162
162

Al momento de decidir someterse a una cirugía estética es fundamental elegir un profesional serio, con experiencia, formación académica y entrenamiento quirúrgico adecuados, que no realizará procedimientos riesgosos en quirófanos no autorizados, ni utilizará materiales indebidos o de baja calidad.

Por lo general, estos médicos pertenecen a sociedades científicas que nuclean a los cirujanos plásticos y/o trabajan en hospitales y clínicas reconocidas.

En días en los que la compañía francesa Poly Implant Prothèse (PIP) enfrenta un juicio por engaño agravado y estafa por haber utilizado para los implantes mamarios un gel de silicona impropio para uso médico, las particularidades de las prótesis, el tamaño y los tipos de relleno, los factores de riesgo, sensibilidad, cicatrización y postoperatorio, se encuentran entre las preguntas más frecuentes. La mirada del especialista, ayuda siempre a descartar mitos y escoger el camino adecuado:

¿A partir de qué edad puedo colocarme un implante mamario?

Las mamas de una adolescente terminan su desarrollo entre los 21 y 24 años por lo que desde el punto de vista fisiológico lo indicado es por lo menos esperar hasta esa edad para hacerlo, teniendo en cuenta además, el desarrollo físico mental de la paciente al momento del examen clínico preoperatorio.

¿Cómo elijo el tamaño de las prótesis?

      

Está demostrado científicamente que el proceso de elección

se basa en medidas mamarias y torácicas

tomadas de la misma paciente. El cirujano aconsejará una variedad de implantes y la decisión final se toma conjuntamente con la paciente de acuerdo a sus expectativas dentro del espectro de tamaños ofrecidos por el profesional.

¿El implante mamario sólo otorga más tamaño o también levanta el busto?

Sólo ofrece más tamaño. Si existe caída mamaria las prótesis proyectarán hacia adelante los complejos areola pezón pero no los elevará a menos que se realice una operación complementaria.

¿El tamaño del implante es un factor de riesgo?

Sí, en casos en que el implante pese tanto que termine atrofiando las partes blandas del organismo: la piel, la grasa debajo de la piel y el tejido mamario. Incluso se puede dar un rippling, producido cuando el tejido mamario es tan fino que se notan las pequeñas ondulaciones del implante. Además, cabe destacar que las mujeres que optan por volúmenes de implantes más importantes, pueden perder la sensibilidad en la zona en mayor o menor medida.

¿Todas las prótesis tienen la misma forma?

Los cirujanos deben tener un catálogo por parte de la empresa que las fabrica para adecuarse a cada paciente. Existen básicamente dos formas, redonda y anatómica. Las redondas tienen base y proyección o perfil en múltiples tamaños. Existen base ancha y baja proyección llamadas de perfil bajo, hasta el otro extremo con base menor y mayor proyección llamadas perfil extra completo.

El otro grupo corresponde a las anatómicas con múltiples posibilidades. Este tipo de implantes tienen variantes de ancho, proyección y altura y son conocidas por su forma de "gota" ya que, el polo inferior, tiene mayor proyección que el polo superior a nivel del escote dando una forma más natural. Son las más utilizadas en reconstrucción mamaria porque su variedad de medidas facilita al cirujano imitar la mama sana, aunque también se utilizan en aumento estético simple.

¿Todos los implantes están fabricados con el mismo relleno?

Los rellenos básicamente se dividen en no cohesivos (silicona líquida en estado líquido), semicohesivos y cohesivos. También se encuentran los implantes rellenos con solución fisiológica.

La palabra cohesividad no aparece en el diccionario de la Real Academia, pero tiene relación con la densidad - adhesividad - dureza. La cohesividad es la capacidad del gel de mantenerse en el lugar sin "escaparse" en caso de ruptura protésica. El tipo y calidad del gel es lo que permite una forma estable, asegurando un resultado más predecible y duradero.

¿Todas las marcas de prótesis son seguras? ¿Cuáles encuentro en la Argentina?

