El relato de las rescatistas que hallaron a Lía Constantino: "Le rezamos para que esté contenida"

 Gobierno de Jujuy 162
Gobierno de Jujuy 162
 Gobierno de Jujuy 162
Gobierno de Jujuy 162
 Gobierno de Jujuy 162
Gobierno de Jujuy 162
 Gobierno de Jujuy 162
Gobierno de Jujuy 162
 Gobierno de Jujuy 162
Gobierno de Jujuy 162
 Gobierno de Jujuy 162
Gobierno de Jujuy 162
 Gobierno de Jujuy 162
Gobierno de Jujuy 162
 Gobierno de Jujuy 162
Gobierno de Jujuy 162

En junio se van cumplir dos años desde que Bonillo, de 35 años, y Soledad, de 30, se unieron al cuerpo de bomberos voluntarios Libertador San Martín de Jujuy. Hasta esta semana nunca les había tocado participar de una búsqueda de personas perdidas. La primera experiencia les deja una marca indeleble: la satisfacción de haber hallado con vida a la médica Lía Constantino. Pero también el sabor amargo de que su esposo no haya corrido la misma suerte.

El destacamento en el que están enroladas estas mujeres no goza de las prestaciones que debería. Según dijeron a Infobae, se valen de donaciones y de las ayudas de otros cuerpos de bomberos. El martes pasado no dudaron en tomar el equipo que tenían a disposición y se unieron a las patrullas de rescatistias que buscaban a Lía y a su marido, Mario Bidinost, en el  Parque Nacional Calilegua. Cerca de las 15 divisaron a la mujer.

"Estaba sobre una piedra, apenas podía levantar la mano cuando nos escuchó", contó Rosario, madre de dos hijos. Llegar al lugar donde se encontraba no fue fácil. Cuando pudieron hacerlo se dieron cuenta de la gravedad de la situación. "Estaba con hipotermia, tenía golpes y picaduras".

Lía estaba en shock. Cuando tuvo a las bomberos a su alcance les sonrío y las tomó de las manos. Casi no hablaba, balbuceaba. No podía decir dónde estaba Mario y se estaba poniendo morada.

Soledad hizo sonar el silbato y pudo avisar a un gendarme para que vaya a buscar ayuda. Luego la corrieron a un lugar más seco y le dieron abrigo. "La abrazamos y rezamos para que esté contenida", recordó hoy Rosario.

Cuando llegó la brigada de socorro, las dos contribuyeron a improvisar una camilla que permita sacar a la accidentada del lugar. Ya en manos de los médicos, Soledad y Rosario continuaron con la búsqueda del hombre. Pero fue infructuosa: recién apareció ayer, sin vida.

En el momento en el que fue encontrada, la médica tenía lastimaduras en los brazos, posiblemente por alguna caída. Por eso Rosario le quitó el reloj. Y hoy fue hasta el hospital donde se encuentra internada para devolvérselo. Pero como ella estaba aún en terapia intensiva, apenas pudo verla a través de una puerta. Se lo dio a sus hijas.

"Fue muy emocionante", dijo al ser consultada sobre el encuentro con la familia, Soledad, quien además es ama de casa. "Nos abrazaron y agradecieron", detalló.

Por lo que contó su familia, Lía quiere ver a las dos mujeres que la rescataron antes de volver a La Plata este sábado. "Se acuerda de nosotros, de las voces, que le hablábamos para contenerla", indicó Rosario. El encuentro se concretará en las próximas horas.