The Eden Project 162
The Eden Project 162
 The Eden Project 162
The Eden Project 162
 The Eden Project 162
The Eden Project 162
 The Eden Project 162
The Eden Project 162
 The Eden Project 162
The Eden Project 162

Desde 2001, Cornwall es la sede de The Eden Project, el jardín botánico más grande del mundo y una de las atracciones más populares del Reino Unido, si no la más, tal como la bautizaron instituciones varias en diversas ocasiones, como, en 2015, High Life de British Airways y The Independent.


The Eden Project se aloja en un cráter, ubicado en predio que mide el equivalente de 30 canchas de fútbol. La que también ha sido considerada la octava maravilla del mundo se aloja bajo cinco burbujas o "biomes" rodeadas de un paisaje sin parangón. Estas burbujas funcionan como invernaderos enormes, en los que se nuclean selvas tropicales y especies vegetales impactantes, provenientes de todo el mundo.


En concreto, se incluyen más de 100.000 plantas de 5.000 especies de diversas zonas climáticas. Quienes tengan la suerte de recorrer las junglas y cascadas del proyecto podrán ser transportados a lugares tan dispares como Sudáfrica, California o el Mediterráneo, al trasladarse entre aromas y especies vegetales provenientes de todos estos rincones.


Un detalle no menor es que el proyecto ayuda al medioambiente y fomenta el turismo sustentable. Su objetivo principal es conectar a las plantas con las personas e introducir a los visitantes en la historia de la vida botánica, para aprender cómo esta ha influido al desarrollo de la humanidad. Así, funciona como herramienta clave para la educación sostenible. A su vez, en The Eden Project se emplean técnicas de gestión ecológica de la energía, además de la elaboración de abono mediante el compostaje y recuperación de las aguas de lluvia. Se impulsan también proyectos varios de investigación eco-friendly.

Algunos de los puntos imperdibles del predio son la pasarela "walkway", desde donde asomar a la interacción de culturas indígenas con la selva, el "skywire", la tirolesa de 660 metros que sobrevuela la cantera y el "Core", edificio educativo hecho en madera que fue inspirado en el crecimiento de las plantas.


Ideado por Tim Smit y diseñado por el arquitecto Nicholas Grimshaw, The Eden Project se propuso demostrar que un lugar arruinado por la actividad del hombre puede ser regenerado en un espacio amigable con la naturaleza. La empresa de ingeniería detrás del proyecto fue Anthony Hunt y Asociados. Por su parte, Grimshaw & Partners también fueron seleccionados, debido a su experiencia en el techo de vidrio de la Terminal Internacional Waterloo en Londres.


The Eden Project organiza exposiciones, conciertos de verano y actividades para toda la familia. En invierno, despliega una pista de patinaje sobre hielo. Además, el emprendimiento ofrece cafés y restaurantes y todo tipo de facilidades, para que lo único que tengan que llevar los visitantes es su propia presencia.