Una máscara para entrenar de manera profesional en la altura

El dispositivo busca mejorar la capacidad pulmonar y la resistencia. Una especialista analizó para Infobae sus beneficios y riesgos

Hay una leyenda urbana que crece en las redes sociales, que asegura que vieron a Bane, aquel villano que le fracturaba la espalda a Batman, corriendo por los lagos de Palermo. Sin embargo, los amantes de los cómics deben saber que esto no es cierto.

A quien vieron fue a un corredor, portando uno de las últimos gadgets del mundo fitness: la training mask (máscara de entrenamiento). Si bien su apariencia es similar, sus usos son bien diferentes.

La máscara surgió en Estados Unidos y es utilizada en diversas disciplinas, aunque no sirve para sacar más músculos o adelgazar, sino -según dicen sus promotores- para mejorar la capacidad respiratoria, y por ende, la resistencia.

Además, aseguran que simula el ejercicio en altura, donde la cantidad de oxígeno es mucho menor que en el llano, y que por esa razón mejoraría la capacidad pulmonar y ampliaría el diafragma. De esta manera, se podría ejercitar por periodos más prolongados.

Entre lo atletas de élite que la utilizan se encuentran Pete Jacobs, campeón del mundo de Ironman; Steve Smith, jugador de fútbol americano; Libby DiBiase, atleta crossfit, y Diedo Sanchez, ex campeón de UFC, entre otros.

Sin embargo, existen voces que están en contra de su uso, ya que justamente al simular los efectos de la altura podría provocar hipercapnia, que es el aumento de dióxido de carbono más allá de los valores normales.

"Hemos estudiado el entrenamiento a gran altura y encontramos que no mejora la fuerza muscular respiratoria, o la resistencia, en comparación con el entrenamiento al nivel del mar", dijo Benjamin Levine, jefe del Hospital Presbiteriano de Salud de Texas.

Claudia Lescano, especialista en alto rendimiento, dialogó con Infobae sobre cuáles son sus beneficios y peligros:

"Las máscaras de entrenamiento son una herramienta cuyo objetivo fundamental es aumentar el VO2 máx; o sea busca aumentar la capacidad de absorber, transportar y utilizar oxígeno, con el fin de mejorar el rendimiento deportivo", explicó Lescano.

"Simulan condiciones de hipoxia, como si estuviéramos entrenando en altura donde la concentración de oxígeno es menor y nuestro cuerpo tratará de adaptarse a esta nueva condición formando nuevas mitocondrias, a este proceso celular se lo llama biogénesis mitocondrial", dijo la también coach internacional de entrenamiento funcional.

Según los especialistas, cuando se generan mayor cantidad de mitocondrias -las encargadas de crear la energía- mayor será la capacidad de responder al esfuerzo físico, retardando la fatiga y disminuyendo los tiempos de recuperación, mejora el perfil lipídico y el metabolismo de la glucosa.

"Mejorar la resistencia, es retardar la aparición de la fatiga, aumentando de esta forma el volumen de entrenamiento".

A pesar de sus beneficios, la training mask tiene sus riesgos tal como algunos especialistas del país del norte alertaron.

Cada persona que entrena tiene una capacidad respiratoria y es importante que exista un control profesional, para evitar "una posible hipercapnia", finalizó la directora de Delivery Fit.

La hipercapnia estimula la respiración debido al aumento de la presión parcial de dióxido de carbono en sangre y causa arritmias, como la taquicardia. Además reduce la actividad neuronal, puede llevar a la pérdida de conciencia, desorientación y hasta convulsiones. En casos extremos, puede llevar a la muerte.