Europa deja US$2 billones de ayuda por pandemia sobre la mesa

infobae-image

(Bloomberg) -- El arma principal en el arsenal que Europa reunió para combatir el colapso económico por el coronavirus aún no ha encontrado un objetivo.

Según las cifras de siete de las mayores economías de Europa compiladas por Bloomberg News, se han utilizado menos del 15% de los fondos puestos a disposición por los Gobiernos a través de bancos, como garantías de préstamos para negocios. En consecuencia, más de 2 billones de euros (US$2,3 billones), una cantidad que excede el producto interno bruto de España, todavía estaba disponible para su utilización a 18 de junio.

Las dificultades iniciales de los programas podrían retrasar la recuperación de la recesión más profunda que se recuerda, especialmente en Italia y el Reino Unido, ya que las garantías se consideraron fundamentales para mantener vivas a las pequeñas y medianas empresas. Compañías de mayor tamaño, como Air France-KLM y Renault SA, recibieron rescates a medida o pudieron vender bonos.

Los comentarios iniciales recibidos sobre las garantías sugieren que “la aplicación es lenta y que las empresas que las necesitan no pueden beneficiarse de ellas”, dijo Christoph Leitl, presidente de Eurochambres, un grupo con sede en Bruselas que representa más de 20 millones de empresas. “Necesitamos firmeza y aplicación para garantizar el capital de trabajo tan necesario para las empresas que se enfrentan al pesado legado de meses de desaceleración económica y al mismo tiempo impulsan sus actividades”.

La aplicación de la ayuda no ha sido ineficaz en todas partes. España está considerando un aumento significativo de su fondo de garantía de préstamos después de que el programa atrajese una demanda importante. En Suiza, los bancos redujeron la burocracia y cumplieron rápidamente con el objetivo del Gobierno de un procesamiento de 30 minutos.

Las garantías de préstamos fueron parte de una campaña excepcional de Gobiernos de todo el mundo para limitar el daño que la OCDE predice que resultará en una contracción global del 6% este año; Francia, Italia y el Reino Unido se encaminan a una caída de más del 11%. Con un aumento de las bancarrotas y un período sostenido de desempleo por delante, el grupo con sede en París instó a las Administraciones a mantener el apoyo hasta que el crecimiento recupere el impulso.

“Muchos de los programas son muy experimentales”, dijo Nicolas Veron, miembro del grupo de expertos Bruegel en Bruselas. “Evaluar cuánto se necesita es extremadamente difícil debido a la naturaleza sin precedentes del choque”.

Quejas de empresas

La utilización limitada de las garantías expuso problemas tanto en el lado de la oferta como de la demanda. Hubo una burocracia excesiva, tasas costosas y reticencia por parte de los bancos para conceder crédito, según una encuesta del grupo de presión con sede en Bruselas SME United. Por otro lado, las empresas alemanas, por ejemplo, tenían reservas de efectivo adecuadas, dijeron las autoridades.

En Italia, que fue el primer país de la UE en decretar el aislamiento, los bancos y el Gobierno se han culpado mutuamente de la lentitud del despliegue de las medidas de ayuda. Los negocios solicitaron más de la mitad de un paquete de 100.000 millones de euros para pequeñas empresas, pero recibieron solo alrededor de 36.000 millones de euros, según el Banco de Italia. De un programa de 400.000 millones de euros para grandes empresas, solo unos 700 millones de euros han salido por la puerta.

“Todavía notamos demoras y fricciones en el pago real de los préstamos garantizados”, dijo el jefe de supervisión bancaria del banco central, Paolo Angelini, en una audiencia parlamentaria el 11 de junio. “La novedad y la complejidad del proceso, junto con la dificultad derivada de la gestión de una cantidad excepcional de solicitudes” fueron algunos de los factores que llevaron a retrasos, señaló.

Quejas de los bancos

Los bancos dijeron que los procedimientos eran demasiado complicados y que aún tenían que realizar la debida diligencia con los prestatarios.

El plan del Reino Unido de ayudas por 330.000 millones de libras (US$415.000 millones) también atravesó dificultades. Inicialmente, el Gobierno respaldó el 80% de todos los préstamos para pequeñas empresas, y los bancos aún tenían que hacer los controles habituales. Tras un aumento de la presión por la denegación de los créditos, el canciller Rishi Sunak introdujo un nuevo programa para ayudar a las empresas más pequeñas con préstamos garantizados por el Estado al 100%.

Fourth Generation Ltd., un negocio familiar que suministra generadores de energía para conciertos y otros eventos, dijo que se le negaron dos de los denominados préstamos de interrupción comercial por el coronavirus y que nunca recibió noticias de un tercero. La única asistencia que ha recibido hasta la fecha es uno de los préstamos totalmente garantizados de “recuperación”, que tienen un límite de 50.000 libras. La copropietaria, Laura Hurlocker, dijo que es una cantidad ínfima frente a lo que la compañía ahora debe en alquiler, intereses comerciales y otros gastos.

Los prestatarios austriacos se enfrentaron a problemas similares. Las encuestas a pequeñas empresas calificaron los programas con notas terribles, y el Ministro de Finanzas, Gernot Bluemel, admitió dificultades, diciendo “no había un manual” para seguir.

España es un ejemplo de la trayectoria futura de países que todavía se enfrentan a las dificultades de un comienzo accidentado. El programa se introdujo en tramos, lo que permitió al Gobierno realizar ajustes durante el proceso. Ya se ha financiado más de la mitad del paquete de garantías de 100.000 millones de euros y las autoridades están considerando sumar hasta 50.000 millones más.

Nota Original:Europe Leaves $2 Trillion on the Table in Virus Recession Fight

©2020 Bloomberg L.P.

MAS NOTICIAS