La rotonda Hugo Chávez fue inaugurada en Managua en julio de 2013, tras el fallecimiento del presidente venezolano. Se encuentra en la Avenida de Bolívar a Chávez. (fotos: La Prensa/Nicaragua)
La rotonda Hugo Chávez fue inaugurada en Managua en julio de 2013, tras el fallecimiento del presidente venezolano. Se encuentra en la Avenida de Bolívar a Chávez. (fotos: La Prensa/Nicaragua)

En Managua, capital de Nicaragua, hay un mercadito llamado Hugo Chávez. También un barrio y un colegio; una plaza y un centro tecnológico; un estadio de beisbol y unas plantas eléctricas, una avenida y una rotonda desde la que un enorme Hugo Chávez atisba el horizonte con una mirada que quiere ser visionaria. Por si fuera poco, desde 2017 en la universidad pública más grande del país, existe una cátedra abierta para que los jóvenes estudien "el pensamiento, el legado, la práctica" y el "camino que iluminó" el fallecido presidente de Venezuela.

Desde el año 2000, la ciudad empezó a llenarse de obras bautizadas en nombre de quien en vida fue el padrino político y, sobre todo, económico de Daniel Ortega, hoy considerado por muchos un dictador.

Incluso Javier Arrúe, embajador de Venezuela, ha notado el entusiasmo del régimen de Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo por la figura del difunto Chávez. "Yo no he conocido un país tan chavista como Nicaragua", dijo a medios oficialistas el 3 marzo de 2017, día de la inauguración de la cátedra Comandante Hugo Chávez.

Ni siquiera en Venezuela existen tantas cosas llamadas Hugo Chávez, reconoció el embajador dos años antes, en 2015. "Ciertamente en Venezuela no hay tanto como aquí. No hay ninguna rotonda con el nombre de Chávez. Aquí hay más de Chávez", expresó Arrúe durante un torneo "en honor a Hugo Chávez", realizado en el estadio infantil de beisbol Hugo Chávez.

Enero de 2008. Daniel Ortega y Hugo Chávez se funden en un abrazo en el palacio de Miraflores, Caracas. (AFP)
Enero de 2008. Daniel Ortega y Hugo Chávez se funden en un abrazo en el palacio de Miraflores, Caracas. (AFP)

Los bautizos comenzaron con el barrio Hugo Chávez, fundado en el 2000 con dinero venezolano. En 2007, cuando valiéndose de pactos y artimañas Ortega logró regresar al poder, aparecieron las plantas eléctricas Hugo Chávez y tras la muerte del presidente de Venezuela, empezaron a verse nuevos y más frecuentes bautismos, como el de la rotonda Hugo Chávez, ubicada en la Avenida de Bolívar a Chávez. Los Ortega Murillo tenían que asegurarse que seguirían recibiendo a manos llenas los petrodólares venezolanos.

Para el sociólogo nicaragüense Cirilo Otero, hay dos explicaciones detrás del uso exacerbado del nombre de Hugo Chávez en Managua. Una es psicológica y la otra económica. La primera, dice, buscaba "impregnar en la mente de la gente la imagen de un personaje extraordinario, como han hecho con Simón Bolívar y Augusto C. Sandino" y como en otro tiempo y en otros países "se practicó con Fidel Castro y Lenin". Más cerca en el tiempo, la ex presidenta argentina Cristina Fernández también fue conocida por bautizar casi dos centenares de espacios públicos nuevos y viejos con el nombre de su fallecido esposo y también ex presidente, Néstor Kirchner.

La segunda razón, por supuesto, tiene que ver directamente con la ayuda que Daniel Ortega recibió a título personal de parte del líder de la "revolución bolivariana".

En el Centro Deportivo Comandante Hugo Rafael Chávez Frías se encuentra el estadio infantil Hugo Chávez Frías.
En el Centro Deportivo Comandante Hugo Rafael Chávez Frías se encuentra el estadio infantil Hugo Chávez Frías.

"(Los Ortega Murillo) tenían una deuda moral relacionada con asuntos económicos", señala Otero. El uso de la imagen del desaparecido presidente pudo ser una muestra de "agradecimiento", señala, pero no agradecimiento de Nicaragua hacia Venezuela, sino de los Ortega Murillo hacia Chávez.