En el mercado argentino hay actualmente más de 8 marcas de implantes mamarios de distintos orígenes, cada una con características propias, pero sólo dos marcas están aprobadas por la Food & Drugs Administration (FDA), la autoridad sanitaria de los Estados Unidos. Estas son NATRELLE® de Allergan y MENTOR® de Johnson & Johnson.

En este punto cada cirujano tiene su preferencia y el paciente deberá confiar en él.

Es importante destacar que las prótesis tienen un sticker con el número de serie y lote, que el médico debe entregar al paciente como constancia de lo que se colocó, de acuerdo con la Disposición 1246 de la Anmat. Es una forma segura de llevar un registro cuya utilidad es de vital importancia para futuros controles.

¿Es mejor colocar el implante por delante o por detrás del pectoral?

      

La ubicación está relacionada con el espesor de los tejidos que van a cubrir la prótesis, especialmente a nivel del escote. Se suele indicar su colocación

detrás del músculo en las pacientes que tienen moderada o nula cantidad de grasa

y/o glándula a nivel del polo superior que ocupara la prótesis. Esto previene la visibilidad y palpación del implante, entre otras ventajas.

¿Existen distintas vías de abordaje para colocar las prótesis? ¿Cómo es la cicatrización?

Vía de abordaje significa, para el paciente, el lugar en donde se ubicará la cicatriz. Existen 3 vías de abordaje de uso habitual: periareolar inferior (alrededor de la areola a nivel de su mitad inferior), submamaria (a nivel del surco submamario) y la vía axilar.

Es muy complejo asegurar a la paciente los motivos por los cuales su cicatrización será de un tipo u otro. Las áreas donde se marcan las cicatrices están detalladas y estudiadas minuciosamente en la literatura médica desde hace décadas con el objetivo de minimizar la visibilidad de la cicatriz final. El proceso de cicatrización dura más de un año. Durante ese periodo el cirujano actuante controla e indica tratamientos locales si su evolución no es la esperada.

¿Es doloroso el postoperatorio?

Todo acto quirúrgico es potencialmente doloroso pero el mismo varía mucho de una paciente a otra. Además, el dolor postoperatorio tiene un componente individual ligado al umbral, al dolor y al miedo. Existen esquemas internacionales de analgesia (medicación para calmar el dolor) que se basan en la combinación de analgésicos de distinto grupo que ofrecen una muy buena calidad de vida en el post inmediato.

¿Por cuánto tiempo debo evitar hacer ejercicio, manejar o realizar esfuerzos?

      

Hay técnicas que permiten a la paciente manejar a la semana y otras a las dos semanas. El ejercicio suave y con cuidados de los brazos evitando movimientos bruscos puede iniciarse a la semana o dos semanas según la cirugía efectuada.

La actividad normal se retoma generalmente luego de las tres semanas a un mes

. De todos modos es el cirujano quien indicará en función de la evolución postoperatoria cuál es el momento adecuado para cada actividad.

¿Cómo son los controles postquirúrgicos?

Inmediatamente se debe llevar a cabo un chequeo postoperatorio del proceso de cicatrización y de formación de la cápsula. Se recomienda un control semanal los dos primeros meses, quincenal los dos siguientes y mensual desde el cuarto mes al año. Para el control del implante, se recomienda un chequeo médico por año. Por otro lado, se debe resaltar la importancia de vincular el control de la integridad de los implantes con el chequeo de la salud mamaria, mediante mamografías (la OMS recomienda realizarse una mamografía anualmente después de los 40 años).

¿Conviene realizar la cirugía mamaria antes o después de tener bebés?

Se puede realizar en cualquier momento de la vida adulta. De todos modos si se está en la búsqueda o bajo tratamiento de fertilización es aconsejable posponer la colocación de las prótesis hasta luego del amamantamiento.

Las prótesis no afectan ni alteran la lactancia y lo ideal es evacuar todas las dudas con el obstetra durante el embarazo. De todos modos es aconsejable contactar al obstetra o al cirujano ante cualquier síntoma de dolor mamario, temperatura axilar aumentada y/o signos de enrojecimiento durante el periodo de lactancia.

Asesoró: doctor Eduardo Gallo, médico, cirujano plástico (MN 60465)