Carlos Sánchez no seguirá en River

y todo indica que el final no será el esperado. Lejos de finalizar en muy buenos términos, la historia del volante uruguayo culminará con cruces entre su parte y la dirigencia. Sin ir más lejos, el Presidente Rodolfo D'Onofrio, quien había hablado de un acercamiento, dijo que le hubiese gustado que se lo diga 'cara a cara'.


El mandatario sabía que el final de la novela se acercaba y ahora todo ha quedado confirmado, porque la página oficial de Rayados de Monterrey confirmó que el uruguayo -hoy con su país disputando las Eliminatorias sudamericanas- irá por tres años, tras haber acordado con el representante Nelson Ferro Orrico, quien había declarado previamente en Radio Continental lo siguiente: "Lo mejor para él hoy no está en River. Es el momento para que pueda hacer una diferencia económica".


A pesar de que Ferro Orrico habló de que buscan irse de la mejor manera, cuando fue consultado sobre la frase de D'Onofrio fue muy claro al respecto y aseguró: "No tengo nada que aclarar con los dirigentes. La relación y el trato no fue el mismo en las últimas conversaciones. Viajé más de 20 veces a la Argentina y durante cinco meses escuché a la gente de River, hasta que les dije que iba a escuchar ofertas del exterior". De esta manera, el empresario dejó en claro que desde el lado dirigencial no hubo respuesta a sus peticiones.


Y como si fuera poco, sostuvo: "Las presiones no le hacen bien a nadie. Quiero el mejor de los tratos por parte de los dirigentes y el técnico, porque hay cosas que esclarecer que los dirigentes hablaron con un jugador y yo no sabía. Y además, esto de D'Onofrio de 'que me lo diga en la cara' no es la forma más adecuada, sino que es un tema para hablar en otros ámbitos y no salir a decir a la prensa".