LONDRES (AP) — El gobernante Partido Conservador de Gran Bretaña se quejó el viernes ante el organismo regulador de telecomunicaciones por la decisión de la televisora Channel 4 de colocar una escultura de hielo con forma de la Tierra en el asiento reservado al primer ministro, Boris Johnson, luego de que éste se negó a participar en un debate la víspera sobre el cambio climático.

Channel 4 también colocó una escultura similar en el lugar asignado al líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, que de la misma forma declinó participar en el debate del jueves. Participaron cinco dirigentes, entre ellos Jeremy Corbyn, del Partido Laborista. En los podios asignados a Johnson y Farage se derretían las esculturas de hielo a medida que se desarrollaba el programa.

El Partido Conservador se quejó ante el organismo de vigilancia Ofcom por lo que llamó “una provocación partidista” en el debate previo a las elecciones del 12 de diciembre, en las que se renovarán los 650 escaños de la Cámara de los Comunes.

Se acusó a Johnson de huir asustado por negarse al debate y a una entrevista a solas por TV. “He participado de muchos debates”, dijo Johnson a la radio LBC. “No puedo hacer absolutamente todo”.

El primer ministro, que tampoco concedió entrevistas en solitario en televisión, convocó a una conferencia de prensa en las próximas horas.

Los conservadores encabezan las encuestas por dobles dígitos cuando faltan menos de dos semanas para las elecciones del 12 de diciembre y quieren evitar a toda costa las meteduras de pata y otros deslices del primer ministro.

Los conservadores enviaron a otro ministro, Michael Gove, a los estudios de Canal 4 para tratar de participar. Cuando se le dijo que era un evento para líderes, Gove acusó a la oposición de “tener miedo al debate con un conservador”.

Los conservadores dicen que reducirán las emisiones netas de carbono a cero para 2050. Los laboristas y otros partidos dicen que lo harán antes.