Tensión entre México y Ecuador: Noboa declaró persona no grata a la embajadora de López Obrador tras sus declaraciones

Esta crisis diplomática tiene lugar apenas meses después de que el ex vicepresidente Jorge Glas, condenado por corrupción, se refugiara en la Embajada mexicana en Quito y solicitara asilo político

Guardar

Nuevo

Las declaraciones de López Obrador que generaron el enojo de Ecuador

El Gobierno de Ecuador ha declarado este miércoles ‘persona non grata’ a la embajadora de México en Quito, Raquel Serur, en protesta por unas declaraciones del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, sobre las elecciones de 2023 y el asesinato del excandidato presidencial Fernando Villavicencio.

El Ministerio de Exteriores ecuatoriano ha indicado que esta decisión se enmarca “en el contexto de las recientes y muy desafortunadas declaraciones” de López Obrador, y recuerda que la medida se toma de conformidad con la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y en línea con el principio de “no intervención” en asuntos internos de otro país.

“Ecuador se encuentra aún viviendo en luto por ese lamentable hecho que causó conmoción en la sociedad ecuatoriana y atentó contra la democracia, paz y seguridad. El país continúa enfrentando al crimen organizado transnacional, que amenaza al Estado, sus instituciones democráticas y su población”, agrega el comunicado difundido.

Noboa rechazó los dichos de López Obrador (EFE)
Noboa rechazó los dichos de López Obrador (EFE)

En este sentido, la cartera diplomática ha reiterado su “firme compromiso de velar de forma permanente por el respeto a la dignidad y soberanía del Estado ecuatoriano y al principio fundamental de no intervención en los asuntos internos de otros estados”.

Ahora, la diplomática cuenta con un breve plazo, no especificado, para abandonar el país aunque desde la Cancillería señalaron que ello “no significa romper las relaciones diplomáticas” entre los países.

Raquel Serur deberá abandonar Quito a la brevedad
Raquel Serur deberá abandonar Quito a la brevedad

Las declaraciones que generaron el enojo de Ecuador datan de la víspera, cuando el mandatario mexicano se refirió al asesinato de Villavicencio y a la ex secretaria de Administración Pública y líder de Revolución Ciudadana, Luisa González, implicando una conexión entre las consecuencias de este acto y el triunfo de Noboa.

“De manera muy extraña... hubo elecciones en Ecuador, iba la candidata de las fuerzas progresistas como diez puntos arriba, diez puntos (...) Entonces, un candidato que habla mal de la candidata que va arriba, de repente es asesinado, la candidata que iba arriba se cae y el que iba segundo sube. Pero la candidata que queda después de este asesinato como sospechosa sigue haciendo campaña en circunstancias, considero, muy difíciles porque, imagínense a todos los medios... pero ella sigue y sigue y sigue”, comentó, sugiriendo que los hechos perjudicaron a González.

Días antes del crimen, el pasado 9 agosto, Villavicencio había publicado un video en sus redes sociales en el que hablaba directamente a González, considerada su principal rival por ser la candidata del correísmo para aquellas elecciones. En el fragmento, grabado durante un mitin en Chone, el anticorreista le decía: “Aquí estoy doña Luisa González... A mí me han dicho que use chaleco (antibalas). Aquí estoy con la camisa sudada... Ustedes son mi chaleco anti balas”.

Fernando Villavicencio se dirigió a Luisa González días antes de su crimen y enfrentó las amenazas sobre su persona (Instagram:@fernandovillavicencioec)

Poco menos de un día después, se produjo el incidente que acabó con su muerte, ante lo que la aspirante a la presidencia aseguró estar indignada: “Con indignación recibo la terrible noticia del atentado que produjo el fallecimiento de Fernando Villavicencio, esto nos enluta a todos, mi abrazo solidario a toda su familia y coidearios. ¡Este acto no quedará en la impunidad!”.

Esta crisis diplomática entre los dos países tiene lugar apenas meses después de que el ex vicepresidente Jorge Glas, condenado por corrupción, se refugiara en la Embajada de México en Quito y solicitara asilo político. A principios de marzo, México no autorizó el ingreso de la Policía en la sede diplomática para detener al que fuera ‘número dos’ de Rafael Correa.

(Con información de Europa Press)

Guardar

Nuevo