Crisis en Cuba: tras las demoras, el régimen confirmó que esta semana aumentarán el combustible, el agua y la electricidad

El aumento de la gasolina y otros servicios ha causado gran preocupación entre la población, que espera una escalada de precios en el país

Compartir
Compartir articulo
Largas filas para repostar combustible en La Habana, Cuba, el 31 de enero de 2024 (REUTERS/Yander Zamora)
Largas filas para repostar combustible en La Habana, Cuba, el 31 de enero de 2024 (REUTERS/Yander Zamora)

El régimen de Cuba anunció este miércoles por sorpresa que aplicará desde este viernes el alza masiva de los precios minoristas de los combustibles, de más de un 400%, que iba a entrar en vigor el 1 de febrero pero fue pospuesto.

La medida forma parte de un plan de ajuste -que incluye fuertes subidas en las tarifas del agua, la electricidad y el transporte interprovincial- con el que el régimen pretende reactivar la economía nacional, sumida en una profunda crisis desde hace tres años, y reducir el abultado déficit público.

Según informaron medios oficiales, el anuncio se realizó en una conferencia de prensa en la que participaron dos ministros y a la que no fueron invitados los medios internacionales acreditados en la isla.

Una vez puesta en marcha la subida, la gasolina regular pasará de los 25 pesos (CUP) actuales a 132 (de 0,21 dólares a 1,1, al cambio oficial para personas físicas).

Esto quiere decir que un cubano deberá pagar 5.280 CUP (44 dólares) para llenar un tanque de 40 litros, cuando el salario promedio estatal apenas supera los 4.200 CUP (35 dólares, al cambio oficial, pero 14,5 en el extendido mercado informal).

El aumento de la gasolina ha causado gran preocupación entre la población, que espera una escalada de precios en el país. En enero se registraron aglomeraciones y largas colas en las estaciones de gasolina, antes de que el régimen pospusiera su entrada en vigor alegando “un incidente de ciberseguridad en los sistemas informáticos”.

Un grupo de cubanos esperando el transporte público en La Habana el 2 de octubre de 2019 (REUTERS/Alexandre Meneghini)
Un grupo de cubanos esperando el transporte público en La Habana el 2 de octubre de 2019 (REUTERS/Alexandre Meneghini)

En la conferencia de prensa se informó igualmente de que este 1 de marzo entrarán asimismo en vigor las subidas en las tarifas del agua y la electricidad que, a raíz de la suspensión del alza de los combustibles, fueron de igual forma congeladas “hasta nuevo aviso”.

El también anunciado incremento del transporte interprovincial (de hasta un 600%) no se va a aplicar por el momento, como tampoco el aumento del 25% de la balita (cilindro) de gas licuado. El incremento a precios mayoristas del combustible, que deberían duplicarse para el transporte público y privado, fue pospuesto, pero se ha dispuesto que los turistas extranjeros paguen la gasolina en divisas.

En esa comparecencia, el ministro de Finanzas y Precios, Vladimir Regueiro Ale, aseguró que el Ejecutivo es “consciente” de que la medida tiene “un impacto inflacionario”, ya que el combustible “es un producto transversal a toda la economía”, según la web oficial Cubadebate.

El ministro agregó que el régimen cubano ha adoptado un “grupo de decisiones” que “atenúan” el “impacto” inflacionario de esta medida, en referencia posiblemente a la decisión de no aplicar las subidas previstas a los mayoristas.

El régimen cubano había asegurado previamente que estas medidas sólo se aplicarían cuando las condiciones estuviesen dadas y que se apoyaría a los colectivos vulnerables, aunque por el momento no se ha indicado públicamente quiénes son estos grupos de población ni cómo van a ser ayudados.

Regueiro agregó que los precios actuales de los combustibles “no reconocen los costos reales en los que incurre el país” al adquirirlo en el exterior: “Eran precios desactualizados y generaban subsidios por el Presupuesto del Estado”.

Cuba afronta una crisis crónica de combustibles, agravada en abril de 2023. El líder del régimen, Miguel Díaz-Canel, la atribuyó al incumplimiento de compromisos de los países que suministran crudo a la isla porque enfrentan “una situación energética compleja”. Venezuela es el principal proveedor de crudo de Cuba, mientras que México y Rusia contribuyen desde el año pasado a atenuar el severo déficit de la isla.

Una calle en el centro de La Habana el 21 de noviembre de 2023 (REUTERS/Alexandre Meneghini)
Una calle en el centro de La Habana el 21 de noviembre de 2023 (REUTERS/Alexandre Meneghini)

El régimen cubano anunció por sorpresa en diciembre pasado un gran plan de ajuste con el objetivo de “corregir distorsiones” que ha generado una gran controversia en el país por las difícil situación en que viven la gran mayoría de cubanos.

Además de estas subidas, el plan contemplaba una nueva devaluación del peso, todavía en fase de estudio, y el fin progresivo de los subsidios universales a productos para dar paso a un sistema de ayudas a las personas necesitadas.

La isla cerró 2023 con una contracción del producto interior bruto (PIB) de entre el 1 y el 2% (con lo que aún sigue por debajo del nivel de 2019) y avanzó que el déficit público este año se situará en el 18,5%, por quinto año consecutivo en unas abultadas cifras rojas.

Las dificultades económicas crónicas de Cuba han degenerado desde hace tres años en una grave crisis por la pandemia, el endurecimiento de las sanciones estadounidenses y decisiones en la política macroeconómica, comercial y monetaria nacional.

(Con información de AFP y EFE)