Organismo jurídico británico llama a revisar caso por el atentado de Lockerbie

Ocho años después de la muerte del único condenado por el atentado de Lockerbie, que en 1988 dejó 270 muertos en esa localidad escocesa, un organismo jurídico consideró el miércoles que se pudo haber cometido un error y abrió la vía para una apelación.

Sentenciado en 2001 a un mínimo de 27 años de cárcel -máximo de cadena perpetua-, liberado en 2009 por motivos médicos y fallecido tres años después en su país, el libio Abdelbaset Alí Mohamed al Megrahi, siempre afirmó ser inocente.

Este miércoles, la comisión de revisión judicial escocesa, a la que había acudido su familia, decidió reenviar el caso a la Alta Corte de Edimburgo, que deberá ahora dictaminar si acepta un recurso.

"Nunca puede haber un límite de tiempo para la justicia", afirmó el abogado de los Megrahi, Aamer Anwar, en rueda de prensa en Glasgow.

"Creemos que tenemos un caso sólido para apelar", dijo, precisando que la familia del libio tiene ahora 21 días para presentar su recurso.

- Sospechas sobre Irán -

En el mayor ataque terrorista cometido en suelo británico, el 21 de diciembre de 1988, once personas murieron en la pequeña localidad de Lockerbie, además de los 259 pasajeros y tripulantes que se encontraban a bordo del Boeing 747 de Pan Am que despegó del aeropuerto londinense de Heathrow con destino a Nueva York.

El régimen del fallecido Muamar Gadafi reconoció oficialmente en 2003 su responsabilidad en ese atentado y pagó 2.700 millones de dólares en compensaciones a las familias de las víctimas, en el marco de una serie de medidas de acercamiento a Occidente.

Sin embargo, durante mucho tiempo se sospechó que Irán había contratado a militantes palestinos con base en Siria para llevar a cabo ese ataque como venganza tras el derribo el 3 de julio de 1988 de un avión comercial iraní por un navío de guerra estadounidense, el "USS Vincennes".

La tripulación de ese buque, que le disparó dos misiles, dijo posteriormente haber confundido el Airbus con un caza iraní. En el ataque murieron 290 personas.

Teherán siempre ha negado estas acusaciones, pero la familia Megrahi recibió el apoyo de familiares de algunos de los pasajeros fallecidos en el vuelo de Pan Am por considerar que condenando al libio no se había hecho justicia.

- ¿Error judicial? -

En su decisión, la comisión de revisión escocesa afirmó "creer que puede haberse producido un error judicial en el caso" y habló de un "veredicto irrazonable".

El organismo consideró que las pruebas presentadas -que Megrahi compró en Malta artículos hallados en la maleta donde estaba escondida la bomba- no demostraban culpabilidad más allá de una duda razonable.

Esta es la segunda vez que se lleva a cabo una revisión de este caso, recordó el presidente de la comisión, Bill Matthews, quien señaló que ahora se basaron en "nueva información" surgida a la luz.

"Ahora es un asunto para que la fiscalía de la corona y la defensa decidan cómo proceder con una eventual apelación", dijo por su parte Gerard Sinclair, director ejecutivo de ese organismo independiente.

"Corresponderá al tribunal de apelación decidir si hubo un error judicial", subrayó.

Megrahi apeló su condena en 2002, pero los jueces rechazaron su solicitud. Al año siguiente, pidió a esta comisión que revisara el caso y en 2007 el organismo lo reenvió a los tribunales, pero en agosto de 2009 Megrahi abandonó la apelación.

Ese mismo mes el gobierno autónomo escocés aprobó su excarcelación por motivos de salud. Pero tras su muerte por cáncer de próstata, su viuda y otros familiares volvieron a la carga.

Si la corte de Edimburgo acepta reabrir el caso, las vistas preliminares podrían comenzar antes de finales de año y celebrarse el juicio completo el año que viene, afirmó Anwar.

sg-acc/af

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos