Las seis "comidas humanas" que puede comer un gato

 shutterstock 162
shutterstock 162

El maullido, la mirada con los párpados caídos, el roce constante con las piernas, y más maullido. Ese momento en que el gato manifiesta de manera inobjetivable sus ganas de comer y el instante posterior en que se toma conciencia de que la bolsa de la alimentación balanceada, puede sonar a una pesadilla recurrente para muchos de sus dueños.

Pero no todo está perdido. Algunas de las comidas habituales de los humanos también pueden ser compartidas con los felinos. Siempre en su justa medida y sin convertirlo en una práctica única, la "alimentación humana" puede ser funcional, y en algunos casos hasta nutritiva para el animal.

Vitaminas, proteínas, hidratos de carbono y minerales bien repartidos podrán nutrir a los gatos de una alimentación extra, que incluso puede ser "compartida" en una cena a solas de dueño y mascota

 shutterstock 162
shutterstock 162

1) Carnes: Representa para el animal el principal aporte alimenticio de proteínas. Su ingesta ayuda para fortalecer el corazón, evitar problemas en la vista y mantener un sistema reproductivo saludable. El organismo del gato, al ser carnivoro, está automáticamente predispuesto para recibir esa alimentación. Es válida la carne vacuna, como el pollo y hasta el pavo. Es importante servirlo en porciones pequeñas y escaparle a las zonas grasas. Nunca servirle carne cruda al gato. De tal modo, se lo expondría a diversas enfermedades.


2) Pescados: El principal aporte del pescado es la presencia del ácido graso Omega 3, fundamental para mejorar la circulación sanguínea en el cuerpo y, según varios estudios, una ayuda en la salud mental. Es importante que la porción de comida no sea abundante. Así se puede evitar el exceso de mercurio, ácidos grasos y magnesio. Si es pescado enlatado, mejor. Lo importante es nunca mantener al gato con una alimentación a base del pescado exclusivamente.

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS