Argelia enterró a sus primeros "mártires" anticoloniales

Argelia enterrró este domingo, aniversario de su independencia, los restos de 24 insurgentes que lucharon contra la colonización, entregados por Francia, en la plaza de los "Mártires" en Argel, coincidiendo con señales de ambos países de saldar el pasado doloroso de la colonización.

Los 24 cráneos de los combatientes muertos al inicio de la colonización francesa en el siglo XIX fueron inhumados durante un funeral solemne en el cementerio de El Alia, el más grande de Argelia, en presencia del presidente Abdelmadjid Tebboune.

Situado en las afueras de Argel, el cementerio alberga la plaza de los "Mártires de la Revolución argelina", donde reposa el emir Abdelkader, héroe de la primera resistencia antifrancesa, las grandes figuras de la guerra de la independencia (1954-1962) y antiguos jefes de Estado.

Los 24 féretros, recubiertos con la bandera nacional, que estuvieron expuestos en el Palacio de la Cultura desde su llegada a Argelia el viernes, fueron enterrados en un cuadrado de cuatro filas de seis, cerca de las tumbas de los antiguos jefes de estado argelinos, constató un corresponsal de la AFP.

Miles de personas rindieron a lo largo del sábado un homenaje a estos héroes nacionales repatriados 170 años después.

"He venido en calidad de combatiente, de inválido de la guerra de liberación (1954-1962) y de ciudadano que ama a su país", declaró a la AFP Ali Zelmat, alias "Mokhlas" (su nombre de guerra), de 85 años.

Estos restos mortales formaban parte desde el siglo XIX de la colección del Museo Nacional de Historia Natural de París.

Colonizada durante 132 años (1830-1962), Argelia solicitó oficialmente, en enero de 2018, la devolución de los cráneos y los archivos coloniales en enero de 2018.

Entre las cabezas rebeldes más ilustres desde el inicio de la colonización figuran las del jeque Bouziane, el jefe de la insurrección de los Zibans, en el este de Argelia, en 1849, y compañeros de armas. Capturados por los franceses, fueron fusilados y después decapitados.

Los militares franceses consideraban estos cráneos como "trofeos de guerra".

- "Otro paso" -

El gesto de Francia de entregar estos restos supone una señal de deshielo de las relaciones entre Argelia y la antigua potencia colonial, marcadas desde 1962 por polémicas recurrentes y crispaciones.

"Este gesto se inscribe en un proceso de amistad y lucidez sobre todas las heridas de nuestra historia", comentó el viernes el palacio del Elíseo, residencia presidencial.

Durante una visita a Argel en diciembre de 2017, el presidente francés Emmanuel Macron se había comprometido a devolver los restos humanos argelinos expuestos en el Museo del Hombre, dependiente del Museo Nacional de Historia Natural.

El mismo año, pero antes de su elección, dijo en Argel que la colonización fue "un crimen contra la humanidad".

La memoria histórica sigue determinando las conflictivas relaciones entre Francia y Argelia, donde existe la percepción de que la antigua metrópoli no se ha arrepentido de su pasado colonial.

El presidente argelino dijo el sábado en una entrevista en la cadena internacional France 24, que hay que "afrontar el problema de la memoria que hipoteca muchas cosas en las relaciones entre los dos países" y pidió a París que dé "otro paso" más.

"Esto permitirá apaciguar el clima y hacer más serenas nuestras relaciones económicas, culturales y de vecindad", explicó.

Los diputados argelinos acaban de adoptar una ley "histórica" que marca el 8 de mayo como el Día de la Memoria, en conmemoración de las matanzas de 1945 perpetradas por las fuerzas francesas en Sétif y Constantina (este).

Argelia también quiere hablar del caso de los "desaparecidos" durante la guerra de independencia (1954-1962) --más de 2.200, según Argel-- y el de los ensayos nucleares franceses en el Sáhara argelino "que causaron y siguen causando víctimas".

abh-amb-agr/hj/bfi/af/zm/mab/eg

MAS NOTICIAS