Nicaragua celebra la batalla histórica con desfiles, vacaciones y exoneraciones

Estudiantes participan en un desfile con motivo del 164 aniversario de la batalla de San Jacinto y del 199 aniversario de Independencia, hoy Managua (Nicaragua). EFE/Jorge Torres
Estudiantes participan en un desfile con motivo del 164 aniversario de la batalla de San Jacinto y del 199 aniversario de Independencia, hoy Managua (Nicaragua). EFE/Jorge Torres

Managua, 14 sep (EFE).- Nicaragua celebró este lunes el aniversario número 164 de la histórica Batalla de San Jacinto, con desfiles escolares, vacaciones generales, y exoneraciones de impuestos, en el primero de dos días de fiestas patrias, que incluye la independencia de la Corona Española, mañana 15 de septiembre.
Escuelas estatales de toda Nicaragua sacaron a las calles sus comparsas y bloques de mejores alumnos, para exhibir sus habilidades rítmicas y estudiantes destacados, ante la comunidad que los rodeaba.
Este mismo lunes entro en efecto una faceta del denominado “Plan de Reactivación y Recuperación” de la industria turística, que consiste en la exoneración del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en el consumo durante los días 14 y 15, aunque esto no se tradujo en un desborde hacia los centros de consumo, según pudo constatar Efe.
Previamente, el Gobierno del presidente Daniel Ortega había otorgado una inédita pausa de diez días de vacaciones para el sector estatal a partir del pasado viernes, con motivo de las fiestas patrias, una medida que no había tomado ni siquiera frente a la pandemia de la COVID-19.
Nicaragua celebra cada 14 de septiembre la Batalla de San Jacinto, en la que fue derrotado el filibustero estadounidense William Walker (1824-1860), que pretendía apoderarse de Centroamérica.
La Batalla de San Jacinto es celebrada en Nicaragua con el mismo nivel de importancia que la Independencia de Centroamérica de la Corona Española, firmada el 15 de septiembre de 1821, hace 199 años.
Las celebraciones sociales de las fiestas patrias en Nicaragua han mermado desde 2018, debido a una crisis sociopolítica que mantiene enfrentados a los opositores con el Gobierno sandinista, y que ha dejado cientos de disidentes muertos, presos o desaparecidos.
Lo que históricamente era visto como un gesto patriótico en Nicaragua, como es levantar la bandera o cantar el himno nacional, ha llevado a prisión decenas de ciudadanos, como producto del conflicto interno, que no se vivía en el país desde hace cuatro décadas, cuando Ortega gobernó por primera vez.

MAS NOTICIAS