Médico acusado en 'caso Aderlass' de dopaje no declara en inicio de juicio

El doctor Mark Schmidt, acusado de ser el responsable del diseño de la red de dopaje sanguíneo del 'caso Aderlass', prefirió no declarar este miércoles en la apertura de su juicio en Múnich, pero debería hablar más adelante en este proceso, afirmaron sus abogados.

El médico está acusado de haber dirigido durante varios años una amplia red internacional de dopaje, con clientes especialmente en el ciclismo y en los deportes de invierno. Comparece desde este miércoles junto a otros cuatro acusados.

"Acusamos a este médico del deporte y a sus asistentes de haber utilizado comercialmente y en banda organizada agentes dopantes", afirmó la fiscal jefe Anne Leiding en la apertura del juicio. "Si esos hechos son probados, esperamos que el principal responsable sea condenado a varios años de prisión", afirmó.

Están previstas 26 jornadas de proceso y el veredicto podría conocerse antes de final de año.

El doctor Schmidt, de 42 años, está en detención preventiva desde hace dieciséis meses. Según el acta de acusación, ayudó a deportistas a doparse "al menos desde finales de 2011" en "un número de casos todavía desconocido".

Los expertos en dopaje están atentos a las revelaciones que podrían darse durante este juicio. Por ahora, 23 deportistas de ocho países han sido identificados, pero algunos sospechan que la red es mucho más extensa.

El caso estalló públicamente el 27 de febrero de 2019, cuando la policía austríaca procedió a una espectacular operación en la sede del Mundial de esquí nórdico, en el Tirol austríaco. Cinco deportistas fueron entonces detenidos.

De manera simultánea, Mark Schmidt fue detenido por la policía alemana en Erfurt.

sid-cpb/gf/dr/psr