Nicolás Cambiasso: "Nadie amenazó de muerte a un dirigente para firmar un contrato"

Nicolás Cambiasso se refirió al conflicto que tiene el plantel de All Boys con la dirigencia por la importante deuda de siete meses de sueldo y disparó: "Cuando tengo que pagar luz o gas no puedo poner excusas. No es lógico que tengamos que acostumbrarnos a clubes endeudados". Y avisó: "Nosotros respetamos la camiseta y por eso hoy estamos entrenando"

En la vuelta a los trabajos de la mayoría de los equipos del fútbol argentino, hubo un elenco de Primera que no fue noticia por lo futbolístico. Se trató de All Boys que sorprendió con la decisión de no iniciar los entrenamientos por no haber podido conversar con el presidente Roberto Bugallo acerca de una importante deuda que se mantiene con el plantel (la misma va de 4 a 7 meses de sueldo).

Aunque el máximo directivo se mostró muy molesto por la postura de los jugadores (él llegó a la práctica 15 minutos tarde y no quisieron reunirse), hoy hubo un diálogo que terminó con la decisión de los futbolistas de comenzar a entrenarse. Luego de esto, Bugallo reconoció: "Ya hablé con el plantel. Llegamos a un acuerdo y la pretemporada sigue su curso. No pudimos cancelarle la deuda, pero hablamos y ellos entendieron la situación. No tenemos ingresos, no hay dinero. Esperamos dinero de AFA y allí refinanciar la deuda".

Tras esto, fue el capitán y referente, Nicolás Cambiasso, quien alzó la voz y explicó: "Ayer no hablamos con Bugallo porque no estaba todo el plantel, ya les habíamos dicho a algunos chicos que se fueran porque el presidente no estaba. Pero lo de ayer no fue un paro ni una huelga, queríamos estar todos para hablar con Roberto".

"Como no habíamos podido hablar con él la semana previa a terminar el campeonato queríamos conocer su opinión antes de empezar a entrenar. Nunca pedimos ningún pago de parte de la deuda para empezar a entrenar. Cuando uno hace un paro o huelga es para exigir algo y nosotros no pedimos nada. Hoy nos juntamos con Roberto, nos explicó cómo era la situación del club y las dificultades. Le informarnos nuestras inquietudes y se empezó a entrenar con normalidad", manifestó el arquero en diálogo con Un Buen Momento de La Red.

Tras esta breve y clara explicación, Cambiasso disparó: "No es lógico que tengamos que acostumbrarnos a clubes endeudados que no paguen. Nosotros estamos para entrenar, jugar y cobrar nuestro sueldo. Nosotros respetamos la camiseta y por eso hoy estamos entrenando aún con una deuda. Respetamos nuestra profesión y el club que defendemos, muchos de nosotros somos hinchas del club y el compromiso es doble".

"Nuestros contratos no son ningún impuesto, son un arreglo de dos partes en la que un dirigente acepta un requerimiento de un jugador. Como cualquier trabajador firmamos nuestros contratos que fueron acordados con la dirigencia. Nadie obligó ni amenazó de muerte a un dirigente para que firme un contrato", manifestó el referente.

Y concluyó: "Cuando a mi me viene la luz o el gas no puedo poner excusa. Lógicamente que hay un margen de tolerancia, pero nosotros no tenemos que manejar los presupuestos de los clubes porque somos jugadores de fútbol no dirigentes. No nos corresponde y tampoco podemos ser los responsables de que los clubes estén como están".