El régimen de Daniel Ortega realiza una nueva farsa electoral prohibiendo al principal partido indígena

Este domingo se realizan los comicios regionales en el Caribe Norte y Sur del país donde es mayoritaria la población de la etnia miskita. Pero la principal fuerza política fue inhabilitada hace cinco meses

Compartir
Compartir articulo
Acompañado de cuatro partidos que la oposición nicaragüense tilda de "colaboracionistas" el régimen de Daniel Ortega realiza elecciones regionales sin permitir competencia. (Foto 19 Digital)
Acompañado de cuatro partidos que la oposición nicaragüense tilda de "colaboracionistas" el régimen de Daniel Ortega realiza elecciones regionales sin permitir competencia. (Foto 19 Digital)

Daniel Ortega la vuelve a hacer. Este domingo se celebran en Nicaragua elecciones regionales en el Caribe Norte y Sur para elegir a los 90 miembros de los Consejos Regionales Autónomos y sus suplentes.

A la víspera, sin embargo, el régimen nicaragüense canceló al principal partido regional y encarceló a sus dos más importantes dirigentes tras una acusación de traición a la patria, mientras otros líderes han decidido esconderse o huir del país por temor a ser apresados.

En 2021, el régimen de Ortega encarceló a siete potenciales candidatos opositores y canceló a los tres principales partidos de oposición para llegar sin competencia a las elecciones generales de noviembre de ese año, en las que se reeligió por tercera vez consecutiva.

“Aquí estamos entregando este proceso, como se lo hemos entregado desde el inicio a todo el pueblo caribeño, en paz, en tranquilidad, garantizando este proceso de democracia, este proceso que es nuestro, este proceso soberano”, expresó Brenda Rocha, presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE) y militante sandinista, al momento de entregar el material que se usará en los comicios.

Tanto el CSE como los medios afines al régimen han denominado a este proceso regional como “Elecciones Victoriosas Caribe 2024″.

“Ahora cada uno de los ciudadanos y ciudadanas de la Costa Caribe tenemos el derecho de elegir y ser electos. Y parte de esos procesos es que somos partícipes de las elecciones generales, ya sea eligiendo o siendo propuestas de candidatos y candidatas, para presidente y vicepresidente, para diputados y diputadas de la Asamblea Nacional, y precisamente los diputados y diputadas que son de las Regiones Autónomas pasan a ser parte de ese Consejo Regional que vamos a elegir este 3 de marzo”, añadió Rocha.

Al centro, la presidente del Consejo Supremo Electoral, Brenda Rocha, acompañada de los altos mandos de la Policía y el Ejército. (Foto 19 Digital)
Al centro, la presidente del Consejo Supremo Electoral, Brenda Rocha, acompañada de los altos mandos de la Policía y el Ejército. (Foto 19 Digital)

Críticos y opositores han señalado que los comicios de este domingo son “otra farsa electoral”, en donde el oficialista partido Frente Sandinista (FSLN) se hace acompañar de cuatro partidos más sin intención alguna de disputarle el poder y que, incluso, llenan sus listas de candidatos con militantes “prestados” al partido de gobierno.

El organismo independiente de observación electoral Urnas Abiertas, afirma que en sus diagnósticos del proceso “la denuncia que más se repitió fue el alto porcentaje de militantes del FSLN que están corriendo por todos los otros partidos colaboracionistas, siendo APRE el partido que más fue señalado por esta situación”.

Junto con el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que se presenta como una alianza, aparecerán en la boleta electoral el Partido Liberal Constitucionalista (PLC); el Partido Alianza Liberal Nicaragüense (ALN); el Partido Alianza por la República (APRE); y el Partido Liberal Independiente (PLI), que también se presenta como alianza.

Estos partidos han sido calificados por la oposición nicaragüense como “zancudos”, un término que se usa en la política de Nicaragua para designar a los “colaboracionistas”, en tanto simulan ser oposición para “chupar” dinero del presupuesto público.

