El gobierno de Brasil volverá a aplicar impuestos a la gasolina y el etanol

El Ejecutivo indicó que la medida deberá permitir este año la recaudación de unos 5.760 millones de dólares, equivalentes a cerca del 1,5 % del Producto Interno Bruto

Guardar

Nuevo

Los precios de la gasolina se muestran en una gasolinera de Petrobras en Río de Janeiro (REUTERS/Ricardo Moraes/Archivo)
Los precios de la gasolina se muestran en una gasolinera de Petrobras en Río de Janeiro (REUTERS/Ricardo Moraes/Archivo)

El Gobierno brasileño volverá a aplicar impuestos a la gasolina y el etanol, que habían sido suspendidos el año pasado, con la meta de mejorar la recaudación e impedir un mayor desequilibrio fiscal, informó este lunes el Ministerio de Hacienda.

Aunque no fueron precisadas las tasas que se aplicarán a esos dos combustibles, el Gobierno explicó que la medida deberá permitir este año la recaudación de unos 28.800 millones reales (5.760 millones de dólares), equivalentes a cerca del 1,5 % del Producto Interno Bruto (PIB).

Los impuestos sobre los combustibles habían sido suspendidos en mayo del año por una polémica decisión del entonces presidente Jair Bolsonaro, líder de la ultraderecha que aspiraba a la reelección y fue derrotado en los comicios de octubre por el progresista Luiz Inácio Lula da Silva.

La medida fue criticada en su momento tanto por el mercado como por la oposición, que la consideraron una jugada “populista” de cara a las elecciones, aunque Bolsonaro la justificó como una forma de contener la inflación, en ese momento cercana al 10% interanual.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva (REUTERS/Adriano Machado/Archivo)
El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva (REUTERS/Adriano Machado/Archivo)

Al asumir el poder, el pasado 1 de enero, Lula prorrogó esa suspensión de impuestos a los combustibles, pero la delicada situación fiscal del país ha obligado a que esa decisión fuera revisada por el Ministerio de Hacienda.

Según se informó este lunes, en los próximos días serán fijadas las tasas que se aplicarán a la gasolina y el etanol, así como se aclaró que seguirán suspendidos los impuestos al diesel y el gas de cocina, por su mayor peso en la composición de la inflación, que en enero fue del 0,53 %, con una variación interanual del 5,77 por ciento.

El Partido de los Trabajadores (PT), que lidera Lula, se mostró contrario a la retomada de los impuestos, con el argumento de que esa medida tendría un impacto directo sobre las clases más pobres.

Según el PT, el Gobierno debería primero revisar las políticas de la estatal Petrobras, que fija los precios de los combustibles en el mercado interno en función de las oscilaciones que se registran en los mercados internacionales de crudo.

(Con información de EFE)

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo