162
162
 EFE 162
EFE 162
 162
162

Morirás esta noche (RBA) es un thriller que se desarrolla en la "apacible" y a la vez perturbadora isla Sandhamn, situada en el archipiélago de Estocolmo y escenario clave de las novelas de Viceca Sten (Estocolmo, 1959) una escritora que comparte reinado en su país con Camilla Läckberg y que fue traducida a doce idiomas y vendió ya más de un millón de ejemplares.

Morirás está noche es el segundo título que esta autora y jurista tiene editado en castellano. Antes salió Sin culpa, también protagonizada por el inspector de policía Thomas Andreasson y la abogada y amiga del inspector, Nora Linde. Dos personajes que llevan esta serie de novelas y con un perfil muy diferente al del resto de los investigadores al uso.

"Estoy harta de los inspectores de edad media, deprimidos, borrachos o incapaces de calentarse una pizza en el microondas", explica la autora a la agencia EFE. "Por eso busqué a un inspector que fuera buena gente, humano y con el que se pudiera tomar una cerveza o copa tranquilamente. Por supuesto alguien imperfecto –aclara–, pero distinto, y encontré a Thomas, que ha perdido a su hija de tres meses y se ha divorciado".

"Con la ficción llegas a mucha más gente es mucho más eficaz que un ensayo, una noticia de periódico o un reportaje porque con ellas hablas y llegas a la emoción del lector a sus sentimientos, mientras que con la no ficción solo llegas al cerebro", argumenta la escritora.

En Morirás esta noche Viveca Sten relata la historia de Marcus, un estudiante que acaba de aparecer muerto en su apartamento. Y, aunque todo parece indicar que fue consecuencia de un suicidio, su madre está convencida de que fue asesinado.

A partir de ahí, todas las investigaciones girarán en torno al recinto militar de Korsö, en las afueras de Sandhamn, donde esta el cuartel de las Fuerzas Especiales de la Marina, un centro que en los años 70, cuando se ambienta el libro, fue objeto de polémica y críticas por su violenta disciplina y trato con los soldados.

"Cuando era pequeña –recuerda la autora– veía a estos marines con sus cabezas rapadas y su semblante serio y me daban miedo, la verdad. Años después y cuando ya tenía dos hijos, me interesó meterme en ese centro donde en su día tomaban a los chicos, los disciplinaban hasta olvidarse de quienes eran para convertirles en no se sabe qué".

Para ello, Sten realizó muchas entrevistas, investigó bien el centro, y el resultado es esta historia. Tras la publicación del libro en su país, la autora recibió varias cartas de agradecimiento por arrojar luz a un periodo tan oscuro.

Moriras esta noche no es sólo la búsqueda de un crimen, sino el deseo de saber qué es lo que hay detrás de un crimen y el triunfo de la justicia y la verdad.

"Utilizo el crimen pero cuento una historia. Cuento algo –aclara Viveca–, para mostrar la imagen de una sociedad y también la relación entre padres e hijos, entre hombres y mujeres, entre vecinos o entre amigos; y para ello, la novela negra es perfecta por su estructura, por las piezas que tienen que encajar y por su final perfecto", concluye esta autora.

Viveca Sten está convencida de que las mujeres tiene un don especial una mayor facilidad para el análisis de los personajes.

La edad de oro que vive la novela sueca no impide que estos escritores, como Camilla Lambeck, Anne Holt o Mari Jungsted tengan una página de Facebook entre ellos y que se vean dos veces al mes para tomarse un vino y charlar de cómo va la industria del libro.