Pequeña en tamaño, grande en soluciones. Así es la nanotecnología. Galo Soler Illia, un reconocido científico argentino que dirige el Instituto de Nanosistemas de la UNSAM, nos da 8 respuestas clave para entender de qué se trata este conjunto de tecnologías que está cambiando el mundo en el vivimos.

1- ¿Qué es la nanotecnología?

"Podemos definir a la nanotecnología como el conjunto de todas las tecnologías que se derivan de poder trabajar con nanomateriales. Se trata de materiales muy pequeños, de apenas algunos nanómetros. Para darnos una dimensión, un cabello tiene 60 mil nanómetros de diámetro, es decir, estamos hablando de materiales que son 50 mil veces más chicos que el grosor de un pelo humano". Que sean tan pequeños no es anecdótico. El cambio de tamaño modifica las propiedades de los materiales y abre un mundo nuevo de posibilidades y combinaciones que revolucionarán el modo en que vivimos y que tendrán un impacto, cada vez más decisivo, en casi todas las industrias.

A Soler Illia le gusta resaltar en sus charlas de divulgación que "El tamaño sí importa" y con esto desata la risa de la audiencia. Es que, como nos explica: "cuando la materia tiene dimensiones nanométricas, las propiedades ya no son las que conocemos normalmente, ya que cambian radicalmente con el tamaño. Por ejemplo, el oro es dorado, conduce electricidad y funde a mil grados. Sin embargo, el oro pequeñito, de 5 nanómetros de diámetro, es rojo, funde a 800 grados y no conduce tan bien la electricidad porque tiene otras propiedades. Pero, a su vez, el oro que tiene 100 nanómetros de largo no es dorado ni rojo, es verde. El nano-oro, por ejemplo, se utiliza en los test de embarazo que se compran en la farmacia" y que permiten a las mujeres poder saber, desde su casa, si están embarazadas o no, con un altísimo porcentaje de certeza y a bajo costo.

3- ¿Cuáles son los cuidados y las responsabilidades que deben acompañar su expansión?

"La nanotecnología es una tecnología facilitadora, es decir, se mete por todos lados. Es tecnología que se usa hoy en automóviles, artículos deportivos, cosmética, salud, ropa, etc.. Cada uno de esos usos tiene sus propias responsabilidades. Por ejemplo, si usas una crema con nanopartículas, tenés que estar seguro de que no se vuelvan tóxicas al cambiar sus propiedades. Toda la responsabilidad de entender cómo se comportan estos nuevos nanomateriales en el medio ambiente y en los organismos es muy importantes. Eso da lugar a un montón de trabajo que se está haciendo y que queda aún por hacer".

En este sentido, existen muchos grupos defensa que trabajan junto a los Gobiernos para debatir sobre las precauciones en el uso y comercialización de estas tecnologías y que reclaman una legislación que las contemple.

4- ¿Cuánta nanotecnología habrá en el futuro?

"Lo que yo puedo decir, sin temor a exagerar, es que nuestros hijos van a curarse, a comer, a tomar energía de... y a divertirse con nanotecnología. De hecho, hoy jugamos con la PlayStation y los chips están construidos nanómetro por nanómetro, eso los hace más rápidos, más eficientes y que disipen menos calor. Los automóviles modernos tienen, dentro del escape, un sistema que está basado en nanopartículas que descontaminan los gases de salida, que impiden que se forme monóxido de carbono. Ya hoy la nanotecnología facilita la descontaminación. También los televisores de última generación, los 4K, tienen pantallas más brillantes porque los emisores de luz son nanomateriales, pequeñas partículas, como linternas minúsculas, que tienen colores mucho más precisos y eficientes, ya que el 85% de la luz que reciben se convierte en un color determinando."

5- ¿En qué campos traerá mayores transformaciones?

"La nanotecnología, al darnos la capacidad de mover la materia prácticamente como nosotros queramos, abre un abanico de posibilidades inmensas en cualquier campo. Se la ve muy prometedora justamente en aquellos en donde a la Humanidad le cuesta más encontrar soluciones:

a- El de las energías renovables, para buscar soluciones sobre cómo generar energía, cómo obtener energía del sol, de las mareas, de las "celdas de combustibles", de hidrógeno, etc.

b- En la salud, aquí las innovaciones que se están haciendo son revolucionarias, aunque se demoran más porque llevan muchos años de experimentación para ser aprobadas. Pero, globalmente, a lo que apunta la nanotecnología es a hacer medicina personalizada. Se conocen cada vez más las bases moleculares de las enfermedades, entonces se pueden por ejemplo, construir nanonaves con las que uno puede mejorar mucho, no la droga que se le administra al paciente, sino la forma en que esa droga llega al sector específico de la enfermedad.

c- En medioambiente se pueden fabricar mejores sensores, abatimiento de contaminantes, etc. Todo está profundamente impactado por la nanotecnología.

