Dura interna en el MAS de Bolivia: el gobierno de Luis Arce repudió la “imposición” de la candidatura presidencial de Evo Morales

La ministra María Nela Prada reclamó unas elecciones “primarias sin ningún tipo de restricciones” y el vicepresidente David Choquehuanca aseguró que los bolivianos “están cansados de la división”, el “autoritarismo” y el “culto a la personalidad”

Compartir
Compartir articulo
La ministra boliviana de la Presidencia, María Nela Prada (EFE)
La ministra boliviana de la Presidencia, María Nela Prada (EFE)

La ministra de la Presidencia de Bolivia, María Nela Prada, dijo este viernes que el anuncio de la candidatura “única” del ex presidente Evo Morales es una “imposición” y señaló que el gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) debe ir a primarias sin “restricciones” para definir su postulación en las elecciones de 2025.

“La Constitución habla de una democracia participativa donde realmente podamos debatir y tomar decisiones, cómo eso no se va a aplicar al interior de nuestro propio instrumento político, se determina ya una candidatura única y eso significa una imposición (...) sin que exista una amplia deliberación del pueblo”, afirmó.

El MAS celebró un congreso nacional esta semana en el que se ratificó la candidatura “única” del ex presidente Morales (2006-2019), quien días antes señaló que lo “obligaron” a postularse a la Presidencia para “salvar de nuevo” al país.

Prada lamentó que “una resolución se reduce a proclamar una candidatura única del ex presidente Evo Morales; qué está sucediendo, no se pueden proclamar candidaturas únicas en este momento. No estamos en un proceso todavía electoral, pero además, no estamos en un proceso donde se esté entrando a primarias, que es lo que debería ser”.

La ministra señaló en declaraciones a medios que se debe “ampliar la participación a que haya la posibilidad de otros candidatos, a unas “primarias sin ningún tipo de restricciones” y que ese “candidato sea quien tenga más apoyo de todo el pueblo boliviano”.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, junto al ex mandatario boliviano y líder del Movimiento al Socialismo (MAS), Evo Morales, en una fotografía de archivo (EFE/Jorge Ábrego)
El presidente de Bolivia, Luis Arce, junto al ex mandatario boliviano y líder del Movimiento al Socialismo (MAS), Evo Morales, en una fotografía de archivo (EFE/Jorge Ábrego)

El congreso del MAS profundizó aún más la división que el oficialismo arrastra desde finales de 2021 entre “evistas, afines a Morales, y “arcistas”, cercanos al presidente del país, Luis Arce, quienes se opusieron al evento y exigieron que se celebrara en El Alto, ciudad contigua a La Paz, y no en el Trópico de Cochabamba, bastión político del ex mandatario.

Precisamente el MAS, que dirige Morales desde 1990, fue notificado este jueves de un amparo constitucional que presentó una dirigente del bloque “arcista” en contra del congreso, cuya legalidad se analizará en una audiencia judicial el 23 de octubre.

La ministra también se refirió a la decisión del MAS de “autoexpulsar” al presidente Arce y a su vicepresidente, David Choquehuanca, por no asistir al congreso, y dijo que tal determinación “no existe ni en el estatuto (del partido) ni en ningún lado”.

“Se entiende cuáles son en realidad las intenciones de fondo, se buscan figuras para querer sacarnos a muchos de nuestro instrumento político siendo que somos militantes y hemos estado aquí con compromiso, con convicción, sin ningún tipo apetitos personales”, afirmó.

Las “listas de traidores es una práctica nefasta para la democracia y propia del fascismo”, que “le hace mucho daño al instrumento político”, añadió y se solidarizó con los más de veinte congresistas, asambleístas y otras autoridades que “fueron expulsados” en el congreso del MAS señalados de “traidores”.

