El “síndrome Carondelet” y los otros desafíos que le aguardan a Daniel Noboa en Ecuador

Un experto explicó a Infobae la necesidad de que el presidente electo no cometa los errores de sus antecesores para que pueda conservar su capital político

Compartir
Compartir articulo
El presidente electo de Ecuador, Daniel Noboa, se posesionará antes de que termine el 2023. (AP Foto/Dolores Ochoa)
El presidente electo de Ecuador, Daniel Noboa, se posesionará antes de que termine el 2023. (AP Foto/Dolores Ochoa)

Daniel Noboa, presidente electo de Ecuador, gobernará el país por 18 meses para concluir el mandato trunco de Guillermo Lasso. Al llegar al Palacio Presidencial se encontrará con un país que enfrenta varias crisis, especialmente en materia de seguridad y economía, y deberá gobernar para una sociedad que desconfía en las instituciones estatales que están debilitadas y contaminadas por el crimen organizado y por la corrupción. En ese escenario, Noboa deberá evitar cometer los errores de su antecesor, quien perdió su capital político y hoy es uno de los jefes de Estado con menos aceptación en la región.

Además de su consolidación en el poder, con miras a la reelección; Noboa deberá establecer alianzas en el Legislativo, a través de mayorías móviles, para que sus reformas legales sean aceptadas. El presidente electo apenas cuenta con una bancada de 14 legisladores. Aunque según ha anunciado logrará mayorías de 80 y 90 votos.

Luego de la instalación del nuevo congreso de Ecuador, el 17 de noviembre, pasarán hasta diez días para que Noboa asuma el cargo y Lasso deje la Presidencia.

Leonardo Laso fue secretario de comunicación del presidente Guillermo Lasso. Ha trabajado con tres presidentes ecuatorianos y con más de 500 políticos.
Leonardo Laso fue secretario de comunicación del presidente Guillermo Lasso. Ha trabajado con tres presidentes ecuatorianos y con más de 500 políticos.

En conversación con Infobae, Leonardo Laso Valencia experto en Comunicación Política con treinta años de experiencia en campañas políticas en Ecuador, Perú, Honduras, Venezuela y Argentina, explicó los retos que Noboa enfrenta para consolidarse en el mandato. Laso Valencia ha trabajado con tres presidentes ecuatorianos, incluyendo a Guillermo Lasso, con cinco alcaldes de Quito y con más de 500 políticos. También es autor del libro La comunicación al poder: manual para rescatar la democracia, publicado en el 2022.

Evitar el “síndrome de Carondelet”

El Palacio de Carondelet, ubicado en el centro histórico de Quito, es la sede del gobierno de Ecuador. La casa presidencial acoge a los mandatarios y sus familias, aunque estos pueden prescindir de vivir en la edificación de la época virreinal.

Laso Valencia indica que, con base en su experiencia, los presidentes y sus equipos al llegar al Palacio olvidan la importancia de escuchar, de reconocer los errores y enmendarlos: “la gente llega a Carondelet y se vuelve ciega y sorda, deja de escuchar y piensa que todo lo que hace está muy bien”. Para el experto, Noboa debe adoptar una política abierta que le permita escuchar permanentemente las necesidades de su gobierno.

El Palacio de Carondelet es la sede del gobierno ecuatoriano. (RODRIGO BUENDIA / AFP)
El Palacio de Carondelet es la sede del gobierno ecuatoriano. (RODRIGO BUENDIA / AFP)

En febrero de 2023, luego del aparatoso fracaso de Guillermo Lasso en el referéndum que impulsaba, Laso Valencia, que ya no era parte del gobierno, publicó una dura columna de opinión revelando y señalando varios errores de la administración gubernamental. En el texto, Laso Valencia indicó que Guillermo Lasso y su equipo no escucharon que ejecutar una consulta popular mientras el presidente tenía bajos niveles de aceptación no era una buena idea. No obstante, el círculo cercano de Lasso impulsó el proyecto y desplazó a Laso Valencia pues no se “alineaba”.

Resultados al corto plazo

El gobierno de Noboa durará 18 meses, hasta mayo de 2025. Aunque él ha mostrado su interés en la reelección, lo certero, por ahora, es que tendrá menos de dos años en el mandato. En ese tiempo y en medio de las crisis que enfrenta el país, el presidente electo deberá lograr hitos y mostrar soluciones, según indica Laso Valencia.

Para lograrlo, Noboa deberá enfocarse en los problemas que más aquejan a los ciudadanos: la inseguridad y el desempleo.