“Cuatro partidos o alianzas acompañan al FSLN en el simulacro electoral del Caribe. Acompañamiento que no es gratuito pues reciben una gratificación con fondos del Estado (de la gente que paga impuestos) por simular una competencia electoral que no existe”, editorializó el diario La Prensa.

Un informe del organismo Transparencia Electoral (TE) concluyó asimismo que el proceso electoral “está viciado y al servicio del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que controla totalmente al Consejo Supremo Electoral”.

Brooklyn Rivera, de camisa blanca, principal líder indígena continua en situación de "desaparecido" tras su detención el 29 de septiembre de 2023. Su partido, Yatama, fue cancelado. (Foto cortesía)
Brooklyn Rivera, de camisa blanca, principal líder indígena continua en situación de "desaparecido" tras su detención el 29 de septiembre de 2023. Su partido, Yatama, fue cancelado. (Foto cortesía)

El partido indígena Yatama (Yapti Tasba Masraka Nanih Asla Takanka o Hijos de la Madre Tierra, en lengua miskita), era la organización política regional más fuerte en el Caribe nicaragüense pero fue despojado de su personería jurídica bajo acusaciones de incitar “a la injerencia extranjera en los asuntos internos” y haber “actuado en flagrante violación a la Ley 1055, Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, la Soberanía y la Autodeterminación de la Paz”, según la argumentación del Consejo Supremo Electoral.

La cancelación de Yatama se ejecutó pocos días después de la detención del principal líder de esa organización, y hasta entonces diputado, Brooklyn Rivera, a quien inicialmente se le negó la entrada a Nicaragua tras participar en el Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas, celebrado en Nueva York entre el 18 y 28 abril del año pasado.

Durante su intervención en el foro, Rivera denunció la invasión de colonos en territorios indígenas en Nicaragua, sin que las autoridades nacionales protejan los derechos de los dueños legítimos de esas tierras.

Imposibilitado de entrar por aduana, Rivera ingresó a Nicaragua subrepticiamente en mayo de 2023 por la Mosquitia, territorio indígena fronterizo con Honduras.

“Yo tuve que buscar otras opciones de cómo regresar al país, porque yo tengo responsabilidades de liderazgo, con el pueblo, con la organización Yatama, y también mi trabajo en la asamblea legislativa, tengo a mi familia”, explicó Rivera a través de un video difundido por redes sociales.

Durante tres meses vivió escondido, alternando casas de seguridad para protegerse de una eventual captura, pero el 29 de septiembre, alrededor de las 8:30 de la mañana fue detenido mientras estaba en su vivienda, en la ciudad de Bilwi.

Poco después de la captura de Rivera, quien permanece en calidad de “desaparecido” porque no ha sido presentado ante la justicia ni se ha permitido acercamiento con sus abogados y familiares, también fue detenida su suplente legislativa, Nancy Elizabeth Henríquez James.

Ambos diputados fueron despojados de su condición “por inasistencia” y reemplazados por personas afines al régimen. A principios de octubre, Yatama fue cancelado, en una operación que reedita los acontecimientos de 2021, cuando Ortega eliminó la competencia para las elecciones generales de noviembre de ese año.

“Se avecina una nueva farsa electoral”, señala Eliseo Núñez, miembro del Consejo Político de la opositora Concertación Democrática Nicaragüense. “Ahora le toca a la costa Caribe, amparados en una ley de autonomía que nunca ha querido cumplir el régimen de Ortega. Una ley de autonomía que lo único que ha servido es para lograr que Ortega se aproveche de los recursos naturales de los nicaragüenses que viven en la costa Caribe y que no han sido integrados por ningún gobierno, mucho menos por el Gobierno de Ortega”.

“Los comunitarios, la gente de la costa Caribe está muriendo a manos de los colonos, está siendo asesinada, sus recursos están siendo extraídos y viene Ortega ahora con una farsa electoral a imponer su partido para poder con esto, no solamente seguir extrayendo recursos, sino que quiere ir a la comunidad internacional a estirar la mano y pedir en nombre de esos comunitarios que él permite que sean asesinados. Los líderes misquitos están hoy presos huyendo o muertos”, agregó Núñez.