Quién es Teresa Mendoza, el personaje que se "devoró" a Kate del Castillo

Los desopilantes mensajes que intercambiaba la actriz mexicana con el narco fugado Joaquín Chapo Guzmán hacen pensar en una identificación con la protagonista de la novela de Arturo Pérez Reverte
Soy502 162

Algunos actores admiten que a veces les toma tiempo despojarse por completo de la piel de algún personaje que han encarnado para la ficción. Ese parece ser el caso de la actriz mexicana Kate del Castillo, 43 años, respecto a uno de sus roles más destacados: el de una poderosa mujer narco en la adaptación de una novela de Arturo Pérez Reverte.

Este periodista y escritor español es muy convincente en la construcción de personajes y en la recreación de los ambientes en los que ubica la trama de sus muy populares novelas. Y La Reina del Sur es una de sus historias más logradas; al punto que llega a persuadir al lector de que está contando una historia real.

"Siempre creí que los narcocorridos mejicanos eran sólo canciones, y que El conde de Montecristo era sólo una novela. Se lo comenté a Teresa Mendoza el último día, cuando accedió a recibirme rodeada de guardaespaldas y policías en la casa donde se alojaba en la colonia Chapultepec, Culiacán, estado de Sinaloa". Así empieza la novela de Pérez Reverte, de la que Telemundo extrajo el guión de una telenovela de unos 60 capítulos, en la cual Kate del Castillo se puso en los pantalones –apretados- de Teresa Mendoza. Filmada en 2010, se estrenó en 2011.

telemundo 162

La historia, que no es real, merecería serlo, a tal punto es verosímil la minuciosa reconstrucción del mundo del narco mexicano –o, como aclaró ahora el autor, de un mundo narco mexicano de los años en los que él escribió la novela (hace unos 15 años)- y de todos los contrabandos que cruzan esa frontera tan peculiar que separa a España de África, con el enclave británico de Gibraltar en el medio, con la descripción del entramado entre el crimen organizado y parte del propio aparato estatal que debe combatirlo. Así, entre México, España y el Mediterráneo, ubica Pérez Reverte una trama absolutamente atrapante.

Con todo, lo más logrado de La Reina del Sur es precisamente el personaje de Teresa Mendoza o, mejor dicho, su metamorfosis. La transformación de una mujer puesta ante situaciones extremas es tal vez el principal tema de la novela. Teresa no es una persona ambiciosa ni con una particular inclinación hacia el delito. Sí tuvo una infancia y juventud difíciles que la han condenado a cierta marginalidad social. Pero es el destino, y las circunstancias dramáticas que éste le depara, el que la lleva a descubrir una fuerza interior y un talento para la supervivencia y la negociación que ni ella misma intuía poseer. El proceso será largo, y para nada lineal. Primero, se trata sólo de sobrevivir, como lo muestra el extracto del primer capítulo de la miniserie que acompaña esta nota. Y que es también el punto de partida de la novela. El momento del quiebre en una vida –relativamente- tranquila y el comienzo de una fuga hacia adelante para ponerse a salvo.

Pero, poco a poco, Teresa Mendoza irá escalando en la carrera criminal. No lo busca activamente, las circunstancias la van llevando, pero no las esquiva. Y ejerce sin problemas el poder que va conquistando.

"El papel que hizo (Kate) en La Reina del Sur fue importante en su vida. Hubo un proceso de asunción del personajes, del que fui testigo", dijo Pérez Reverte al diario El País. "Eso no la convirtió en una narca. Pero le hizo comprender muchas cosas", agregó, comprensivo.

162

"Kate se impregnó de la psicología de Teresa Mendoza y además se mostraba orgullosa de que fuera así –dijo también el autor, que aseguró que ella hizo "un trabajo de integración del personaje tan intenso que nadie puede salir psicológicamente indemne" de ello.

De la fascinación por Teresa, a la fascinación por los otros personajes del mundo narco, parece no haber mucha distancia, a juzgar por la conducta de la actriz que viene intercambiando mensajes desde quién sabe cuándo y que se disponía a compartir emprendimientos artísticos con él.

En México aseguran que sus contactos con Joaquín Guzmán datan del año 2012, es decir, poco después de la salida de la telenovela La Reina del Sur. Por ese entonces, Kate se despachó con un "hoy creo más en 'El Chapo' Guzmán que en los gobiernos que me esconden verdades, aunque sean dolorosas...". Y luego convocó al jefe narco: "Señor Chapo, ¿no estaría padre que empezara a traficar con el bien? Anímese Don, sería usted el héroe de héroes, trafiquemos con amor. Usted sabe cómo".

Soy502 162

Ahora bien, Pérez Reverte pone distancia entre la etapa actual y el narcotráfico de los tiempos en los que él se inspiró para escribir su novela, publicada en el año 2002, y asegura que entonces todavía era "posible" encontrar "aspectos amables o pintorescos" en ese mundo. "El narco ha cambiado –dijo-. Era un narco más patriarcal, menos violento, más clientelar en el sentido padrino, más orientado a proteger a una clientela en la que se amparaba. Pero al caer los grandes capos de la droga entraron los sicarios a repartirse el pastel, de forma más violenta y sangrienta".

¿Y el Chapo? Este es para él un personaje de transición, "está a caballo entre los dos mundos", responde.

Lo cierto es que, "pintoresco" o no, el vínculo con el prófugo Guzmán tal vez no sea mirado por las autoridades mexicanas con la misma indulgencia con la que lo ve Pérez Reverte, lo que podría traerle algún dolor de cabeza a Kate (Teresa) del Castillo (Mendoza).

Por Claudia Peiró

Últimas noticias

Mas Noticias