Las piernas de un hombre descuartizado sobresalen de una bolsa tirada en una calle donde hay niños jugando y perros, en Guayaquil, una de las ciudades más peligrosas del país. (AP Foto/Rodrigo Abd)
Las piernas de un hombre descuartizado sobresalen de una bolsa tirada en una calle donde hay niños jugando y perros, en Guayaquil, una de las ciudades más peligrosas del país. (AP Foto/Rodrigo Abd)

Según el último sondeo de opinión de Click Research, de septiembre de 2023, el 51 % de los encuestados considera que la delincuencia es el principal problema del país. A esta problemática le sigue la corrupción (14%), el sicariato (9%), el desempleo (8%) y la crisis económica (7%). Sin embargo, al preguntarles cuál es el problema que más les afecta, los encuestados respondieron que su principal problema personal es el desempleo (29%) y la delincuencia (26%).

“Él (Daniel Noboa) debe priorizar las acciones y hay dos elementos que son fundamentales el tema de seguridad y de Economía, de generación de empleo. ¿Qué se puede hacer? Primero el control de las cárceles. Es claro que desde las cárceles se dirige y se coordina la delincuencia en el Ecuador”, explicó Laso Valencia. Para el consultor, mostrar cambios y repercusiones positivas serán clave para Noboa: “Si no da resultados en corto plazo, va a perder capital político y va a generar una impresión de que él tampoco soluciona o de que es, entre comillas, otro Lasso”. Esto último corresponde a un discurso que los opositores de Noboa han difundido desde la campaña presidencial, pues han comparado la procedencia del presidente saliente con la del presidente electo. Ambos pertenecen a las familias más adineradas del país.

En materia de seguridad, Noboa enfrenta al menos cinco retos. En cuanto a la economía, el presidente electo realizó una gira por Europa y Estados Unidos en busca de inversores. No obstante, en Washington anunció que Ecuador podría caer en default en el 2026 o 2027.

No ignorar a la prensa

La comunicación gubernamental será uno de los retos del nuevo gobierno. (EFE/José Jácome)
La comunicación gubernamental será uno de los retos del nuevo gobierno. (EFE/José Jácome)

El trabajo periodístico es fundamental en el fortalecimiento de la democracia. Aunque a algunos gobernantes o funcionarios no les guste ser cuestionados o investigados por los periodistas, es inevitable que mantengan una relación con los medios de comunicación, pues son estos los encargados de difundir, a través de su labor noticiosa, los aciertos y errores de los gobiernos.

Daniel Noboa ha evitado las entrevistas con los medios de comunicación. No habla mucho y tampoco se exalta con facilidad. Su equipo de prensa maneja grupos de Whatsapp con periodistas locales, nacionales e internacionales, pero la opción de realizar preguntas en esos espacios está restringida. Además, las actividades del presidente electo han sido difundidas luego de que se hayan celebrado. Parece que Noboa prefiere el silencio, al menos de su parte: “En ambos lados deberíamos tener la libertad de comunicar. De nuestro lado lo que hemos hecho es que hemos estado formando un equipo. Hemos estado trabajando muy, muy duro. Recopilando mucha información. Porque diciembre, que está a la vuelta de la esquina, va a ser muy difícil para Ecuador”, dijo en un evento en Washington.

“La gente quiere saber qué resultados hay y la prensa no puede ser ignorada en ese aspecto”, aseguró Laso Valencia. El ex secretario de Comunicación de tres presidente de Ecuador indicó que puede detectar algunos puntos débiles en la comunicación de Noboa, por ejemplo que “no ha dado ninguna entrevista ni a medio nacional, ni internacional”. Para Laso Valencia, sí es importante que Noboa tenga un vocero presidencial, pero más importante aún es que pueda organizar su comunicación de gobierno: “Tienen que sentarse a pensar ‘cómo vamos a hacer’ y definir si tendrán una entrevista semanal, una rueda de prensa, una vocería. Se debe diferenciar el nivel presidencial de los niveles ministeriales. Deberán decidir si actuarán como bloques (en las vocerías) es decir, (para los ministerios) de lo social, económico, internacional”.

Daniel Noboa ha asegurado que garantizará la libertad de expresión. (REUTERS/Stringer)
Daniel Noboa ha asegurado que garantizará la libertad de expresión. (REUTERS/Stringer)

Cuando se ignora a los medios de comunicación, explicó Laso Valencia, “se da un vacío que provoca además que la gente se preocupe”, porque los ciudadanos suponen que el gobierno “no está haciendo nada para resolver mis problemas o no se sabe qué está pasando”.

El tema comunicacional se vuelve clave para preservar su capital político. Laso Valencia ha resaltado, en lo positivo, que Noboa “no sale a pelear... ni tiene exabruptos como pasa ahora, por ejemplo con Javier Milei al insultarle al presidente Lula. Esa no es la forma”, asegura.