Boicot independentista, diputados de la coalición de gobierno que no quisieron aplaudir... las divisiones sobre la monarquía española quedaron el lunes de manifiesto en la apertura solemne de la legislatura, a cargo del rey Felipe VI.
Boicot independentista, diputados de la coalición de gobierno que no quisieron aplaudir... las divisiones sobre la monarquía española quedaron el lunes de manifiesto en la apertura solemne de la legislatura, a cargo del rey Felipe VI.

Madrid, 3 Feb 2020 (AFP) - Boicot independentista, diputados de la coalición de gobierno que no quisieron aplaudir... las divisiones sobre la monarquía española quedaron este lunes de manifiesto en la apertura solemne de la legislatura, a cargo del rey Felipe VI.Como es costumbre, el monarca, jefe del Estado español, inauguró con un discurso ante las Cortes la legislatura, bajo el gobierno de coalición de los socialistas y la izquierda radical de Podemos, un partido que no oculta su sensibilidad republicana.Los diputados separatistas de Cataluña, País Vasco y Galicia, una vez más, decidieron no asistir a la sesión, y antes de su inicio, sus portavoces leyeron una virulenta declaración contra la monarquía. Las cinco formaciones firmantes representan 29 de los 350 escaños de la cámara baja."La monarquía española y su máximo exponente, el rey de España, no nos representan", pues es una institución "anacrónica", dijo a la prensa Gabriel Rufián, del partido independentista catalán ERC, que precisamente había propiciado la investidura el mes pasado como presidente del gobierno de Pedro Sánchez."El rey no es un interlocutor válido para nosotros (...) ni le reconocemos ninguna función política", abundó Laura Borràs, de Juntos por Cataluña, la formación del ex presidente catalán Carles Puigdemont.En la bancada del gobierno pudo verse que el discurso del rey fue aplaudido por los cinco ministros de Podemos, entre ellos los comunistas Alberto Garzón (Consumo) y Yolanda Díaz (Trabajo), y también el líder de la formación y actual vicepresidente del ejecutivo, Pablo Iglesias.Sin embargo, al terminar el discurso del monarca, la gran mayoría de los diputados de Podemos no aplaudieron, tal y como hizo Iglesias en la anterior apertura solemne, en noviembre de 2016.En una entrevista con la radio Cadena SER, la presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, dijo que el gesto de los partidos separatistas "forma parte de su libertad", pero también de "sus contradicciones", ya que en su participación en el juego político aceptan "unas reglas del juego y no otras".Felipe VI, acompañado en la cámara de la reina Letizia y sus hijas las infantas Leonor y Sofía, concluyó su discurso advirtiendo a los legisladores que "España no puede ser de unos contra otros, España debe ser de todos y para todos".avl/mg/zm