tenían un 80% menos de probabilidades de ser hospitalizadas que aquellas diagnosticadas con otra variante en el mismo período.

Entre los pacientes admitidos en el período analizado, los que se habían contagiado con la variante Ómicron tenían una probabilidad similar de desarrollar una enfermedad grave que los infectados con otras mutaciones. Sin embargo, el estudio encontró que las personas que fueron hospitalizadas con la nueva variante tenían un 70% menos de probabilidades de desarrollar una enfermedad grave que las que ingresaron con Delta entre abril y noviembre.

“De manera convincente, nuestros datos en conjunto realmente sugieren una historia positiva de una gravedad reducida de Ómicron en comparación con otras variantes”, dijo la profesora Cheryl Cohen del Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles (NICD), una de las autoras del estudio.

Dijo que esto se vio reforzado por los datos de vigilancia que muestran significativamente menos hospitalizaciones y muertes en la actual ola de infecciones impulsada por Ómicron en Sudáfrica que en olas anteriores, aunque el número de casos fue mucho mayor.

Cohen dijo que los hallazgos del estudio probablemente podrían generalizarse a otros países del África subsahariana que también tienen niveles muy altos de infección previa.

“Lo que no está claro es si el panorama será similar en países donde hay altos niveles de vacunación pero niveles muy bajos de infección previa”, dijo durante una conferencia de prensa por parte de un grupo de científicos del NICD.

Cuánto influye la inmunidad natural de la población

Otro estudio de la semana pasada decía que no había señales de que Ómicron fuera más leve que Delta, aunque los datos sobre hospitalizaciones siguen siendo muy limitados
Otro estudio de la semana pasada decía que no había señales de que Ómicron fuera más leve que Delta, aunque los datos sobre hospitalizaciones siguen siendo muy limitados

El estudio fue llevado a cabo por un grupo de científicos del NICD e instituciones importantes como la Universidad de Witwatersrand y la Universidad de KwaZulu-Natal.

Los autores incluyeron varias advertencias y aconsejaron no sacar conclusiones precipitadas sobre las características intrínsecas de Ómicron. “Es difícil desenredar la contribución relativa de los altos niveles de inmunidad de la población anterior frente a la virulencia intrínseca más baja a la menor gravedad de la enfermedad observada”, escribieron.

Se estima que entre el 60% y el 70% de las personas en Sudáfrica habían tenido una infección previa por COVID-19, según resaltó Cohen.

Paul Hunter es profesor de medicina de la Universidad británica de East Anglia, y describió el estudio sudafricano como importante y dijo que era el primer estudio realizado correctamente que aparece en forma preimpresa comparando la gravedad de Ómicron versus Delta.

Sin embargo, Hunter consideró que comparar los datos de Ómicron con los datos de Delta en períodos diferentes de tiempo, dificultaba el poder determinar si las tasas de hospitalización más bajas se debían a que Ómicron era menos virulento o al aumento de la inmunidad de la población.

“Hasta cierto punto, esto no le importa al paciente, que sólo se preocupa por no enfermarse gravemente. Pero es importante saberlo para permitir una mejor comprensión de las posibles presiones sobre los servicios de salud”, destacó el especialista.

Los resultados de un importante estudio del Imperial College de Londres publicado la semana pasada ya había mostrado que no había señales de que Ómicron fuera más leve que Delta, aunque los datos sobre hospitalizaciones siguen siendo muy limitados.

SEGUIR LEYENDO

Guardar

Nuevo