Italia quiere nacionalizar Alitalia debido al coronavirus

El gobierno italiano anunció el martes que ha previsto, en el marco de las medidas para hacer frente a la pandemia del covid-19, la nacionalización de la compañía aérea Alitalia, en grandes dificultades financieras desde hace años.

El consejo de ministros "prevé la constitución de una nueva sociedad íntegramente controlada por el ministerio de Economía y de Finanzas, o controlada por una sociedad con participación pública mayoritaria, incluso indirecta", precisa un comunicado publicado en la madrugada del martes y que contiene una serie de medidas económicas.

El gobierno no precisó los plazos u otras modalidades concretas de este proyecto de nacionalización de Alitalia.

Según la prensa, Roma prevé una partida de 600 millones de euros para el conjunto del sector aéreo nacional, en el que Alitalia es predominante.

Un nuevo llamado para comprar Alitalia fue realizado hace menos de dos semanas, el 5 de marzo, y las empresas o fondos interesados tenían hasta el 18 de marzo para pronunciarse, según un documento publicado en el sitio de la compañía.

Alitalia acumula pérdidas desde hace años y fue colocada bajo tutela administrativa en 2017. Desde entonces, el gobierno ha buscado compradores, sin éxito.

Alitalia, que se enfrenta a una dura competencia de las compañías de bajo coste, no puede rivalizar con las demás compañías tradicionales al carecer del tamaño suficiente, en un sector en el que se ha producido un importante movimiento de concentración en los últimos años.

Alitalia pierde unos 300 millones de euros por año. En 2018 tuvo 22 millones de pasajeros, contra los 91 millones de Easyjet, los 142 millones de Ryanair y los 180 millones de Lufthansa y Delta Airlines.

"La actual situación poco fácil (por el coronavirus) me convenció ulteriormente de que una empresa de aviación nacional es estratégica para nuestro país", explicó este martes la ministra de Transporte, Paola De Micheli, al canal de televisión Rainews24.

La crisis de Alitalia se agravó aun más después de que en el 2017 los empleados rechazaran con un referéndum un plan para la reestructuración de la compañía, que preveía el recorte de 1.700 empleos sobre un total de 11.000.

La empresa pública de trenes, Ferrovie dello Stato (FS), intentó por un tiempo formar un consorcio para salvar a Alitalia, pero a principios de enero renunció ante las dificultades para encontrar un socio.

Importantes firmas, como la estadounidense Delta, la alemana Lufthansa, el grupo que administra autopistas y aeropuertos Atlantia (de la familia de Luciano Benetton), han tirado la toalla tras demostrar mucho interés.

La nacionalización de la compañía fue presentada como un paso obligado debido a que todos sus aviones están en tierra por las restricciones de viaje y la cancelación masiva de vuelos por la crisis mundial desatada por la pandemia de coronavirus.

bur-kv/mar

MAS NOTICIAS