6- ¿Cuánto de nanotecnología tendrán las tecnologías disruptivas que van a cambiar el mundo?

"En general podemos distinguir dos tipos de proyectos: los que mejoran las tecnologías existentes y los disruptivos. Los primeros son incrementales y podemos poner como ejemplo la fabricación de raquetas de tenis con plásticos reforzados con nanopartículas que permiten ajustar mucho más las propiedades. Del Potro usa raquetas con nanotecnología para poder pegarle fuerte y sin vibración.

Por otro lado, se pueden hacer tecnologías disruptivas, que son muy arriesgadas. Aquí, por ejemplo, podríamos platearnos no usar más leds como iluminación y, en su lugar, implantar nanopartículas que emitan luz. Ni hablar de la nanomedicina, con creación de las nanonaves que llevan medicamentos a partes muy específicas del cuerpo. En este caso nos lleva a plantearnos cuál es el rumbo, la estrategia que se quiere seguir ¿gastamos más dinero en desarrollar estas nuevas tecnologías que mejoran la efectividad de los tratamientos y reducen los efectos secundarios, pero menos en drogas farmacéutica? Muchas veces lo que ocurre es que la versión nanotecnología compite con la que ya está establecida entonces ahí se encuentran con la resistencia de quienes desarrollan la antigua tecnología y que no quieren ver crecer a otra mejor que se los lleve puestos. Eso ha llevado, en muchos casos, a que no se puedan adoptar inmediatamente las innovaciones nanotecnológicas. Otras veces ocurre lo opuesto pero porque terminan siendo menos costosas que las tecnologías tradicionales. De hecho, en este momento producir nanocosas es relativamente barato".

7- ¿De qué dependen que florezcan las posibilidades de avanzar en esos descubrimientos que mejoran nuestro mundo y nuestra salud?

"Las posibilidades de avanzar con ciertos inventos y experimentos no dependen sólo de la capacidad de los científicos de poder encontrar las respuestas a grandes problemas que hoy las necesitan. Influye mucho el éxito comercial, la postura del industrial y, sobre todo, las regulaciones que estimulen o disuadan las implementaciones de estas soluciones tecnológicas innovadoras. Nos pasa, por ejemplo, que nosotros vamos a un industrial y le decimos "tengo un material que resuelve el vertido de residuos tóxicos en minería", si él está dentro de los cánones permitidos o no se le aplican multas, lo que sucede es que el industrial te mira y te dice "qué bueno, pero yo no tengo ese problema". Por eso, muchas veces las posibilidades de avanzar con algunos desarrollos dependen muchísimo de las apuestas que se hagan desde las administraciones, de las multas, de las regulaciones. Por ejemplo, una regulación para hacer más eficiente la calefacción, puede promover la fabricación de un material nanoestructurado que refleje la luz. Pero, si no hay una regulación que te obligue a ahorrar energía, o un precio que te disuada de derrocharla, el desarrollo tecnológico se vuelve obsoleto. Hay que entender que compiten dentro del mercado.

8- En informática, e incluso en biotecnología, vemos una tendencia a generar desarrollos fuera de las grandes empresas, gigantes farmacéuticos, laboratorios y centros universitarios. ¿se viene también la "nanotecnología de garaje"?

"En informática dos tipos con una buena idea pueden construir una compañía como Google. En biotecnología se pasó de los grandes laboratorios y farmacéuticas a que ahora podés hacerte un análisis completo de ADN por 1000 dólares (y en unos pocos años costará sólo u$s 3). En nanotecnología, para hacer funcionar un nanomaterial tenés que saber cómo hacerlo, tenés que tenerlo, manipularlo y gradualmente eso se está abaratando mucho. Necesitás cierta infraestructura, como un microscopio electrónico, o al menos, algún acceso al mismo, para poder ver el tamaño de tu partícula. Es que para ver estas cosas tan pequeñas hay que recurrir a técnicas muy sofisticadas. Sin embargo, cada día se entiende más cómo se fabrican, son más masivos y más baratos y se conocen cada vez más sus reglas de ensamblado. Entonces, si podemos pensar y diseñar un nanomaterial, armarlo y en las partes críticas consultar a una universidad, se pueden hacer start-up nanotecnológicas. Hoy, uno puede meterse dentro de una universidad como emprendedor, que es lo que nosotros estamos intentando promover en la Argentina. Es decir, estar dentro del paraguas de una institución, de una universidad y allí aprender, armar el concepto, combinarlo y venderlo.