Visita "histórica" de un judoca iraní a Israel para un torneo

"Eres un héroe", "Concédanle la ciudadanía", "Gracias por haber venido": los internautas israelíes y la prensa local aplaudían este martes la visita al país hebreo, para una competición, del judoca iraní Saeid Mollaei, opositor a las autoridades de Teherán.

Desde su llegada el domingo al aeropuerto Ben Gurión de Tel Aviv (abierto solo para vuelos especiales debido a las restricciones sanitarias), el judoca iraní causa sensación en Israel, del que su país natal es enemigo jurado.

Campeón del mundo de 2018, Saeid Mollaei, que había afirmado haber sufrido presiones de las autoridades iraníes para perder una pelea con el fin de evitar enfrentarse a un israelí en un torneo, combate con los colores de Mongolia desde marzo de 2020.

"Histórico", titulaba sobre su visita el sitio deportivo israelí Sport 1, mientras que las cadenas locales difundían de forma repetida un corto video filmado con un teléfono a su llegada.

Recibido en el aeropuerto por el presidente de la federación israelí de judo, Moshe Ponte, el deportista solo afirmó "estar feliz por estar aquí", antes de ser escoltado a su hotel con fuertes medidas de seguridad.

En el sitio Ynet, el mayor portal de informaciones en hebreo, los internautas saludaban la llegada del judoca calificándolo de hombre "valiente", incluso "heroico", y algunos proponían ofrecerle la nacionalidad israelí o darle una dosis de vacuna en agradecimiento.

- Reacción de Irán -

Cambio de tono en Irán, donde el presidente de la Federación de Judo, Arash Miresmaeili, habló de un hecho de "vergüenza", "que permanecerá para siempre" en la frente del deportista, quien "dio la espalda a los ideales del sistema y a su tierra natal".

"Sentimos vergüenza de que un deportista falto de razón y un falso campeón, que piensa solo en sus intereses personales, haya ido a Tel Aviv y esté orgulloso de ello", indicó Miresmaeili en un comunicado.

Centenares de judocas del mundo entero llegaron a Israel estos últimos días para participar en un torneo de la Federación Internacional, provocando el enfado de israelíes que se han tenido que quedar en el extranjero debido al cierre de fronteras.

Los deportistas están actualmente enclaustrados en hoteles y deben obtener test negativos antes de poder combatir.

Saeid Mollaei había afirmado en septiembre de 2019 haber sufrido presiones para perder su semifinal de la categoría de menos de 81 kilos del Mundial de Tokio, para evitar medirse al israelí Sagi Muki en la final.

El israelí había finalmente ganado la medalla de oro. Y la federación iraní había sido suspendida el mes siguiente debido a la negativa de los judocas de su país a enfrentarse a los israelíes.

Sagi Muki publicó el lunes en las redes sociales una foto con su rival, que data de febrero de 2020, con la frase "Welcome brother" ("Bienvenido hermano") y acompañada de las banderas de Israel, Irán y Mongolia.

mib/gl/mdz/psr/iga/mcd