FOTO DE ARCHIVO: El Príncipe Andrew de Gran Bretaña llega en carruaje el día de las mujeres en Royal Ascot. 20 de junio de 2019. rEUTERS/Toby Melville
FOTO DE ARCHIVO: El Príncipe Andrew de Gran Bretaña llega en carruaje el día de las mujeres en Royal Ascot. 20 de junio de 2019. rEUTERS/Toby Melville

Por Michael Holden

LONDRES, 2 dic (Reuters) - Una mujer estadounidense que dice haber sido obligada a tener relaciones sexuales cuando era menor de edad con el príncipe Andrés de Gran Bretaña ha pedido a los británicos que se pongan de su lado, al afirmar que sólo ella dice la verdad.

Virginia Giuffre dice que fue usada para el tráfico sexual por el fallecido financista estadounidense Jeffrey Epstein y forzada a tener sexo con sus amigos, entre ellos el integrante de la realeza británica, cuando tenía 17 años. Andrés niega categóricamente la acusación.

En una entrevista que será emitida por la BBC el lunes más tarde, Giuffre dio detalles de un viaje a Londres en 2001, cuando dijo que Epstein la llevó para reunirse con el príncipe.

"Él sabe lo que pasó. Yo sé lo que pasó y sólo uno de nosotros dice la verdad y sé que soy yo", dijo Giuffre al programa Panorama de la BBC en extractos difundidos por el medio.

"Imploro a la gente de Reino Unido que se ponga de mi lado, que me ayude a pelear esta batalla, que no acepte que esto está bien. Esta no es una historia sexual sórdida. Esta es una historia de trata de personas. Esta es una historia de abuso y esta es una historia de los muchachos de la realeza", agregó.

Andrés, de 59 años, el segundo hijo de la reina Isabel II, niega las acusaciones o haber tenido alguna relación con Giuffre, quien anteriormente se llamaba Virginia Roberts.

En respuesta a los extractos de la entrevista de Giuffre, una portavoz del Palacio de Buckingham, dijo: "Se niega enfáticamente que el duque de York haya tenido algún tipo de contacto sexual o relación con Virginia Roberts. Cualquier afirmación contraria es falsa y sin fundamento".

El mes pasado, el príncipe dio una entrevista en la BBC en un intento por superar el escándalo.

Pero la entrevista fue considerada desastrosa para el príncipe, provocó titulares de prensa durante varios días y llevó a Andrés a renunciar a sus deberes reales, mientras organizaciones benéficas y otras entidades se distanciaron de él.

(Editado en español por Lucila Sigal)