El vicepresidente de Bolivia, David Choquehuanca (EFE)
El vicepresidente de Bolivia, David Choquehuanca (EFE)

Dura respuesta de Choquehuanca

Por otro lado, el vicepresidente de Bolivia, David Choquehuanca, sostuvo este viernes que el pueblo boliviano “sabe quiénes” lo abandonaron “en los momentos más difíciles”, en una alusión a la salida del país de Evo Morales y su colaboradores más cercanos tras su renuncia durante la crisis de 2019.

Choquehuanca señaló que “a algunos hermanos no les conviene hablar de la traición” porque, a su juicio, “han perdido toda la autoridad moral”.

“El pueblo boliviano sabe quiénes han traicionado al pueblo boliviano, el pueblo boliviano sabe quiénes nos han abandonado en los momentos más difíciles”, afirmó durante un evento por el aniversario de la confederación de fabriles. También señaló que “a algunos no les conviene hablar de la lealtad porque la lealtad no es algo que se declara, se ejerce”.

El vicepresidente pareció aludir al hecho de que tras las cuestionadas elecciones de 2019 que fueron anuladas por irregularidades en medio de denuncias de fraude a favor del entonces mandatario, Morales renunció a la Presidencia alegando ser víctima de un “golpe de Estado” y se fue a México, luego a Argentina y volvió un año después a Bolivia.

Choquehuanca cuestionó que “algunos líderes” han mantenido “convulsionado” y “dividido” al país por la “codicia del poder” y aseguró que los bolivianos “están cansados de la división”, el “autoritarismo” y el “culto a la personalidad”, algo que la oposición ha criticado siempre a Morales.

Además consideró que en los últimos días “muchos están perdiendo la razón, la cordura, el respeto, el equilibrio” y apuntó sobre todo a quienes llaman “traidor” al presidente Luis Arce, a quienes, no obstante, hay que “tratarlos con piedad para que recuperen la cordura”.

Dirigentes de sectores sociales se reunieron con el presidente Luis Arce en La Paz el pasado martes 3 de octubre, fecha en la que también se realizó el congreso del MAS en el Trópico de Cochabamba (EFE)
Dirigentes de sectores sociales se reunieron con el presidente Luis Arce en La Paz el pasado martes 3 de octubre, fecha en la que también se realizó el congreso del MAS en el Trópico de Cochabamba (EFE)

El Pacto de Unidad

La ministra Prada añadió que “las organizaciones sociales son las que han parido” al MAS y “son las que deben tomar el mando de su instrumento político”.

El llamado Pacto de Unidad, integrado por organizaciones sociales, indígenas y campesinas afines al oficialismo, convocó para el 17 de octubre, en la ciudad de El Alto a una marcha y a una reunión para definir su posición frente al MAS, cuyo congreso rechazaron por considerarlo “ilegítimo”.

“Siempre hemos estado y estaremos al llamado y a las convocatorias de las organizaciones sociales que son el corazón de nuestro instrumento político, que nace de las organizaciones sociales, es el brazo político de las organizaciones sociales”, dijo Prada al confirmar la participación del Gobierno de Arce en esa reunión.

Recordó que las organizaciones no asistieron al encuentro del partido gobernante “porque no están siendo protagonistas dentro de su propio instrumento político” y mencionó que “de 200 delegados que podían tener cada una” de las confederaciones sociales, indígenas, campesinos y gremiales en la convocatoria del MAS esta cifra se “redujo solo a cinco”.

Al encuentro del partido oficialista no asistió ningún funcionario del Gobierno de Arce, ni los legisladores considerados “arcistas” o “renovadores”, en cambio sí estuvo presente el presidente de la Cámara de Senadores, Andrónico Rodríguez, y algunos congresistas, gobernadores y alcaldes “leales” a Morales.

Arce y Morales, que es el máximo líder del MAS, están distanciados en medio de las tensiones internas en el oficialismo que comenzaron a fines de 2021 ante los pedidos del ex mandatario de cambiar a algunos ministros que el presidente ha ignorado.

(Con información de EFE)