Prisoners Defenders denunció ante la ONU el caso de la presa política que es obligada por la dictadura de Cuba a abortar contra su voluntad

Lisdany Rodríguez Isaac cursa casi 11 semanas de embarazo en el penal de mujeres Guamajal. “La tienen hasta 12 horas sin comida, provocando que su situación lleve a un aborto provocado”, indicó la ONG

Compartir
Compartir articulo
Las hermanas Lisdiany y Lisdany Rodríguez Isaac, ambas presas políticas
Las hermanas Lisdiany y Lisdany Rodríguez Isaac, ambas presas políticas

La ONG Prisoners Defenders denunció ante las Naciones Unidas las coacciones de la dictadura cubana para obligar a la presa política Lisdany Rodríguez Isaac a abortar su embarazo forzosamente.

El caso de la joven de 25 años se conoció hace un mes.

Rodríguez Isaac, quien está cumpliendo una sentencia de ocho años por protestar en las masivas manifestaciones del 11 de julio de 2021 —-más conocidas como 11J—, cursa un embarazo de casi once semanas en pésimas condiciones de salubridad en el penal de mujeres Guamajal, ubicado en la provincia de Santa Clara.

“Lisdany tiene malestares, muchos vómitos, y le niegan la atención médica y los medicamentos en todo este trance. Más aún, la tienen hasta 12 horas sin comida, provocando que su situación lleve a un aborto provocado en la cárcel de Guamajal en Cuba”, denunció Prisoners Defenders.

En diálogo con Infobae en enero pasado, su madre, Barbarita Isaac Rojas, indicó: “Quieren que mi hija aborte pero ella no quiere porque siempre ha esperado tener un bebé. No imaginaba el momento en que vino a ocurrir pero ellos (su hija y su pareja, también preso político) lo quieren tener”.

La dictadura de Cuba fuerza a una presa política a abortar contra su voluntad

Luego denunció que el contexto en el que se encuentra Lisdany en la prisión es muy preocupante. “La situación ahí es pésima porque no hay alimentos ni medicinas. Ella se siente mal y no hay ni que comer”, detalló; al tiempo que pidió: “Quiero que la ayuden y la apoyen”.

En noviembre pasado, las Naciones Unidas denunciaron su detención arbitraria y persecución religiosa. Lisdiany, hermana de Lisdany, también esta privada de su libertad.

Naciones Unidas ha defendido su causa en la carta acusatoria enviada por cuatro relatores especiales y el grupo de trabajo para la detención arbitraria. La carta se llamaba AL CUB 2023″, recordó el Javier Larrondo, presidente de Prisoners Defenders.

Y continuó: “Lisdany y su esposo, tras años esperando tener un hijo, mantuvieron un encuentro en el pabellón y, para sorpresa de ambos, ella quedó embarazada de un hijo muy deseado. Se encuentra de casi siete semanas de gestación. Oficiales de la Seguridad del Estado de la prisión Guamajal la quieren obligar a abortar, no recibe atención médica alguna, la tienen sin alimentos ni medicinas y la coaccionan para que aborte este bebé deseado de la pareja”.