El tatuaje de Stanislas Wawrinka, la motivación del "guerrero" suizo

"Stan" se grabó en su piel 14 palabras que forman una frase del dramaturgo irlandés Samuel Beckett que hoy toman relevancia porque hablan del espíritu que lo llevó a dar el golpe en Australia al eliminar a Novak Djokovic