Persecución en Nicaragua: el obispo Rolando Álvarez pasa su primer cumpleaños en prisión

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, dijo que “la situación que vive monseñor Rolando es un ícono de lo que vive nuestro país”. El religioso fue condenado por la dictadura de Ortega a más de 26 años por traición a la patria

Compartir
Compartir articulo
Rolando Alvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa, fue condenado por el régimen de Daniel Ortega a más de 26 años de prisión por traición a la patria (REUTERS/Maynor Valenzuela)
Rolando Alvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa, fue condenado por el régimen de Daniel Ortega a más de 26 años de prisión por traición a la patria (REUTERS/Maynor Valenzuela)

El obispo nicaragüense Rolando Álvarez, condenado en febrero pasado por el régimen de Daniel Ortega a más de 26 años por traición a la patria tras negarse a abandonar Nicaragua, cumplió este lunes 57 años de edad, el primero en prisión y el segundo privado de libertad, denunciaron diversos sectores, que demandaron su liberación inmediata.

En ocasión de su cumpleaños fue galardonado con el premio “Carisma” por parte de la Conferencia Española de Religiosos, informó el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, muy crítico con la dictadura de Ortega, a través de un video divulgado en su cuenta de la red social X (antes Twitter).

Báez, a quien el papa Francisco ordenó dejar Nicaragua en 2019 por motivos de seguridad, recibió el premio en nombre del obispo Álvarez, el cual dijo es un “honor y privilegio”.

En su discurso, el religioso indicó que Álvarez “se encuentra injustamente encarcelado, condenado a más de 26 años de prisión, simplemente por proclamar la justicia y la verdad en nombre del evangelio, por defender los derechos y la dignidad de las personas, por caminar al lado de los más pobres”.

“La situación que vive monseñor Rolando es un ícono de lo que vive nuestro país. El régimen brutal que domina Nicaragua desde hace algunos años como una feroz dictadura ha convertido a la nación en una gran prisión”, señaló.

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, dijo que la situación que vive monseñor Rolando Álvarez "es un ícono de lo que vive nuestro país" (REUTERS/Oswaldo Rivas)
El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, dijo que la situación que vive monseñor Rolando Álvarez "es un ícono de lo que vive nuestro país" (REUTERS/Oswaldo Rivas)

A juicio de Báez, Álvarez “es un ícono de lo que vive todo el pueblo” y a su vez, con “su continuo testimonio de Jesucristo, es para nosotros un faro de luz y esperanza”.

El obispo auxiliar de Managua pidió mantener a Nicaragua y al obispo Álvarez “en la oración por su pronta liberación incondicional e inmediata y por un futuro de paz, de justicia y de libertad para nuestro pueblo”.

Monseñor Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la diócesis de Estelí, ambas en el norte de Nicaragua, fue condenado en febrero pasado a 26 años y 4 meses de prisión por delitos considerados traición a la patria.

El alto jerarca tuvo un papel destacado en la mediación que ejerció la Conferencia Episcopal de Nicaragua durante el fallido proceso de diálogo tras las masivas protestas ocurridas en abril de 2018.

Posteriormente, en agosto de 2022, fue arrestado por la Policía Nacional, que lo envió a su casa, acusado de “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional y propagación de noticias falsas”.

El 9 de febrero de 2023 fue enviado al Sistema Penitenciario Nacional, la prisión de máxima seguridad de Nicaragua conocida como “La Modelo”, tras negarse a subir a un avión que lo iba a llevar, junto con otros 222 excarcelados políticos nicaragüenses, a Estados Unidos.

La negativa del obispo provocó la indignación de Ortega, que lo calificó de “soberbio”, “desquiciado” y “energúmeno”.

El dictador Daniel Ortega recrudeció la persecución contra la Iglesia Católica en Nicaragua (AP Foto/Alfredo Zúñiga)
El dictador Daniel Ortega recrudeció la persecución contra la Iglesia Católica en Nicaragua (AP Foto/Alfredo Zúñiga)

Un día después fue sentenciado a más de 26 años de prisión, despojado de su nacionalidad, y suspendidos sus derechos ciudadanos de por vida.

Álvarez es el primer obispo arrestado, acusado y condenado desde que Ortega retornó al poder en Nicaragua en 2007, tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985, y presidir por primera vez Nicaragua de 1985 a 1990.

Diversas organizaciones de oposición, como la Alianza Universitaria Nicaragüense, lanzaron campañas a través de X para demandar la liberación inmediata del jerarca.

Las relaciones del régimen de Ortega y la Iglesia católica viven momentos de gran tensión, marcadas por la expulsión y encarcelamiento de sacerdotes, la prohibición de actividades religiosas, y la suspensión de sus relaciones diplomáticas.

Ortega ha calificado como una “mafia” a la Iglesia. En tanto, el papa Francisco tachó como una “dictadura grosera” al mandatario sandinista.

“Con mucho respeto, no me queda otra que pensar en un desequilibrio de la persona que dirige (Ortega). Ahí tenemos un obispo preso, un hombre muy serio, muy capaz. Quiso dar su testimonio y no aceptó el exilio”, aseveró Francisco al portal Infobae en una entrevista del 10 de marzo pasado.

(Con información de EFE)