El sociólogo nicaragüense Oscar René Vargas opina distinto. "No fue agradecimiento", dice categóricamente. Para él se trata de simple "servilismo del régimen Ortega-Murillo a la figura de Chávez por los millones de dólares que recibieron".

Gracias a los acuerdos firmados con el entonces presidente de Venezuela, hasta septiembre de 2016 por el grupo Alba de Nicaragua Sociedad Anónima (Albanisa), manejado por personas vinculadas a la familia Ortega Murillo, habían pasado 3.612 millones de dólares, de acuerdo con una investigación del diario La Prensa, dinero manejado con total discreción por los Ortega Murillo.

Para Mauricio Díaz, exembajador de Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA), la obsesión del régimen nicaragüense con el nombre de Hugo Chávez Frías también está relacionada con los petrodólares, pero "probablemente tenga que ver más con las ciencias psiquiátricas que con las ciencias políticas".

Daniel Ortega junto a Rosario Murillo inaguraron la planta eléctrica Hugo Chávez Frías en las brisas.
Daniel Ortega junto a Rosario Murillo inaguraron la planta eléctrica Hugo Chávez Frías en las brisas.

"¿Por qué las ciencias psiquiátricas? Porque es un desproporcionado agradecimiento de quienes están detentando el poder en Nicaragua a alguien que les hizo el enorme servicio de trasladarles multimillonarios recursos del oro negro venezolano manejado con una enorme irresponsabilidad, una herencia que para mí se introduce en Nicaragua en el nacimiento de una nueva dictadura", explica Díaz. "A nosotros, Chávez lo que nos hereda es una dictadura. No una contribución para que el país haya transformado sus condiciones socioeconómicas y que hayamos dado el salto a la modernidad".

Tras la muerte de Hugo Chávez Frías, anunciada en marzo de 2013, tanto en Venezuela como en Nicaragua dio inicio una suerte de campaña de beatificación. En Caracas, Nicolás Maduro lo veía en forma de pajarito y en ocasiones dormía sobre su tumba. Y en Managua Rosario Murillo inauguró la rotonda Hugo Chávez, proclamándolo "comandante eterno", "luz de eternidad" "guerrero inmortal".

Sin embargo, ahora Maduro lidia con una terrible crisis en su país y ya no hay petrodólares para los Ortega Murillo. El año pasado la cooperación externa hacia Nicaragua alcanzó los 1,041.3 millones de dólares. De este total, Venezuela aportó el 2.6 por ciento, que equivale a 27.2 millones de dólares. Para los analistas, esta caída de la cooperación venezolana ha sido directamente proporcional a la disminución del fervor chavista de los Ortega Murillo, que, además, también enfrentan una crisis sociopolítica en Nicaragua.

Esta es la entrada al barrio Hugo Chávez, fundado en el año 2000.
Esta es la entrada al barrio Hugo Chávez, fundado en el año 2000.

"Ya no hay dinero de Venezuela, menos fervor a Chávez", resume Oscar René Vargas.

Sin embargo, en Managua persisten, como recuerdos de los años de bonanza petrolera, numerosas obras llamadas Hugo Chávez. Las plantas eléctricas Hugo Chávez, el Colegio Latinoamericano del Ejército de Nicaragua Comandante Hugo Rafael Chávez Frías y el Centro Tecnológico de Industrias Hugo Chávez Frías, dentro del cual se encuentran una placa conmemorativa y un busto de Hugo Chávez. A lo que habría que sumar el Estadio Infantil Hugo Chávez Frías y la Plaza Cooperativa Comandante Hugo Rafael Chávez Frías.

La rotonda Hugo Chávez de Managua, por la noche.
La rotonda Hugo Chávez de Managua, por la noche.

El exembajador Mauricio Díaz no cree que Nicaragua haya obtenido beneficio alguno con el ensalzamiento de la imagen del difunto presidente venezolano. El único beneficio que tiene es "el de la ridiculez", dice con ironía, "porque eso es hacer el ridículo internacionalmente".