Por Amber Milne

LONDRES, 26 mar (Fundación Thomson Reuters) - Detractores de uno de los sitios de pornografía más grandes del mundo criticaron su oferta de transmitir su servicio de forma gratuita, una medida que consideraron que busca sacar provecho de la crisis del coronavirus y silenciar las quejas de que videos en su plataforma presentan víctimas de tráfico sexual.

Pornhub, una plataforma de transmisión de contenido sexual, ha sido criticada por presuntamente no eliminar imágenes y videos de violación infantil y abuso sexual en el sitio, algo que niega.

Una petición en línea para cerrar el sitio, que tuvo más de 42.000 millones de visitas en 2019, ahora ha reunido más de medio millón de firmas.

Luego de que ciudades de todo el mundo fueran puestas en cuarentena esta semana para detener la propagación del coronavirus, Pornhub dijo que permitiría a los usuarios ver su producto principal de forma gratuita durante 30 días, con un tráfico que ha aumentado un 11,6% en todo el mundo desde que la pandemia confinó a gente en sus hogares.

"Pornhub (...) ofrecerá Pornhub Premium a todo el mundo en un esfuerzo por alentar la importancia de quedarse en casa y practicar el distanciamiento social durante la pandemia de COVID-19", dijo un portavoz de la empresa en un comunicado.

Los datos del sitio mostraron que una prueba gratuita ofrecida a Europa antes de que se hiciera global esta semana había aumentado en 57% el tráfico de Italia, el país europeo más afectado por el coronavirus, un 38% en Francia y un 61% en España.

Sin embargo, junto con más clics, han surgido nuevas quejas sobre la plataforma para compartir videos y preguntas sobre si todo el contenido disponible en línea es consensuado.

Pornhub, propiedad de MindGeek, que tiene su sede en Luxemburgo, niega las acusaciones de publicar a sabiendas cualquier contenido que sea sexualmente abusivo y rechaza los llamados a una regulación más estricta.

"Las medidas que tomamos nos hacen mucho más regulados que cualquier otra plataforma importante generada por los usuarios", dijo un portavoz de Pornhub. "Cualquier acusación de que no nos estamos tomando esto en serio es categóricamente falsa".

Pornhub negó como "categóricamente falso" cualquier sugerencia de que haya evidencia de tráfico sexual en el sitio.

Sin embargo, críticos han expresado su preocupación de que el sitio esté abierto al abuso y la explotación, y el aumento del tráfico podría exacerbarlo.

"Están ganando mucho más dinero y obtienen mucho más tráfico", dijo Laila Mickelwait, directora de la organización religiosa contra la trata Exodus Cry, quien publicó la petición destinada a cerrar Pornhub. "Habrá más explotación, habrá más demanda, más usuarios y luego más videos subidos al sitio".

La plataforma permite que cualquier persona con una cuenta publique contenido, que luego es verificado por moderadores humanos y tecnologías automatizadas.

Las expertas en derechos de las mujeres han instado a los gobiernos a una regulación más estricta para abordar el abuso en línea y acusaron a Pornhub de no eliminar suficientemente rápido contenido cuando se reporta.

"Por lo tanto, es importante que los gobiernos implementen leyes estrictas que impongan un deber de cuidado a las plataformas tecnológicas", dijo Tsitsi Matekaire, quien dirige un programa para acabar con el tráfico sexual en el grupo de derechos de las mujeres Equality Now.

(Informe de Amber Milne; Editado en español por Javier López de Lérida; La Fundación Thomson Reuters es una unidad de Thomson Reuters que cubre temas humanitarios, conflictos, derechos humanos, asuntos de igualdad de género y de cambio climático. Visite http://news.trust.org para acceder a más artículos.)