El premio mayor se lo llevó la polaca Patrycja Guzik, quien reconstruyó una chaqueta y un pantalón usando prendas de segunda mano y tejidos dañados 162
El premio mayor se lo llevó la polaca Patrycja Guzik, quien reconstruyó una chaqueta y un pantalón usando prendas de segunda mano y tejidos dañados 162

De un tiempo a esta parte, en cualquier latitud del mundo, el término sostenible se puso de moda. Energía sostenible, desarrollo sostenible, arquitectura sostenible, empresa sostenible, barrio sostenible, actitud sostenible, el concepto de sustentabilidad se adaptó a muchos campos interesados en ser responsable con el ambiente. La moda también puede ser sostenible. El Premio de Diseño EcoChic 2016, uno de los concursos de diseño de moda sostenible más reconocidos del mundo, recrea esa temática. Es un evento de trascendencia mundial que premia a la moda ecológica y a los diseñadores que la promueven, además de ser un conducto perfecto para diseminar conciencia ecológica dentro del mundo del diseño.

El Premio de Diseño EcoChic celebró en 2016 su quinto aniversario. Es la primera vez que abrió su juego a diseñadores de Europa, sumándose a aquellos participantes que viven en países asiáticos. El evento es promocionado por Redress, una ONG de Hong Kong que tiene como premisa promover la sustentabilidad medioambiental en la industria de la moda reduciendo la cantidad de residuos textiles, la contaminación y el consumo de agua y energía.

 162
162

El Premio desafía a diseñadores de moda emergente a reconvertir residuos textiles en nuevos diseños, a crear ropa vestible con un bajo impacto ambiental y que no sigan generando desechos. Su principal objetivo es inspirar a nuevos diseñadores y estudiantes a confeccionar ropa que pueda utilizarse en todo el mundo y a la vez sea sustentable. La técnica de diseño sostenible radica en tres factores medulares: reciclaje, reconstrucción y residuos cero.

En enero de 2016, los finalistas presentaron sus diseños en el marco de la Semana de Moda HKTDC en Hong Kong. donde se anunciaron los ganadores. El premio mayor se lo llevó la polaca Patrycja Guzik, que ahora tendrá la oportunidad de crear una colección cápsula de upcycling (reciclaje) para Shanghai Tang, una importante empresa textil de la región. La propuesta ganadora de Guzik se basó en la reconstrucción de una chaqueta y un pantalón usando prendas de segunda mano y tejidos dañados. "La moda sostenible significa vivir en equilibrio. Tenemos que frenar el consumo y dejar de crear cosas nuevas. Tenemos que cambiar nuestra forma de pensar en torno a la ropa y más diseñadores tendrían que mostrar a los consumidores que somos capaces de hacer ropa bonita usando ropa vieja y tejidos dañados", sostuvo la diseñadora.

 162
162

El segundo premio otorgó una mentoría a cargo de la reputada diseñadora de moda sostenible Orsola de Castro. Fue elegida Cora María Bellotto, una diseñadora italiana afincada en España, quien obtuvo el galardón con una túnica color-block y un vestido con toallas y sábanas de segunda mano y excedentes. "Siento una especie de responsabilidad por lo que hago. Como que estoy diseñando mi mundo ideal. Me encanta cuando la creatividad proviene de las limitaciones de algo ya existente o dañado", consideró la ganadora del segundo galardón.

También se reconoció a Esther Lui, quien centró su colección en el reciclaje y tomó como base de su inspiración a la heroína china Mulan, por su capacidad para dirigir grupos de diseñadores emergentes creativos de Hong Kong. Y el Premio de Diseño EcoChic Alumno fue otorgado a dos ex alumnos y sus marcas sostenibles: Wan y Wong Moda y Clementine Sandner.