Ex director de Inteligencia del ejército chileno: “El secuestro de Ojeda Moreno fue realizado por una unidad con alta preparación”

El general (R) Guillermo Paiva aseguró que la operación fue “un plan perfecto” y advirtió que “en Chile no hay un sistema de Inteligencia que funcione de manera conjunta”.

Compartir
Compartir articulo
A un semana de su secuestro aún se desconoce el paradero del exmilitar venezolano.
A un semana de su secuestro aún se desconoce el paradero del exmilitar venezolano.

(Desde Santiago, Chile) A una semana del rapto del exteniente coronel venezolano Ronald Ojeda Moreno (32), ocurrido la madrugada del miércoles 21 de este mes en su domicilio en Santiago por cuatro sujetos armados caracterizados como detectives de la Policía de Investigaciones (PDI), son más dudas que certezas las que aquejan a las policías y al propio Gobierno de Gabriel Boric.

Al día de hoy no se sabe si el exmilitar está vivo, si fue ajusticiado, o si fue llevado a Venezuela. Y aunque el Gobierno ha dicho que todas las hipótesis se mantienen abiertas, lo cierto es que son tres las teorías que maneja el Fiscal Regional Sur, Héctor Barros, a cargo de la investigación: una posible operación de la temida Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) venezolana, un autosecuestro o un ajuste de cuentas por parte del crimen organizado, posiblemente el Tren de Aragua.

Lo único cierto hasta ahora es el profesionalismo con el que Ojeda Moreno fue abducido, en una extracción limpia al más puro estilo de la guerra fría, dejando en claro que hubo una planificación exhaustiva por parte de los delincuentes.

En eso coincide el exdirector de Inteligencia del Ejército general (R) Guillermo Paiva, quien en entrevista exclusiva con el diario La Tercera, advirtió que “esto no fue al azar, ni lo realizó gente inexperta. Esto fue calculado”.

-¿Cuál es la particularidad de este caso, cree usted?

Viendo las imágenes se puede detectar que quienes hicieron este trabajo pertenecen a un unidad especializada, porque vestían y se movían de una manera particular. Estaban caracterizados con un tipo de pantalón, portaban arietes para abrir la puerta, botas de determinado color, todo se ve calculado. El secuestro del teniente (R) Ojeda fue realizado por una unidad especializada con altos grados de preparación.

-¿Preparación de qué tipo?

Especial, con conocimiento de cómo se ejecutan este tipo de secuestros, que no son como comúnmente se ven. Esto es distinto. Por ejemplo, el tiempo y espacio en que lo ejecutan: cuando salen del ascensor de inmediato giran con seguridad, no dudan, se nota que hubo una investigación previa. Sabían, además, que la víctima estaría ahí. No fue un golpe fallido.

-Se ve que lo sacan con las manos por delante...

Sí, pero va amarrado, está inmovilizado. Está completamente reducido, además, con un abrazo por sobre el cuello, además de las amarras. Otro elemento que da cuenta de una preparación es que lo sacan prácticamente desnudo, no permiten que se vista, ni que se ponga nada en los pies. Eso hace, además, que en caso de que quiera escaparse sea más difícil para él.

Paiva fue nombrado en 2017 Director de Inteligencia y en 2021, designado como jefe del Estado Mayor Conjunto.
Paiva fue nombrado en 2017 Director de Inteligencia y en 2021, designado como jefe del Estado Mayor Conjunto.

-¿Y el equipamiento que usan?

Vi que van con un arma de puño, pero además con chalecos y cascos blindados. El tipo de bota también es especial, no son botas comunes. Son tipo policial o militar. Lo otro que llama la atención es que usan la cantidad de gente exacta: cuatro. Uno menos, es difícil, uno más, es un exceso. Más de cuatro no se necesitan. Lo que podría ser un error es el escape en un auto que después no queman, ni eliminan, pero ahí hay otro acierto: según lo que se ha conocido en los medios de prensa, aún no hay grabaciones. No hay imágenes de cuando dejan el auto, lo que también revela que no lo dejaron botado de manera improvisada. Eso también se pensó. Sin duda esto lo hace una unidad preparada y equipada.

-¿Por qué la inteligencia, militar, policial, o de la ANI, no puede prevenir que esto ocurra?

Mire, no fue posible tener información antes del estallido social, menos ocurrirá ahora, tomando en cuenta la cantidad de extranjeros que hay en Chile. Es muy difícil que una agencia pueda estar en alerta, a menos que haya existido un aviso previo para practicar algún tipo de vigilancia, pero de lo contrario es muy complejo.

-Pareciera que siempre la contingencia apunta a mejorar la inteligencia, pero no mejora, ¿por qué ocurre eso?

Si, pero esto sirve de experiencia, porque ahora, creo yo, se deberían estar tomando las prevenciones correspondientes con los militares venezolanos que están en Chile. Ellos deben ser protegidos por parte del Estado de Chile, deben tener una protección, porque este caso nos da cuenta que hay gente acá que está dispuesta a llevar a cabo una delito de este tipo. Ya pasó una vez, y no sabemos por qué, entonces, no puede volver a ocurrir.

-¿Pero por qué el sistema de inteligencia no mejora?

Es que en Chile no hay un sistema de inteligencia conjunto. Posestallido social se intentó hacer algo, pero no prosperó. Hay un problema en las confianzas dentro de los servicios de inteligencia. Todos funcionan de manera aislada. Las FF.AA., por ejemplo, son excelentes en su ámbito, que tiene que ver con la seguridad nacional, pero yo desconozco cómo funciona la inteligencia policial. No podría decir si funcionan bien o mal.

-¿Los servicios de inteligencias de las FF.AA. deben colaborar en este caso?

Si está comprometida la seguridad nacional, sí, pero si estamos en presencia de una operación planificada del crimen organizado, no. Eso les compete únicamente a las policías.