Magnicidio en Haití: EEUU y Colombia enviarán oficiales de inteligencia para ayudar a esclarecer el asesinato de Jovenel Moise

“Nuestra asistencia es para ayudar al pueblo de Haití y ayudarles a superar un momento muy difícil”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki

Ciudadanos participan en una protesta cerca de la comisaría de policía de Petion Ville después del asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse (Foto: Getty)
Ciudadanos participan en una protesta cerca de la comisaría de policía de Petion Ville después del asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse (Foto: Getty)

Autoridades de Estados Unidos y Colombia adelantaron que enviarán funcionarios de las fuerzas del orden y de inteligencia para ayudar a Haití tras el asesinato del presidente Jovenel Moise y las detenciones de ciudadanos colombianos y estadounidenses por parte de las autoridades haitianas.

Estados Unidos enviará funcionarios del FBI de las fuerzas del orden a Haití lo antes posible, dijo el viernes la Casa Blanca, que añadió que el fortalecimiento de la capacidad de Haití para la aplicación de la ley sigue siendo una prioridad clave de Estados Unidos.

Participarán oficiales de la Oficina Federal de Investigación y del Departamento de Seguridad Nacional, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en una sesión informativa. “Nuestra asistencia es para ayudar al pueblo de Haití y ayudarles a superar un momento muy difícil”, dijo Psaki.

Además, Psaki adelantó que Washington también mandará a Haití vacunas contra la COVID-19 y un paquete de ayuda de 5 millones de dólares para ayudar a la Policía Nacional a combatir la violencia de las bandas.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki (Foto: EFE)
La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki (Foto: EFE)

El jefe de la dirección nacional de inteligencia de Colombia y el director de inteligencia de la policía nacional también viajarán a Haití con la Interpol para ayudar en las investigaciones, dijo el viernes el presidente colombiano Iván Duque.

“Ofrecemos toda la ayuda posible para conocer la verdad sobre los autores materiales e intelectuales del asesinato”, escribió Duque en Twitter, diciendo que acababa de hablar por teléfono con el primer ministro interino de Haití, Claude Joseph.

Fuentes de seguridad colombianas dijeron el viernes a la agencia Reuters que varios colombianos que se cree que forman parte del comando que asesinó a Moise en su casa en la madrugada del miércoles habían pasado más de un mes en Haití antes del asesinato, tras entrar por la vecina República Dominicana.

Unidades policiales salen de la casa del asesinado presidente de Haití, Jovenel Moise (Foto: EFE)
Unidades policiales salen de la casa del asesinado presidente de Haití, Jovenel Moise (Foto: EFE)

El asesinato de Moise, un antiguo empresario de 53 años, provocó la indignación internacional y sumió a Haití en una crisis política que se teme pueda agravar el hambre creciente, la violencia de las bandas y el brote de COVID-19.

La policía haitiana declaró que el asesinato fue llevado a cabo por un escuadrón de 26 mercenarios colombianos y 2 haitiano-americanos. Los dos haitiano-americanos fueron identificados como James Solages, de 35 años, y Joseph Vincent, de 55, ambos de Florida.

Armas, teléfonos, pasaportes y otros artículos junto con los sospechosos del asesinato del presidente Moïse (Foto: REUTERS)
Armas, teléfonos, pasaportes y otros artículos junto con los sospechosos del asesinato del presidente Moïse (Foto: REUTERS)

19 de los hombres fueron capturados tras un tiroteo con las autoridades haitianas en Petionville, un suburbio en la ladera de la capital, Puerto Príncipe, mientras que tres murieron y ocho siguen en libertad, según la policía haitiana.

Las autoridades siguen buscando a los autores intelectuales de la operación, dijeron. Las autoridades haitianas no han dado un motivo para el asesinato de Moise ni han explicado cómo los asesinos consiguieron burlar su seguridad.

Moise se había enfrentado a protestas masivas contra su gobierno desde que asumió el cargo en 2017, primero por las acusaciones de corrupción y su gestión de la economía, y luego por su creciente control del poder.

Algunos de los sospechosos que fueron detenidos (Foto: AP)
Algunos de los sospechosos que fueron detenidos (Foto: AP)

El propio Moise había hablado de fuerzas oscuras en juego detrás de los disturbios: compañeros políticos y oligarcas corruptos que consideraban que sus intentos de limpiar los contratos del gobierno y reformar la política haitiana iban en contra de sus intereses.

Las investigaciones muestran que 19 sospechosos colombianos, y tres que fueron asesinados y el resto capturados, se retiraron del ejército de Colombia entre 2018 y 2020, dijo el viernes a los periodistas el comandante de las fuerzas armadas, el general Luis Fernando Navarro.

Colombia está buscando más información de Haití sobre todos los sospechosos, dijo Jorge Luis Vargas, director de la policía nacional de Colombia. Dijo que los dos hombres muertos viajaron a Haití a través de Panamá y la República Dominicana, que comparte la isla de La Española con Haití.

Confusión sobre el control político

Una vendedora junto a un camión lleno de vegetales (Foto: AP)
Una vendedora junto a un camión lleno de vegetales (Foto: AP)

El gobierno declaró el miércoles el estado de emergencia durante 15 días para ayudar a las autoridades a detener a los asesinos, pero desde entonces ha instado a los comercios a abrir de nuevo.

Las tiendas de comestibles, las gasolineras y los bancos comerciales volvieron a abrir sus puertas el viernes, aunque las calles seguían siendo tranquilas, con sólo unos pocos vendedores.

El asesinato de Moise desató la confusión sobre quién es ahora el líder legítimo de este país de 11 millones de habitantes, el más pobre de América.

El asesinato... ha provocado un vacío político e institucional al más alto nivel del Estado”, dijo el político opositor haitiano André Michel. “No hay ninguna disposición constitucional para esta situación excepcional”.

La Constitución de 1987 estipula que el jefe del Tribunal Supremo debe tomar el relevo. Pero las enmiendas que no son unánimemente reconocidas en el país establecen que debe ser el primer ministro o, en el último año de mandato de un presidente -el caso de Moise-, que el parlamento debe elegir un presidente.

El jefe del Tribunal Supremo murió el mes pasado a causa del COVID-19 en medio de un aumento de las infecciones en Haití, que es uno de los pocos países del mundo que aún no ha iniciado una campaña de vacunación.

No hay parlamento en funciones, ya que las elecciones legislativas previstas para finales de 2019 se han pospuesto en medio de la agitación política.

Esta misma semana, Moise nombró a un nuevo primer ministro, Ariel Henry, para sustituir a Joseph, aunque aún no había jurado su cargo cuando el presidente fue asesinado.

Joseph compareció el miércoles para hacerse cargo de la situación, pero Henry -que es visto con más buenos ojos por la oposición- declaró al periódico haitiano Le Nouvelliste que no consideraba a Joseph como el legítimo primer ministro.

(Con información de Reuters)

Seguir leyendo: