Pese a la crisis, el régimen cubano puso en marcha los aumentos en los combustibles y los servicios básicos

El ministro de Finanzas y Precios del régimen cubano argumentó que los ajustes están encaminados a “rectificar un grupo de distorsiones que están presentes en la economía”

Compartir
Compartir articulo
Fotografía de una gasolinera vacía este viernes en La Habana (EFE/ Yander Zamora)
Fotografía de una gasolinera vacía este viernes en La Habana (EFE/ Yander Zamora)

Las autoridades del régimen cubano comenzaron este viernes a aplicar un plan de incrementos en los precios de la gasolina de un 400% así como de otros servicios básicos, un ajuste que generó comentarios negativos en la población en medio de un escenario de crisis económica.

Los ajustes están encaminados a “rectificar un grupo de distorsiones que están presentes en la economía”, dijo esta semana el ministro de Finanzas y Precios, Vladimir Regueiro Ale. “Estamos hablando de la actualización de los precios minoristas de los combustibles… somos conscientes de la repercusión que tienen”.

Un recorrido de la agencia AP por varias gasolineras de la capital en la mañana mostró algunas filas, aunque menos que en los días anteriores, y algunas que no despachaban mientras actualizaban los precios.

En algunas estaciones de servicio había anuncios con los diferentes precios tanto en pesos cubanos (CUP) como en dólares —al cambio de 120 por unidad—, pues también se abrieron varias gasolineras habilitadas para cobrar en dólares mediante tarjetas de crédito internacionales y prepagadas de instituciones y bancos cubanos.

“Para el pueblo no es el momento” de aplicar un ajuste, dijo a AP la jubilada de 62 años Lourdes González. “Ahora mismo la gente está con problemas y situaciones económicas fuertes”, agregó.

Conductores hicieron fila para comprar combustible en una gasolinera en La Habana  (REUTERS/Norlys Perez)
Conductores hicieron fila para comprar combustible en una gasolinera en La Habana (REUTERS/Norlys Perez)

La gasolina premium pasó de 30 a 156 pesos cubanos. Igual comportamiento tuvieron los combustibles de diferentes tipos como el diésel y la gasolina de menor calidad, llamada en Cuba “regular”, que pasó de 25 a 132 pesos cubanos.

El precio difiere según la tasa de cambio que se utilice: la de 24 pesos –el cambio oficial— o la de 120 pesos –tasa que el Estado ofrece a los particulares cuando entregan efectivo—.

También se incrementaron el precio de la tarifa eléctrica para los grandes consumidores y algunos boletos de transporte para la media y larga distancia tanto de autobuses como trenes. En tanto, se ha pospuesto el aumento del balón de gas con el que muchas familias cocinan.

Las autoridades indicaron que los ajustes son necesarios debido a la suba mundial del precio de los combustibles y las dificultades para conseguirlo.

“Hay que tener una bola de cristal para saber qué va a pasar”, comentó Alexander Avilés, un desempleado de 59 años. “La crisis es total y estamos tratando de sobrevivir”.

Varias personas caminan bajo el cartel que anuncia la existencia de una tienda de comestibles privada en La Habana, Cuba (AP Foto/Ramón Espinosa)
Varias personas caminan bajo el cartel que anuncia la existencia de una tienda de comestibles privada en La Habana, Cuba (AP Foto/Ramón Espinosa)

El ajuste de precios se produce en momentos de una severa crisis económica. En diciembre se informó que el Producto Interno Bruto del país se contrajo entre un 1% y 2% y la inflación alcanzó un 30% anual, sin que los sueldos lograran mejorar su poder adquisitivo.

El 70% de la fuerza laboral se desempeña en el sector estatal, con salarios que no se han ajustado en mucho tiempo. Un médico o un maestro ganan unos 7.000 pesos cubanos mensuales y un paquete de pollo puede costar unos 3.500 pesos cubanos en las tiendas privadas a las cuales acuden para complementar la libreta de abastecimiento que le corresponde a cada cubano con productos básicos.

(Con información de AP)