EEUU boicoteará los JJOO de Invierno de Pekín por las violaciones de derechos

Por Humeyra Pamuk

WASHINGTON/PEKÍN, 6 dic (Reuters) -Miembros del Gobierno de Estados Unidos boicotearán los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 de Pekín debido a las "atrocidades" de China en materia de derechos humanos, dijo el lunes la Casa Blanca, apenas unas semanas después de las conversaciones destinadas a aliviar las tensas relaciones entre las dos superpotencias.

El boicot diplomático, que deja a los atletas libres para viajar a Pekín a competir, ha sido alentado por algunos miembros del Congreso de EEUU y grupos de defensa de los derechos humanos durante meses.

Pekín amenazó con "contramedidas contundentes" no especificadas contra cualquier medida de este tipo antes del anuncio del lunes, que seguramente tensará aún más las relaciones entre ambos países, en su punto más bajo en décadas.

El presidente de EEUU, Joe Biden, dijo el mes pasado que estaba considerando un boicot diplomático en medio de críticas al historial de derechos humanos de China, incluido lo que Washington dice que es un genocidio contra las minorías musulmanas en su región occidental de Xinjiang.

China niega cualquier abuso de derechos humanos.

"La representación diplomática u oficial de Estados Unidos estaría tratando estos juegos como algo normal ante los abusos de derechos humanos y las atrocidades de la República Popular China en Xinjiang, y simplemente no podemos hacer eso", dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en una rueda de prensa diaria, refiriéndose a la República Popular China.

"Los atletas del equipo de Estados Unidos cuentan con todo nuestro apoyo. Los apoyaremos al 100% mientras los animamos desde casa".

La medida se produce a pesar de un esfuerzo por estabilizar los lazos mediante una reunión telemática celebrada el mes pasado entre Biden y el presidente de China, Xi Jinping.

La embajada de China en Washington calificó el boicot de "manipulación política" que no tendría ningún impacto en los Juegos, ya que no se han enviado invitaciones a políticos estadounidenses.

El presidente ruso, Vladimir Putin, es el único líder de un país importante que ha aceptado la invitación de China.

La delegación china ante las Naciones Unidas dijo que la medida "refleja la mentalidad de Guerra Fría de Estados Unidos".

"Estados Unidos sólo quiere politizar el deporte, crear divisiones y provocar la confrontación", dijo la misión china en un comunicado. "Este enfoque no encontrará apoyo y está condenado al fracaso".

No estaba claro si otros países se unirán a Estados Unidos, aunque el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken había dicho que se consultó a los aliados sobre un "enfoque compartido".

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá dijo que "sigue profundamente consternado por los preocupantes informes sobre violaciones de los derechos humanos en China" y que sigue discutiendo el asunto "con nuestros socios y aliados".

Los Gobiernos de Australia y Japón dijeron que también siguen considerando sus posiciones para los Juegos, que comienzan el 4 de febrero.

"Tendremos en cuenta aspectos como el significado de los Juegos Olímpicos y nuestras relaciones diplomáticas, y nos gustaría tomar nuestra propia decisión basándonos en lo que es mejor para nuestro interés nacional", dijo a los periodistas el primer ministro de Japón, Fumio Kishida.

El viceprimer ministro neozelandés, Grant Robertson, dijo que su país no enviará autoridades gubernamentales, pero que esa decisión se basó en gran medida en los temores suscitados por el COVID-19 y fue anterior al boicot de Estados Unidos.

"Hemos dejado claro a China en numerosas ocasiones nuestra preocupación por las cuestiones de derechos humanos", dijo Robertson a los periodistas, según la emisora estatal TVNZ.

Stefano Sannino, jefe del servicio diplomático de la Unión Europea, dijo la semana pasada que los boicots son una cuestión de los Estados miembros individuales, no de la política exterior común de la UE.

Los grupos de defensa de derechos humanos celebraron la medida, pero dijeron que Washington podría hacer más para responsabilizar a China.

Sin embargo, algunos analistas políticos afirmaron que el boicot es menos una amenaza para los Juegos y más un problema de óptica que Pekín alimentó amenazando con represalias.

"Habría sido una historia sin importancia si se hubiera dejado en paz", dijo Lisa Delpy Neirotti, profesora asociada de gestión deportiva en la Escuela de Negocios de la Universidad George Washington. "De todos modos, no solemos enviar una gran delegación gubernamental, especialmente en tiempos de COVID".

George W. Bush fue el último presidente estadounidense que asistió a una ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos como anfitrión en Salt Lake City en 2004. El vicepresidente Mike Pence asistió a los Juegos de invierno de 2018 en Pieongchang.

El boicot diplomático pone a los patrocinadores corporativos de los Juegos Olímpicos en "una situación incómoda", pero es menos preocupante que una medida completa de prohibición de los atletas, dijo Neal Pilson, expresidente del canal CBS Sports que ha supervisado los acuerdos de derechos de transmisión de los Juegos Olímpicos.

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, dijo a los periodistas que su Gobierno no dictará las prácticas del sector privado, pero que las empresas deberían ser "plenamente conscientes" de lo que está ocurriendo en Xinjiang.

Scott Kennedy, experto en China del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington, dijo que las opciones de Pekín para tomar represalias incluyen limitar el diálogo bilateral, paralizar los visados o poner trabas a las delegaciones deportivas y a los periodistas en los Juegos.

El Comité Olímpico Internacional (COI), que se ha enfrentado a críticas por hacer la vista gorda ante el historial sobre derechos humanos de China, dijo que los Juegos deberían estar "más allá de la política".

Sarah Hirshland, directora ejecutiva del Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos, dijo que el equipo de EEUU está "entusiasmado y listo para hacer que la nación se sienta orgullosa".

Muchos atletas estadounidenses argumentaron que habría sido injusto prohibirles la entrada a los Juegos, y algunos legisladores estadounidenses que apoyaban no enviar a autoridades habían dicho que a Estados Unidos le conviene que su himno nacional suene en Pekín en las ceremonias de entrega de medallas.

(Información adicional de Brad Heath, Trevor Hunnicutt, David Brunnstrom y Gabriel Crossley; escrito por Michael Martina; editado en español por Javier Leira; traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)