162
162

Los padres de la adolescente de 15 años Lola Chomnalez, asesinada en diciembre de 2014 en el balneario uruguayo de Barra de Valizas, pidieron que la Justicia uruguaya realice una "auditoría" sobre la investigación para buscar "una nueva vía para llegar a la verdad".

Adriana Belmonte y Diego Chomnalez se reunieron en Montevideo con el flamante embajador de la Argentina en Uruguay, Guillermo Montenegro, quien ofreció colaboración por parte del Estado argentino para esclarecer el hecho.

"El encuentro fue bueno, cordial, lo consideramos como otra vía para llegar a la verdad. Yo deseo buscar a quien hizo esto, al responsable, no a cualquiera", dijo la madre de Lola. Belmonte cree que "es una situación delicada por ser en otro país" y que no pretende "herir susceptibilidades", pero consideró que una revisión de lo investigado "puede ayudar al esclarecimiento" del hecho, que no tiene detenidos.

Belmonte resaltó que "la familia no está conforme con el trabajo" de la policía uruguaya y sostuvo que "tal vez ellos no tienen los medios o es erróneo el método que usaron" para investigar el asesinato de su hija.

Uno de las cuestiones que no les cierra a los padres de la joven es lo relacionado al hallazgo de la mochila de Lola, que fue encontrada en la playa de Valizas el 14 de enero de 2015, casi dos semanas después de que la encontraran muerta.

 Gentileza El País Uruguay 162
Gentileza El País Uruguay 162

Dentro de la mochila, junto a otras pertenencias, se halló un toallón playero que tenía una mancha de sangre. Los investigadores compararon ese material genético con el de todas las personas que fueron detenidas en la causa, pero siempre dio negativo.

"¿Esa sangre es del asesino? Es una pregunta que siempre nos hacemos y pensamos cuán veraz es esa mancha porque la mochila aparece muchos días después, casi justo cuando la actual jueza asume en la causa. No sé si no fue plantada", destacó la madre de la víctima.

Belmonte también dijo que le llama la atención la declaración del sospechoso apodado "Cachina", porque la modificó varias veces y finalmente terminó excarcelado. "Primero dijo que le ofreció una estampita, después que la vio descompensada, después que habló con ella y como se asustó, se fue. ¡Es una locura!", aseguró.

Lola viajó a Barra de Valizas el 27 de diciembre de 2014 para alojarse en la casa de su madrina, Claudia Fernández, que se encontraba junto a su esposo, Hernán Tuzinkevcih, y el hijo de éste. Ocho días después desapareció cuando salió a caminar por la playa, y dos días más tarde fue encontrada asesinada a unos cuatro kilómetros de la casa, en una zona de médanos.

La autopsia determinó que Lola murió por asfixia por sofocación, y su cadáver presentaba varios cortes hechos con un arma blanca en distintas partes del cuerpo. Durante la pesquisa, unas 30 personas, entre ellas la madrina de Lola y su esposo, fueron detenidas como sospechosas y luego liberadas, al tiempo que se siguieron distintas pistas que posteriormente se descartaron. También fue sometido a un estudio de ADN el hijastro de 14 años de la madrina de Lola, que estaba con ellos en Valizas, aunque ese estudio también dio negativo.